Estudiantes del Nacional de Adrogué reclamaron por mejoras edilicias

Marcharon al Consejo Escolar y a la Municipalidad para denunciar que el colegio “se cae a pedazos”, que las condiciones de cursada son “infrahumanas” y que no tienen respuesta de las autoridades. “Vamos a seguir en plan de lucha”.

Marina Pandolfi

Adrogué, octubre 22 (AUNO).- Alumnos del secundario y del profesorado del Colegio Nacional de Adrogué marcharon al Consejo Escolar y a la Municipalidad de Almirante Brown para reclamar mejoras edilicias y “mejores condiciones de cursada”, y criticar al organismo educativo por “lavarse las manos desde hace tiempo”.

Los alumnos se concentraron en la puerta del colegio y decidieron marchar primero al Consejo Escolar, ubicado a unas pocas cuadras de allí, donde la semana pasada el ex consejero Sergio Sanelli, del Frente para la Victoria, fue destituido de su cargo y fue reemplazado por Leonardo Herrera, del mismo partido.

“Nos encontramos con autoridades nuevas y nos dijeron que se iban a hacer cargo de la situación, pero que todo este problema le correspondía al municipio, por lo que nos iban a acompañar en la marcha”, contó a AUNO Cristian, vicepresidente del centro de estudiantes “Ya Basta!” del profesorado. “Por supuesto, ninguno de ellos apareció ni se sumó a la marcha”, agregó.

Tras recibir esa respuesta, los estudiantes continuaron con su movilización hacia el Palacio Municipal. No fueron recibidos por el intendente interino Daniel Bolletieri sino por el secretario de Seguridad, Marcelo Fila, quien salió a los gritos diciendo que “con los bombos de por medio no hay posibilidad de discusión”, y que tendrían una audiencia con el intendente dentro de diez días.

Matías, un estudiante de Filosofía del profesorado contó que “hace dos semanas las autoridades del Consejo se habían comprometido a que el 22 de octubre iban a traer 300 sillas y 150 bancos, pero sólo vinieron al colegio a ver. Entonces por eso estamos marchanfo, para que cumplan con lo que prometieron”.

Cristian y Matías señalan también que la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia no dio ninguna respuesta al pedido de los estudiantes de tener un edificio propio para el profesorado. “El colegio se está cayendo a pedazos. Literalmente.”

“La semana pasada se cayó (la tapa de) una cámara séptica. Tuvimos suerte de que no haya habido nadie en ese momento”, contó Juliana, que también estudia filosofía en el profesorado. Los estudiantes denuncian que las condiciones de cursada son “infrahumanas”. “Los bancos son viejos y muchos ya no tienen sillas, sino que quedaron los barrotes de hierro a la vista”.

Otra compañera de Juliana, Paula, cuenta que “los baños están siempre clausurados porque están rotos y no hay agua” que “el pizarrón ya no se lee porque está muy gastado”, además de que “hay cableados a la vista” y que “los tubos de luz están quemados o con naranjas, con las luces a punto de explotar en cualquier momento”. A esto se le suma la falta de picaportes, de matafuegos y la abundancia de nidos de palomas adentro del edificio.

Entre todos los estudiantes hicieron un pequeño “fondo de huelga” para intentar arreglar o paliar algunas fallas. La idea que surgió hoy es realizar un festival a fin de año para juntar más fondos. “Queremos incitar a que otras instituciones educativas de la zona se sumen con sus reclamos. Seguimos en plan de lucha por la defensa de la educación pública”, remarcó Cristian.

MP-AFD
AUNO-22-10-14

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>