Crece la construcción pero no la infraestructura urbana

El centro del distrito es reflejo del “boom” de la construcción en el Conurbano. Sin embargo, vecinos advierten sobre un posible “colapso” de los servicios. “No están preparados para soportar un elevado crecimiento poblacional”, dicen. El tema cobra mayor densidad ante una denuncia de que hay construcciones que “no cumplen con las normas vigentes”, según un concejal. Desde la Municipalidad se defienden: “Todo lo que se hace es legal”.

La construcción es una de las actividades que más contribuyó a la reactivación económica, a tal punto que las estimaciones oficiales indican que la actividad cerrará 2008 con una mejora de entre el 7 y el 9 por ciento, una cifra que se repetiría en 2009. En Lomas de Zamora, el incremento de la construcción se observa en los nuevos edificios de la zona céntrica, pero la proliferación de nuevas torres es motivo de preocupación para los vecinos de la zona debido a la “falta de infraestructura” urbanística y al temor de que colapsen los servicios de cloacas y agua corriente que “no están preparados para soportar un elevado crecimiento poblacional”. Además, el desarrollo de los centros comerciales de algunas zonas del distrito contrasta con la situación que se vive en la periferia donde aún persiste un grave déficit habitacional.

Estas dos realidades evidencian la falta de un plan de desarrollo urbano desde el municipio que permite que se produzca una ola de construcción que para un concejal oficialista “no cuenta con los avales correspondientes” ni hay una legislación que los ampare. “No existe ningún plan de desarrollo. Todo se hace según los negocios que aparezcan y el problema que hoy tiene Lomas de Zamora y otros distritos es que no tienen infraestructura para soportar este crecimiento”, aseguró el presidente del Colegio de Arquitectos de la provincia de Buenos Aires, Adolfo Canosa.

El especialista remarcó que al no tener un programa de desarrollo urbano ordenado, los distritos del sur del Conurbano “crece espasmódicamente”. En este marco, aclaró que “el auge de la construcción no se produce solamente en estos municipios, sino que también se da en la Ciudad de Buenos Aires porque la necesidad de viviendas es real”. Pero de inmediato advirtió: “Si crecemos demográficamente y los hogares existentes no se renuevan, el déficit habitacional va a persistir”.

Por su parte, el arquitecto miembro de la organización vecinal Fuenteovejuna Bruno Cariglino recalcó que a pesar de que en Lomas de Zamora existe un Código de Planeamiento Urbano, el problema es que “en algunos casos no se respeta”. Además, sostuvo que la normativa “es bastante antigua” y criticó que “modernizar no significa que se puedan hacer edificios de más pisos”.

LA DISCUSIÓN PUERTAS ADENTRO
Por su parte, la concejal de Lomas por el Frente para la Victoria María Victoria Lorences indicó que en su distrito “se ha desarrollado una zona muy pequeña” en el barrio conocido como Las Lomitas, que es donde “se ha concentrado la mayoría de los edificios”. A esto se suma la construcción de torres en la calle Sarmiento, entre Colombres y Oliden, donde se elevaron al menos cinco torres en un radio de dos cuadras.

En este marco, la edil advirtió que en este desarrollo “no se ha tenido en cuenta el impacto” que la construcción de las nuevas torres “causan en los servicios públicos, la población y el tráfico que colapsan porque no hay un crecimiento ordenado”.

En esto coincidió el concejal justicialista Jorge Ferreyra, quien aseguró que es “preocupante el aumento de construcción de torres” y que en muchos casos “no cumplen con las normas vigentes”.

“La realidad está en que los permisos para construir deberían haber pasado por el Concejo Deliberante, que es el que regula y cambia el Código de Edificación de acuerdo a la zona y la altura de los edificios”, manifestó.

Ferreyra, parte del oficialismo, figuró que si “hay un código y si en la zona tal está todo preparado para edificios de ocho pisos y yo hago doce, es irregular. Lo tramitarán por el Ejecutivo o por Obras Públicas pero no es legal”, indicó.

A diferencia de Ferreyra, el titular del cuerpo, Santiago Carasatorre, aseguró que está “de acuerdo con el crecimiento urbano de Lomas” de Zamora y manifestó que “todo está en orden para que las construcciones continúen”.

“Todo lo que se hace es legal. No hay ninguna denuncia en el Concejo Deliberante ni en la Secretaría de Obras Públicas, que es la que autoriza a la construcción de los edificios. No creo que hayan vulnerado ninguna ordenanza que implique la no construcción de un edificio”, sostuvo.

