Piden crear un “museo de la memoria” en el Pozo de Banfield

La Multisectorial “Chau Pozo” buscará nuevamente mañana que el gobierno de la Provincia de Buenos Aires expropie el inmueble conocido como el Pozo de Banfield donde funcionó un centro clandestino de detención durante la pasada dictadura militar y que luego fuera transformado en la división Homicidios y de Traslado de Personas, hasta el 2006, de la policía.

La Multisectorial “Chau Pozo” buscará nuevamente mañana que el gobierno de la Provincia de Buenos Aires expropie el inmueble conocido como el Pozo de Banfield donde funcionó un centro clandestino de detención durante la pasada dictadura militar y que luego fuera transformado en la división Homicidios y de Traslado de Personas, hasta el 2006, de la policía.
Mientras que desde el ejecutivo bonaerense proponen transformar en el edificio en un museo de la memoria, los integrantes de la multisectorial que agrupa a organizaciones de derechos humanos, sindicales y políticas de la zona en torno al Pozo de Banfield, se niegan rotundamente. Mañana tienen previsto ir a La Plata a las 11 donde se entrevistarán con funcionarios del Ministerio de Seguridad.
Los miembros de la multisectorial dicen “si con lucha lo cerramos que quede en manos de los que luchan” y afirman que como son ellos los que han logrado el cierre del lugar “nosotros, como vecinos, decidimos que queda en manos nuestras”.
Según las declaraciones que integrantes de “Chau Pozo” realizaron a AUNO durante la marcha el viernes pasado al Pozo de Banfield, sólo llegarán a un acuerdo si el centro clandestino “queda en manos de los vecinos que dimos la pelea por cerrarlo”.
Sergio “Cherco” Smietniansky, uno de los integrantes de la Coordinadora Contra la Represión Policial-Institucional Sur (Correpi Sur) y de la multisectorial, aseveró que “esto no puede formar parte de la comparsa electoral ni del cotillón publicitario del Gobierno”.
En integrante de la Correpi calificó como un “un acto de hipocresía” el interés del Gobierno luego de argumentar que “si ellos hasta hace seis meses lo tenían funcionando en manos de la policía, no pueden venir hoy a decir que van a hacer un museo”.
La alternativa que “Chau Pozo”le plantea al gobierno provincial es en un primer momento “conservar el edificio como prueba para los juicios” y en segundo momento planean poder utilizarlo como un espacio para la “memoria integral” y no, como aseguran desde la Correpi Sur, en “una memoria tuerta donde la lucha de los desaparecidos esté en un museo”.
El interés por conservar el edificio como una de las pruebas por los juicios a los represores, es consecuencia directa de que la parte edilicia la estructura de los calabozos donde estaban los detenidos-desaparecidos sigue íntegra.
Uno de los ejemplos de la razón por la cual el edificio se debe conserva como prueba es la existencia de un sótano, hoy está inundado y fue ignorado por lo mismos detenidos del pozo, descubierto hace dos años gracias a que un grupo de periodistas europeos pidió autorización a la policía para hacer una nota sobre el lugar.
Según explica Cherco la importancia de la existencia de este sótano es crucial para la investigación ya que “hay compañeros que estuvieron desaparecidos y que estuvieron en un sótano y no pueden determinar en qué lugar era. Si esos compañeros pueden determinar que estuvieron en el Pozo de Banfield, también se podría determinar quiénes fueron sus torturadores y secuestradores y podrían ir a prisión”.

Historia

El centro clandestino de detención conocido como el Pozo de Banfield está ubicado en las calles Siciliano y Vernet a dos cuadras de la avenida 10 de septiembre de 1861, conocida como Camino Negro, en el Partido de Lomas de Zamora.
Durante la última dictadura funcionaba “oficialmente”la Brigada de Seguridad Investigaciones e inteligencia de la Policía Bonaerense, pero en realidad operaban sistemáticamente un centro clandestino de detención y maternidad, y según aseguró Cherco “todavía hay cuatro chicos que estamos buscando”.
Además fue el segundo lugar de la Argentina en importancia por el Plan Cóndor, “no sólo pasaron por el pozo argentinos sino que también pasaron paraguayos, chilenos, uruguayos” aseguró Cherco.
Por el pozo de Banfield pasaron 200 detenidos de los cuales 95 siguen desaparecidos, cinco recuperaron su libertad y luego fueron asesinados, entre 10 y 15 no se sabe su destino.
Del ’83 hasta el 2006 en le Pozo de Banfield la división Homicidios y la división Traslado de Personas,”
a este periodo la Multisectorial “Chau Pozo calificó “policía del Gatillo Fácil”. Tené en cuenta que según las estadísticas de la Corte, Lomas de Zamora tiene la policía con el mayor los índice de tortura y apremios ilegales en comisarías.
Según describe el Informe de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep) el edificio de tres plantas, de unos 25 metros de frente por 20 de fondo posee en la planta baja la oficina del Jefe, sala de torturas y otras dependencias.
En el primer piso se encuentran los calabozos “intactos”, oficinas, comedor, casino de personal, cocinas y baños, y en el segundo piso calabozos y baños

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>