En busca de otra estrella que ilumine el cielo ‘Granate’

Hace 17 años, el equipo dirigido por Héctor Cúper levantó la Copa Conmebol en Colombia tras superar a Independiente Santa Fe en un global de 2-1, y obtuvo el único título internacional en la historia del club. A punto de disputar la final de la Copa Sudamericana, el elenco que hoy conduce Guillermo Barros Schelotto buscará otra consagración ante el Ponte Preta de Brasil.

Matías Quercia

Lomas de Zamora, diciembre 3 (AUNO).- Gran expectativa recorre Lanús. El presente, en apenas un puñado de días, puede escribir la página más gloriosa de la historia de ‘El Granate’. Es que, en plena lucha a dos frentes, el equipo que conduce Guillermo Barros Schelotto afrontará la final de la Copa Sudamericana ante Ponte Preta de Brasil mientras pelea por la corona en el Torneo Inicial a nivel doméstico.

Así, los hincas se ilusionan con repetir en quince días lo que se logró en 1996, con la obtención de Copa Conmebol, y la vuelta olímpica en el Torneo Apertura 2007. Estrellas conquistadas a principios de diciembre de aquellos dos gloriosos años.

En el club de la Zona Sur del Conurbano bonaerense la ilusión es mayúscula. Conscientes, tanto futbolistas como hinchas, de la trascendencia de los próximos partidos para añadir otras vueltas olímpicas a las que se dieron hace seis y 17 años, tanto en la Bombonera con un empate con Boca para el elenco que comandaba Ramón Cabrero, como en Colombia con la derrota por la mínima diferencia que selló un global de 2-1 frente a Independiente Santa Fe de la mano de Héctor Cúper.

El primer escollo que deberán atravesar los dirigidos por el ‘Mellizo’ es el cruce internacional, y en la cabeza de los memoriosos está aquel 3 de diciembre de 1996. El escenario era el Campín de Bogotá, donde el visitante defendió la ventaja obtenida en la ‘Fortaleza’ de Guidi y Arias por un 2-0 con los goles de Oscar Mena y Ariel Ibagaza. Y pese a perder por 0-1 en tierras cafeteras, se consagró campeón en la altura de los Andes colombianos.

En el camino rumbo a esa consagración, el recorrido de Lanús fue similar al que desarrolló en esta Sudamericana. Sin empates en su itinerario, ‘El Grana’ debutó y concluyó el torneo con una caída, pero en el medio estableció un registro de seis triunfos en fila. Una cifra que le permitió avanzar sin problemas en cada una de las fases. En paralelo, los números actuales, antes de la final, son certeros: seis triunfos, una igualdad y apenas una derrota.

Aun así, la diferencia entre un certamen y el otro lo marcan los rivales. Para enfrentar a Ponte Preta, el elenco de la Zona Sur del GBA supo vencer a dos conjuntos argentinos: a Racing en la ronda inicial, y a River en los cuartos de final. Mientras que hace 17 años, sólo hubo un adversario nacional en el derrotero hacia la gloria: Rosario Central, campeón de la edición 1995, y que el elenco de Cúper despachó en las semifinales.

Previo a ganarle al ‘Canalla’ con un 3-0 como local (tantos de Gonzalo Belloso, Mena y Horacio Carbonari en contra) y un 3-1 en el ‘Gigante’ de Arroyito por los gritos de Juan José Serrizuela, Ariel López y el propio Belloso.

Lanús había eliminado a Guaraní por un inapelable global de 8-2. Fue 2-0 en Paraguay —en lo que había sido el último festejo de la entidad granate en ese país vecino antes del 2 a 1 sobre Libertad de hace un par de semanas— y 6 a 2 en casa.

Sin embargo, no fue un simple sendero triunfal el que le allanó el terreno a los de Cúper para levantar el trofeo. Es que el arranque de la competencia sufrió un traspié en Bolivia, donde perdió a manos de Bolivar por 1-0. Aun así, se pudo recuperar y con un 4-1 como anfitrión avanzó sin grandes contratiempos.

La otra derrota fue en la final, momento en el que Lanús supo aguantar los embates del adversario de turno y logró la coronación. Mena ejerció el rol de máximo artillero del campeonato con cinco goles. Marcó en el duelo de ida de la final; uno a Bolivar; otro a Central y dos a Guaraní.

Entre los nombres que acompañaron al ‘Mencho’ estuvieron Carlos Roa —pieza clave al brindar seguridad desde el arco—; los aportes en pelota detenida y en movimiento de Serrizuela; la voz de mando del capitán Armando González; las gambetas y paredes construidas por Ibagaza y Hugo Morales; y las variantes en ataque que propiciaban Claudio Enría, Belloso y López.

Esa columna vertebral, erigida por Cúper, dio sus frutos y le brindó la primera gran alegría a los hinchas de un Lanús que hoy viven un nuevo momento de gloria, a la expectativa, cercana, de poder repetir la historia a nivel continental y así levantar otra copa, 17 años después…

AUNO-03-12-13
MRQ-LDC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>