La noche que Maipú se convirtió en Abbey Road

The Brothers recrea 20 años de hits en dos horas de show. Imita el vestuario de los Beatles, sus voces y toca con sus mismos instrumentos. El espectáculo divierte tanto a grandes como a chicos.

Eugenia Muzio y Nahir Escobio Buono

Lomas de Zamora, mayo 6 (AUNO).-

-La idea es hacer un viaje, les proponemos soñar que estamos en los ’60.

Se forma una fila de gente que pasa una por una a sacarse fotos con el banner de la banda. Una niña pequeña, de no más de cinco años, lleva una remera negra con las cuatro caras de la famosa banda inglesa. Su madre la lleva de la mano, y le pregunta a alguien —que parece del teatro— si el show empieza puntual. Se ven muchas bufandas, gorros; hace frío en el Teatro Maipú, de Banfield.

Dos cortinas separan a los beatlemaníacos que esperan ansiosos para entrar a la sala en la que viajarán a través del tiempo.

20.15 los impacientes ingresan y sus pasos acelerados rebotan en el piso de madera. Los flashes de los celulares iluminan el desgaste del tiempo plasmado en las paredes.

El humo comienza a cubrir el escenario. La luz azul de cuatro reflectores se refleja en los instrumentos de The Brothers, banda tributo a los Beatles. Se escuchan canciones del homenajeado grupo y en la pantalla aparecen famosas fotografías del cuarteto de Liverpool.

“Che, se re parece a la guitarra de Lennon”, comenta un hombre por lo bajo a su acompañante, entrecerrando los ojos para comprobarlo. Y sí, los instrumentos no sólo se parecen: la banda consiguió los originales a través de coleccionistas y otros son réplicas.

Las luces se apagan por contagio y se proyecta un video en el que una voz en off masculina cuenta una parte de la historia de los Beatles, recreada sobre el escenario por el conjunto liderado por Javier Parisi, o John Lennon, para los que aceptan la propuesta de creer que están frente a la mítica banda. Cada Brother representa a un Beatle, Diego Miño a Paul Mc Cartney, Mateo Abelanda a George Harrison y Nicolás Russo a Ringo Starr.

“I saw her standing there” es la elegida para dar inicio a la travesía. Los típicos cortes taza, que se replican en dos niños del público, y los trajes negros acercan a la gente al año ‘63. A medida que las canciones se suceden, los años pasan, el viaje sigue.

No sólo el sonido de las guitarras retumba en el piso sino también los pies de los espectadores que siguen el ritmo.

La gente comienza a aplaudir y a corear en el momento acústico de la noche, cuando Parisi toca bajo una luz blanca tenue “Hey, you have to hide your love away”.

Cada apagón de luces trae consigo un nuevo cambio de vestuario, un cambio de década.
En “Help!” los integrantes visten un traje beige y un pantalón negro. Cuando suena “All you need is love” aparecen los trajes coloridos que burlan a la guardia de la reina de Inglaterra y las imágenes que se proyectan acompañan la música psicodélica de los ‘70. Los peinados cambian, el pelo largo y el traje blanco de “John Lennon” presentan el último álbum de la banda: Abbey Road.

A medida que aumenta la efusividad del público quedan menos canciones para que se acerque el final. Se anuncia el último tema y suenan los primeros acordes de “She loves you”, que repercute en el auditorio con un aplauso de pie. Pero el grito de “otra” hizo que The Brothers cerrara con la canción del álbum Please please me (1963), “Twist and shout”.

AUNO-06-05-2016
NEB-MEM-AFG-MDY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>