Hacia la profesionalización en el teatro independiente

El III Encuentro Regional de Teatro Independientes terminó el sábado y dejó, además de dos elencos que competirán en la Fiesta Provincial de la disciplina, tres jornadas de salas repletas que acercaron las artes escénicas al público local.

Juan Relmucao

Lomas de Zamora, marzo 10 (AUNO).- Con el teatro de las Nobles Bestias repleto, seis horas de función y casi 40 artistas en escena, la última noche del III Encuentro Regional de Teatro Independiente reunió alrededor de 200 personas, en lo que fue una jornada que “cumplió con el objetivo de acercar el teatro a la gente y de avanzar hacia la profesionalización”. Los elencos seleccionados para representar al Conurbano sur en la Fiesta Provincial de Teatro fueron “Teatreros” y “Compañía Teatral Provenza”.

Dos centenares de caras brillosas esperan a que se abran las puertas de la sala. El clima primaveral se vuelve veraniego en los diez metros de patio colmado y boceta sonrisas en las bocas de las mujeres que eligieron, sensatas, prácticas, vistosas, el vestido floreado, furor en la noche del Nobles Bestias, al que cada vez llega más público.

Del otro lado de las rejas y el foro, los dieciocho integrantes de “Desidiosos y Permisivos”, el elenco que está por exhibir su creación colectiva, trabajan el aire en sus pulmones, alisan los trajes y faldas de época, retocan el maquillaje, empiezan a sentir el burbujeo diastólico de la sangre corriendo más presurosa que hace quince minutos pero menos que dentro diez.

Una vez adentro (treinta, cuarenta personas improvisadas en el piso por el feliz desborde de capacidad del recinto), la oscuridad disimula el calor y ruidos de folletos como abanicos motean de susurros el silencio uniforme hasta que empieza la banda de sonido.

Entonces la caja escénica se fragmenta en .GIFs, viñetas de secuencias repetitivas en las que se ven incesantes epílogos de relaciones que terminan al mismo tiempo y bajo un mismo signo doloroso: el desengaño.

De entrada queda claro el tema que desarrollará la obra: lo sinuoso de los vínculos humanos, el sinsentido de la pasión, lo irracional de las relaciones, el amor en su insondable y absurda complejidad.

Sin más máquina escénica que algunas sillas y un banco largo, “Desidiosos y Permisivos” introduce a los espectadores en su juego, en sus recortes de realidades tormentosas e insólitas; como el guión fue escrito por todos los integrantes del grupo en base a experiencias u observaciones, la identificación con alguna de las decenas de situaciones es casi inevitable.

Así, un joven que es asediado por distintos ‘“te amo” incómodos o un marido que fustiga cualquier minúsculo error de su sumisa esposa dibujan en la oscuridad decenas de sonrisas grises, y la buena performance del elenco hace que los pedazos de vínculos que vuelan por los aires se diseminen entre el público que ve, en el paroxismo de los desengaños, retazos de historias universales que le son propias. Todos estuvimos ahí.

Idilios incinerados, separaciones donde lo que importa es dejar antes que el otro deje primero, breves ensayos absurdos sobre el amor y hasta un beso lésbico provocan que tras la lluvia de aplausos y el saludo de la veintena de actores se escuche ese “¡Qué hermoso… porque es verdad!”, que devuelve con creses el medio año de trabajo que la compañía puso en el armado de la creación.

Recién bajado del escenario y feliz por la “impresionante” cantidad de público y el éxito del encuentro, un integrante de “Desidiosos y Permisivos”, Sebastián Gui, le explica a AUNO que “el eje de la obra era no hablar de nada determinado, sino ir explorando distintas facetas de los vínculos de pareja, y es esa diversidad en las improvisaciones de cada uno lo que hace que la gente tenga muchas opciones para identificarse”.

En la misma línea, y más que satisfecha por la actuación del elenco, la directora Soledad Bautista, entre abrazos y felicitaciones, cuenta que “el disparador del texto fue ‘Fragmentos de un discurso amoroso’, de Roland Barthes” y remarca que la idea era “tratar de interpelar al público lo mejor posible desde la risa, la angustia, el absurdo”.

“Gracias al III Encuentro, los estudiantes de teatro se jerarquizan al actuar con actores profesionales, y además se cumple muy bien el objetivo de acercar el teatro a la gente: hoy la sala estuvo colmada y eso fue espectacular si pensamos en avanzar hacia la profesionalización”.

La noche y el festival cerraron con las actuaciones de los grupos Nobles Bestias y Papas Bravas, cuyas performances dieron paso a la deliberación de Carlos Bratos, Vanina Passeri y Marcelo Xicarts, el jurado que eligió a “Teatreros” y “Ocho veces te dejo”, para que representen a la región en la Fiesta Provincial de Teatro, que se realizará del 20 al 24 de marzo en La Matanza.

Con salas repletas y alto nivel arriba de las tablas, el III Encuentro parece avanzar con firmeza hacia la consolidación de la escena local y el crecimiento profesional y personal de actores, directores y técnicos; una iniciativa que empieza triunfar desde el momento en que, como sucede con la creación colectiva de “Desidiosos y Permisivos”, el público ve en el escenario el reflejo mismo de sus diatribas, contradicciones y anhelos.

La obra, como no lo hace ninguna creación humana, no logra esclarecer lo que sucede en el corazón del corazón, y ahí está su acierto: ofrecer un catálogo de desbordes emocionales que ayudan a reírse de la tormenta aunque el viento no haga nada por ayudar, dejar que la pregunta valga por sí misma. Afuera del teatro tampoco ayuda la media luna que flota sobre el puente de 14 de Julio y pende como una lámpara sobre el apagón de la estación de Temperley; un signo de interrogación abierto y amarillo que la noche tampoco pudo cerrar.

JJR-AFD
AUNO-10-03-14

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>