theme/images/banner_web300dpi.jpg
Salud

Detectan casos de transmisión del Chagas de madres a hijos

Loa especialistas afirman que la curación del bebe infectado es de un 99%.

bebe con chagas

Lomas de Zamora, mayo 8 (AUNO).- La provincia de Buenos Aires detectó que desde 2012 y hasta la semana epidemiológica número 18 de este año, se registraron 52 casos de chagas agudo congénito, es decir transmisible a través de la madre.

Los datos surgen de un estudio realizado por el Programa Provincial de Control de Enfermedad de Chagas-Mazza de la dirección provincial de Atención Primaria de la Salud.

Autoridades sanitarias señalaron que muchas embarazadas desconocen su situación porque “esta enfermedad ingresa en una etapa crónica silenciosa” y agregaron que los afectados “no presentan alteraciones ni síntomas durante décadas o durante toda la vida”.

Además, comentaron que si bien esta enfermedad puede dañar en forma severa el corazón, “detectada a tiempo es curable en el 99 por ciento de los casos en niños”.

Por su parte, el director de Atención Primaria, Luis Crovetto, manifestó que en el país nacen aproximadamente 1.300 niños infectados por transmisión congénita al año, los cuales, al ser tratados tienen excelente respuesta al tratamiento, “curándose en la fase aguda, 9 de cada 10; y en fase crónica, 7 de cada 10”.

Además, Crovetto, comentó que en el territorio bonaerense “hay una gran cantidad de población infectada con Chagas, tanto en zonas urbanas como rurales, como consecuencia de las migraciones internas”.

En la provincia de Buenos Aires, específicamente, se estima un total de 240 recién nacidos en tratamiento.

Mediante la ley provincial 13.005/03, todas las embarazadas se someten a la detección serológica de la enfermedad, es decir mediante un análisis de sangre. Y todo recién nacido de madre infectada, hasta el primer año de vida, es sometido a la detección por métodos serológicos.

En caso de detectarse la infección en el niño es obligatoria la atención y tratamiento específico.

Las zonas endémicas en Argentina abarcan provincias como Santiago del Estero, Chaco y Formosa. Y países limítrofes como Bolivia y Paraguay.

El mal de Chagas es una enfermedad parasitaria que constituye la primera causa de cardiopatía producida por un parásito a nivel mundial.

Según la Organización Panamericana de la Salud, en Argentina habría 7.300.000 personas expuestas, 1.600.000 infectados y más de 300 mil personas con problemas del corazón como consecuencia de esta enfermedad

AUNO-08-05-13-CAS

Almirante Brown

A un año del crimen de Bugatto

Los familiares del joven futbolista de Banfield realizaron una marcha en la que estuvo el vicegobernador Gabriel Mariotto. El único imputado por el asesinato es un policía que quedó libre luego de que en diciembre cambiaran la carátula. Se aguarda el juicio oral.

Marcha por Bugatto

Lomas de Zamora, mayo 7 (AUNO).- A un año del asesinato del futbolista de las inferiores de Banfield, Lautaro Bugatto, familiares, amigos y agrupaciones políticas marcharon en la localidad de Burzaco para pedir “justicia” por el crimen que todavía no fue esclarecido. “Fue un modo de recordar a mi hijo, pero también queríamos manifestarnos por otras víctimas de gatillo fácil”, contó Alicia Giardina, la madre del joven que murió de un balazo en la puerta de su casa de esa localidad.

La movilización organizada por la familia Bugatto comenzó en la Rotonda del Vapor y finalizó en Monterverde y Pedro Goyena, donde vivía el muchacho. “Ayer soltamos globos negros como símbolo de que aún no está la sentencia que queremos, pero estoy segura que en un tiempo serán de colores”, explicó Giardina, quien en la marcha estuvo acompañada por el vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto.

El primer aniversario del asesinato del futbolista de 20 años llegó de una manera diferente a la que esperaban sus allegados: el único imputado en la causa, el policía Damián Benitez, está libre debido a que en diciembre la carátula cambió de “homicidio agravado por el uso de arma” a “homicidio cometido con exceso en la legítima defensa”. Sin embargo, su familia aguarda la instancia oral con la ilusión de que esta situación cambie. “Tenemos todas las expectativas puestas en ese juicio, que suponemos no va a demorar mucho tiempo”, pronosticó la madre del joven futbolista que en el último período estaba a préstamo en el club Tristán Suárez.

Giardina aclaró que “el objetivo no es sólo la prisión para Benítez sino también para todos los encubridores de la comisaría de Burzaco”. “Quisieron ocultar la declaración de un testigo clave, no acordonaron la zona luego del asesinato, y algunas pruebas fueron alteradas”, enumeró.

Además, destacó: “El Juzgado Nº2 de Lomas de Zamora también tiene la culpa porque esos jueces son los que privilegiaron y dejaron libre a un asesino”.

La querella sostiene que la noche del 6 de mayo, Lautaro fue asesinado de un balazo en el pecho por el oficial, que quiso impedir que unos ladrones le robaran a la hermana. Benítez estaba de franco, viajaba en un auto y su hermana en una moto, delante de él. Fueron siete veces las que disparó y una de esas balas fue la que dio en el pecho de la víctima y le provocó una hemorragia en uno de los pulmones.

