La Feria, sus saldos, homenajes y sorpresas

Culminó una nueva edición de la Feria del Libro de Buenos Aires. Hubo más público que en 2010 y también más eventos. Varios literatos del exterior la visitaron. Se homenajeó a María Elena Waslh y a Ernesto Sábado. El dibujante Max Aguirre concedió una entrevista a AUNO.

Lomas de Zamora, mayo 11 (AUNO) – La trigésimo séptima edición de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires culmino y por ella pasaron 50 mil visitantes más que el año pasado, tuvo un balance de un promedio de 30 por ciento más de ventas y unos 1600 actos culturales.

Además de las visitas de escritores internacionales, hubo homenajes a María Elena Walsh y –reprogramado a último momento, por razones obvias- a Ernesto Sábato.

“Esto es peor que ir a ver a Panam”. La frase podría contextualizarse en la fila de cualquier espectáculo musical, infantil o no, o en algún recital rocanrolero. Pero no. La portadora es una mujer de unos 40 años y el lugar es la Avenida Santa Fe, apenas empezada la cola para entrar al predio de la paqueta Sociedad Rural, donde se llevó a cabo durante 20 días la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

En su 37 edición, el evento convocó a 1.250.000 personas (un 4 por ciento más que en 2010), quienes recorrieron los 45 mil metros cuadrados de superficie.

Este año, la feria contó además con unos 1600 actos culturales, entre presentaciones de libros, paneles, conferencias, lecturas, narraciones de cuentos, cursos y representaciones teatrales.

Se hizo bajo el lema “Una ciudad abierta al mundo de los libros”, y la novedad de que este año la Unesco decidió nombrar a Buenos Aires como “capital mundial de los libros”.

El evento se presentó como el gran Aleph de los textos encuadernados: en ella conviven política, literatura, autoayuda, comics, economía, clásicos, novedades, miniaturas, religión, entre otras temáticas y elementos de un universo, acaso, inconmensurable (es prácticamente imposible recorrer los más de 1500 stands en un solo día).

La política en libros

El interés reciente de la sociedad por los temas políticos se vio reflejado en esta edición 2011.

Amplia ventaja sacaron Zonceras argentinas y otras yerbas, del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y El Flaco, de José Pablo Feinmann. También tuvo éxito Economía 3D, del ex ministro Martín Luosteau.

Aníbal Fernández convocó a un centenar de personas, entre los que se destacaron personalidades de la política (varios miembros del Gabinete que encabeza), la cultura y organizaciones de derechos humanos (Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, entre otros). El funcionario estuvo acompañado por el escritor Alejandro Dolina y el periodista Alfredo Zaiat.

Tuvo éxito también la presencia del ministro de la Corte Suprema de Justicia, Eugenio Zaffaroni, quien, junto al periodista Víctor Hugo Morales; el ex ministro de Justicia y de Seguridad bonaerense, León Arslanián, y Pedro Paradiso Sottile, del Área Jurídica de la Comunidad Homosexual Argentina, presentó La palabra de los muertos.

Si bien la Universidad Nacional de Lomas de Zamora no contó con un stand en la Feria, tuvo su representante: el periodista Daniel Miguez (responsable de Auno y titular de la cátedra de Periodismo Gráfico), que presentó El diario y la radio van a la escuela, en coautoría con Héctor Yudehak.

Ausencias

De las 23 provincias del país, llamó la atención la presencia de tan sólo 15 expositoras, ya sea mediante sus gobiernos o alguna dependencia en particular. Ante la ausencia del resto de las jurisdicciones, resaltaron stands como el de la ciudad de Mar del Plata.

Además de la polémica presencia del peruano Mario Vargas Llosa, estuvieron los españoles Rosa Montero y Antonio Muñoz Molina; el zambio Wilbur Smith, y el chileno Jorge Edwards; los franceses Jean Echenoz y François Dubet, y el alemán Diedrich Diederichsen, entre otros.

Entre las novedades, se destacó el Espacio de Lectura Digital, con acceso tanto a libros digitales como a herramientas relacionadas con este formato.

María Elena y Ernesto, presentes

Para quien deleitaba a grandes y chicos con sus narraciones y canciones del Reino del Revés, la feria tenía preparado un homenaje, con show de artistas y cantantes. Al otro, un referente de la literatura argentina, lo aguardaba un festejo por sus 100 años de vida.

Lo primero pudo concretarse: en un escenario al aire libre, en Plaza Sarmiento, Sandra Mihanovich, Julia Zenko, Jairo, Pedro Aznar, Raúl Lavié y Bahiano le pusieron voces a las maravillosas letras de María Elena Walsh.

Lo segundo tuvo que mutar: la inesperada (y natural) muerte de Ernesto Sábato, un día antes de la programada celebración por su centenario, se transformó en una charla homenaje, un diálogo entre su hijo Carlos y el presidente del Instituto Cultural bonaerense, Juan Carlos D’Amico.

AUNO 11-05-11
NA-HRC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>