Dictan sentencia por el crimen contra una joven

Marisol Calermo fue asesinada en 2013. Su ex pareja es el único imputado. La Fiscalía y la defensa rechazaron las coartadas del “asalto” y luego del “accidente”, planteadas por la defensa.

Lucía Paz

Lomas de Zamora, octubre 12 (AUNO).- El Tribunal Oral en lo Criminal 7 dará a conocer mañana su veredicto en el juicio por el asesinato en 2013 de Marisol Calermo, una joven de Villa Albertina, por el cual está acusado su ex novio.

Cuando en marzo de 2013 la policía ingresó a la casa de ese barrio lomense ubicado en la zona de Cuartel IX encontró en la cama el cuerpo sin vida de Marisol, y a su entonces pareja, Cristian Cano, desmayado en el piso. Una vez trasladado, el joven declaró que habían entrado a robarles.

Las pericias encontraron semen de Cano en el cuerpo de Marisol y las pruebas contra él se acrecentaron. Fue entonces que cambió su versión: habían discutido y ella se había caído contra el respaldo de la cama golpeándose la cabeza.

El perito forense Daniel Antuña declaró que la joven tenía múltiples lesiones, entre ellas “cuatro heridas cortantes de carácter mortal en el cráneo”. En su opinión, el ataque había sido sorpresivo, por atrás. Había sido violada y no había señales de que se hubiera podido defender.

El martes, el TOC 7 deberá decidir si condena a Cristian Cano por “homicidio agravado por el vínculo”, como reclama la familia de Marisol, o por “homicidio simple”.

UNA HISTORIA DE QUEJAS
“Cristian nunca puso un peso para mantener a su hija, toda esa la plata se la gastaba en ropa” declaró Mirta Calermo, madre de la víctima, ante el tribunal integrado por Jorge Roldán, Beatriz López y Luis Lugones. A sus espaldas, Cano la escuchaba vestido con una flamante camisa roja a cuadrillé y el pelo peinado prolijamente.

La pareja llevaba cinco años de noviazgo y tenía una hija de un año y medio en el momento del crimen. Para vivir el día a día, Marisol trabajaba de empleada doméstica y era vendedora en un puesto en La Salada. Cano era delivery y trabajaba esporádicamente con su padre en la construcción.

Según el expediente judicial, Marisol había descubierto en unos mensajes que Cano le era infiel. Estaba cansada de sostener sola a su familia y no quería seguir con él. “Cristian no soportó la separación” aseguró su mamá durante el juicio.

La joven de Villa Albertina cumpliría 23 años en diciembre. Su hija, Tiara, tiene cuatro y cada domingo va al cementerio. “¡Ya llegamos mamá!”, grita al acercarse. Este martes, a dos años de los hechos, y en un momento en que en Mar del Plata se organizan decenas de miles de mujeres, la familia reclama que se haga justicia, y la sociedad que no haya Ni una menos.

LP-AFD
AUNO-12-10-15

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>