Los ladrones huyeron al oír los disparos y, según cuentan los testigos, cuando Benítez se percató de que el muchacho estaba herido quiso escapar, pero la tía del joven junto con una amiga lo impidieron.

El acusado sostiene que hubo un tiroteo y que por eso Lautaro recibió un disparo, pero los Bugatto contrastan esta versión al asegurar que los únicos disparos que hubo fueron efectuados por Benítez.

“Este tipo de injusticias van a seguir pasando hasta que no haya cambio en la matriz policial. Mientras tanto, nosotros esperamos una respuesta de la Justicia”, insistió Giardina.

MBE-AFD
AUNO-07-05-13

Esteban Echeverría

La Justicia identificó los restos de dos militantes desaparecidos

Se trata de Sebastián Llorens y Diana Triay. Militaban en el PRT hasta diciembre de 1975, cuando fueron secuestrados durante la presidencia de María Estela Martínez de Perón. La identificación fue posible por al aporte del Equipo Argentino de Antropología Forense.

Lomas de Zamora, mayo 7 (AUNO).- Luego de 38 años fueron identificados los restos de los militantes del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) Sebastián Llorens y Diana Miriam Triay, desaparecidos en diciembre de 1975 durante la presidencia de María Estela Martínez de Perón. Se encontraban enterrados en Esteban Echeverría y sus cuerpos recuperaron la identidad con el aporte científico del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

A fines de octubre de 2012 los restos óseos fueron un “hallazgo fortuito” de los que se dio cuenta a través de un llamado a la comisaría 3º de Esteban Echeverría, que pidió la intervención de peritos oficiales y bomberos, y luego a los expertos del EAAF.

De acuerdo a los datos obtenidos por el juez federal Daniel Rafecas, quien está a cargo de la megacausa que investiga los delitos de lesa humanidad en la órbita del Primer Cuerpo del Ejército, Llorens y Triay habrían estado secuestrados en los centros clandestinos El Vesubio o Cuatrerismo, ubicados a dos kilómetros del lugar donde fueron ocultados sus restos.

Antes de ser secuestrados el 9 de diciembre de 1975, durante la presidencia de María Estela Martínez de Perón y en los tiempos de la Alianza Anticomunista Argentina (AAA), Sebastián Llorens estudiaba Cine y Diana Triay se desempeñaba como docente, a la vez que pintaba cuadros.

En el mismo lugar en el que fueron hallados los restos de estos dos miembros del PRT, también se encontraban otros que aún no fueron identificados, por lo que el EAAF trabaja para descubrir la identidad de quienes se supone que también fueron víctimas del mismo operativo represivo.

En 1975, la madre de Sebastián, Nelly Ruiz, se enteró del secuestro de su hijo y de su nuera a través de una solicitada en el diario La Opinión, en la que se reclamaba por la liberación de los militantes. Pocos días después pudo recuperar a los dos hijos de la pareja, gracias a otro aviso del tabloide dirigido por Jacobo Timmerman en el que leyó que los pequeños habían ido a parar a manos de la jueza Alicia Oliveira, quien buscó a los parientes de esos chicos abandonados por los secuestradores en casa de unos vecinos.

Ahora, con la identificación ya consumada, la Justicia autorizó la entrega de los restos a los familiares de Llorens y Triay, quienes habrían sido asesinados el 12 de diciembre de 1975, es decir, tres días después de su secuestro.

LA MILITANCIA EN LA SANGRE
La tradición política en la familia de Sebastián Llorens es de larga data: por parte de su madre, era heredero de dos antepasados gobernadores de Santiago del Estero, además de ser también chozno de Gregorio Alvarado, lugarteniente del general Martín Miguel de Güemes. Su padre, de quien heredó el nombre, se desempeñó como funcionario del Ministerio de Obras Públicas durante la presidencia de Roberto Ortiz y más tarde llevó adelante la Fábrica Nacional de Envases Textiles, empresa perteneciente a la Junta Nacional de Granos.

Sin embargo, el pariente que marcó su vida y lo volcó hacia la militancia fue su tío paterno José María “Macuca” Llorens, quien le inculcó los valores que profesaba a diario como cura tercermundista a cargo de los Campamentos Universitarios de Trabajo en los que los estudiantes realizaban tareas sociales en diversos puntos del país.

Sebastián quiso seguir la misma senda que el cura villero e ingresó al seminario de los jesuitas, pero duró poco debido a la estricta autoridad eclesiástica: prefirió acercarse al PRT.

Durante la autodenominada Revolución Argentina, el militante estuvo detenido en la cárcel de Rawson junto a su hermano Pablo, por sus actividades políticas. Ambos recuperaron la libertad por el decreto firmado por el presidente Héctor Cámpora en marzo de 1973, que disponía la amnistía para todos los presos políticos.

Una de las hermanas de Sebastián, luego de su pasado como presa política, logró escapar a Suecia y se exilió allí, gracias a la red de contactos que tenía el cura “Macuca” Llorens. Tiempo más tarde, Pablo fue asesinado en Tucumán, cuando formaba parte del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), pero su cuerpo nunca apareció.

PT-AFD
AUNO-07-05-13