Para que la música no pare de sonar

Docentes y alumnos del Programa Nacional de Orquestas y Coros para el Bicentenario realizaron ayer un concierto frente al Ministerio de Educación. La continuidad de 160 orquestas y 141 coros de todo el país, de los que participan 20 mil chicos de barrios vulnerables, corre serios riesgos. En la manifestación hubo representantes de Lomas de Zamora y de Esteban Echeverría.

Adrián Barrera y Juan Ledesma

Lomas de Zamora, abril 15 (AUNO).- Docentes y alumnos del Programa Nacional de Orquestas y Coros para el Bicentenario realizaron ayer un concierto frente al Ministerio de Educación, por la continuidad de 160 orquestas y 141 coros en los que participan alrededor de 20 mil chicos en todo el país.

La manifestación, de la que formaron parte representantes de orquestas de Lomas de Zamora y Esteban Echeverría, fue convocada por los docentes que integran el Colectivo de Trabajadores de Orquestas y Coros.

La mayoría de los 2 mil maestros del país se encuentran trabajando sin contratos o con unos que finalizan pronto, además de que lo están haciendo sin cobrar los meses transcurridos desde el comienzo de este año y en algunos casos la situación se arrastra desde 2015.

Orquestas y Coros para el Bicentenario es un programa dependiente de la Dirección Nacional de Políticas Socioeducativas. Nació en 2008 y tiene como objetivo mejorar el acceso de niños, niñas y jóvenes a los bienes y servicios culturales y a su vez reinsertarlos o retenerlos en el sistema educativo.

En todo el país funcionan 160 orquestas y 141 coros de los que participan 20 mil niños y adolescentes de escuelas públicas de barriadas populares en situación de vulnerabilidad, donde carecen de oportunidades.

El ministro de Educación, Esteban Bullrich, había dado a entender que continuarían los programas socioeducativos dependientes de su cartera, aunque también había dicho que no eran “eficientes”.

Los docentes temen que en nombre de una “federalización” les otorgue potestad a las provincias y a los municipios y que el Estado Nacional deje de estar a cargo de la coordinación del programa.

Sonidos locales

La situación del programa adquiere particularidades en cada zona del país en que funciona, ya que el presupuesto nacional es administrado por provincias y municipios. Algunos tienen más o menos dificultades para armar los convenios o más o menos afinidad con el proyecto.

En la provincia de Buenos Aires funcionan 50 orquestas y 32 coros. A la mayoría de los docentes se les adeudan los sueldos. El Conurbano bonaerense es un epicentro de la actividad.

Docentes de Lomas de Zamora y de Esteban Echeverría formaron parte de la manifestación de ayer al mediodía frente al Palacio Pizzurno, donde los chicos interpretaron un repertorio que comenzó con el primer movimiento de la Quinta Sinfonía de Beethoven y continuó con música popular.

Agrupados frente a la puerta del Ministerio bajo el sol del mediodía, los niños fueron acompañados por sus familias, quienes llevaron banderas coloridas que indicaban de qué barrio habían llegado y pancartas con leyendas de los reclamos.

El acto cerró con el Himno Nacional. Entre cada tema representantes del Colectivo de Trabajadores de Orquestas y Coros y oradores de distintos gremios tomaron el micrófono para hacer oír al ministro sus demandas.

A pesar del conflicto, los docentes no dejaron de dar clases. En diálogo con AUNO, maestros de Lomas y de Esteban Echeverría brindaron detalles de la problemática en estos municipios.

Dos profesores de Esteban Echeverría, Ariel Bisignone y Mariana Aria, de la escuela 47, informaron que en el municipio hay cuatro orquestas y que por cada una hay 12 profesores.

“La mitad de los profesores están municipalizados y tiene contrato hasta mayo y la otra mitad tiene que facturar como prestadora de servicios y además tiene sueldos adeudados”, indicaron.

También se refirieron al temor de que el programa deje de ser nacional: entienden que si existieran menos orquestas por decisión de la provincia, menos chicos participarían de la iniciativa. “Es que las escuelas están en los barrios donde viven los pibes”, subrayaron.

“Se labura con familias muy humildes. Los chicos encuentran un lugar de pertenencia, son parte y colaboran en un lugar y lo entienden. Ahí somos todos iguales, se sienten partícipes de algo que les gusta”, concluyeron los profesores.

Respecto de Lomas de Zamora, Natalia García Cervera, docente de educación vocal y lenguaje musical en una escuela de Ingeniero Budge, explicó que la situación de los profesores es “estable”.

Es que Lomas es un caso aislado. Según pudo saber AUNO, la Municipalidad se está haciendo cargo de los sueldos y los maestros no son monotributistas sino que trabajan en blanco.

“Esta iniciativa tiene un gran valor porque aumenta el autoestima de los chicos”, expresó García Cervera. Para ella, la provincialización del programa implicaría su cierre en algunos lugares, porque “al no depender de la Nación, muchas provincias no lo podrían sostener”.

AUNO-15-04-2016
JRL-AEM-MDY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>