Lo cierto es que esta situación que aún preocupa a algunos vecinos llegó al concejo el año pasado cuando se propuso un proyecto para modificar el Código de Edificación. Pero esa medida que fue analizada, ahora descansa en las comisiones de Obras Públicas y de Presupuesto y Hacienda del legislativo comunal, donde hay posturas enfrentadas.

Desde la Secretaría de Obras Públicas de Lomas de Zamora prefirieron no dar detalles sobre el tema, tal es así que un alto funcionario del área se limitó a decir que “es todo legal, no hay nada fuera de la ley”.

LAS LOMITAS, EL LUGAR PREFERIDO
Una de las zonas en que más se incrementó la construcción de edificios es Las Lomitas y las zonas aledañas, donde también se registró una fuerte cotización de los terrenos. Tal es así que las diversas empresas constructoras ofrecen cifras millonarias para poder quedarse con una parcela con buena ubicación.

Ana Gutiérrez, una vecina de Sarmiento y Columbres explicó que una de las constructoras le ofertaron “muchísimo” dinero por su propiedad. “Me ofrecieron mucha más plata de lo que vale la casa. Además, prometieron buscarme un lugar mejor para vivir con más espacio y más tranquilidad. Hasta llegaron a ofrecerme un departamento de la torre a construir para quedarse con mi casa”, contó.

La mujer, que vive en ese barrio hace más de 20 años, lamentó que “ahora con la construcción de torres la zona cambió mucho. Este era un lugar tranquilo y familiar, y ahora es un caos con autos por todas partes, ruidos molestos. Ya no es lo que era”.

Por su parte, Raúl Silva, otro vecino de la zona se sumó al reclamo y aseguró que se siente “vigilado” todo el tiempo. Es que una de las torres que ya está habitada tiene los ventanales que dan hacia el fondo de su casa, y todo el tiempo siente la presencia de extraños mirándolo. “No puedo hacer nada que ya pienso que desde el otro lado de la venta me están mirando que hago y dejo de hacer. Perdí mi privacidad”, aseguró.

Las torres que se construyen y que van cada vez más en aumento no tiene límite de altura ni de pisos. Bruno Cariglino, de Fuenteovejuna, consideró que “es positivo que se puedan hacer nuevos edificios en el distrito pero la realidad es que en Lomas no está pensado en profundidad. Hay un código vigente que tiene varias cosas buenas, pero cuando se hizo no existía el auge de la construcción impresionante que hay hoy”.

Ante los reclamos de los vecinos, desde el Concejo Deliberante local aconsejan a los vecinos que realicen una presentación con pruebas de los efectos negativos que causa esta ola de construcción. “Si los vecinos tienen pruebas, que realicen una denuncia formal que en el Concejo Deliberante será debatida. Trabajamos para el pueblo y no en contra de ellos”, aseguró el edil Ferreyra.

EN BUSCA DE UN PROYECTO HABITACIONAL
En Lomas, sólo el 30 por ciento de la población cuenta con cloacas y el 60 por ciento de los hogares tiene sistema de agua corriente. “No solamente hay que completar la infraestructura como cloacas y agua, sino también están las vialidades, los espacios públicos y culturales. Este tema no se resuelve solamente con poner caños”, enfatizó el presidente del Colegio de Arquitectos, Adolfo Canosa, y recalcó que “es muy necesario implementar un plan de desarrollo urbano para lo que hay que tener voluntad política de hacerlo”.

Para cambiar la infraestructura, también es necesario resolver “el problema del tránsito ya que en Lomas no está demasiado pensado”, remarcó Bruno Cariglino, arquitecto e integrante de la organización Fuenteovejuna. En su opinión, “el tránsito es una clave para el desarrollo urbano” porque “si construís un edificio o una casa y necesitas ganar mercados, es esencial contar con buenos accesos pero Lomas hoy no lo tiene”.

“En Las Lomitas, el tránsito por Acevedo e Italia es incirculable (sic), ya que no se coordinan los semáforos y los autos estacionan en doble fila por todos lados. Lo mismo ocurre en los accesos al distrito por Camino Negro, donde también los semáforos están descoordinados”, argumentó.

Producción de Melisa Lombardi para la materia Periodismo Gráfico II
ML-LS-AFD
AUNO-08-10-08
locales@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>