Del subsuelo a la terraza

La institución del Sur del Gran Buenos Aires concluye un año que comenzó mal pero que remontó con la conformación de un plantel competitivo que da pelea en el torneo de la Primera C. ¿Habrá ascenso en 2014?

Agustín Szafranko

Lanús, diciembre 16 (AUNO).- Talleres de Remedios de Escalada cerró el año de manera auspiciosa al posicionarse a apenas un punto de la cima ocupada por Defensores de Cambaceres, Midland y Liniers, tras la disputa de 19 fechas del presente Torneo de la Primera C.

Sin embargo, los albores de 2013 no representan buenos recuerdos para el ‘Tallarín’, ya que el primer semestre del año coronó una pésima temporada 2012/2013, en la cual finalizó penúltimo con 41 unidades, sólo por encima de Excursionistas, que curiosamente hoy también está en la discusión por el ascenso a la B Metropolitana.

Durante los seis meses iniciales, Talleres logró sumar solamente 12 puntos en el certamen a pesar de haber hecho una buena primera ronda de 29 unidades y el futuro futbolístico del club parecía entrar nuevamente en una pendiente pronunciada.

El conjunto del Sur del Gran Buenos Aires había dejado de contar con el director técnico Claudio Nigretti luego de que renunciara en fines de febrero tras la derrota en los cinco primeros partidos de 2013, por lo que sería sucedido por Rodrigo Bilbao, que aún se mantiene en el cargo.

De la mano del nuevo adiestrador, los resultados apenas mejoraron: con sólo dos victorias, seis empates y seis caídas Talleres consumó una temporada fácilmente olvidable que, de repetirse, pondría en jaque su permanencia en la Primera C.
Por esta razón el ‘Albirrojo’ apostó por la conformación de un plantel de jerarquía con la intención clara de pelear el campeonato y lograr el retorno a la Primera B Metropolitana.

De este modo, la contratación de refuerzos de peso y el respaldo al cuerpo técnico encabezado por Bilbao fueron la clave para el buen presente del ‘Tallarín’.
Los diez futbolistas incorporados suelen hoy conformar el once inicial que plantea Bilbao en cada partido: Alejandro Orfila, Marcos Giménez, Alejandro Granero, Gustavo Britos, Fernando Castro, Nicolás Pizarro, Leonardo Aguirre, Juan Brunetti, Leandro Scornaienchi y el experimentado Mariano Campodónico, con paso en la máxima categoría del fútbol argentino.

Talleres emprendió la temporada 2013/2014 con la meta final del ascenso y los resultados alimentaron esa ilusión: 8 victorias, 6 igualdades y 5 derrotas le permitieron cerrar el año a un punto del tope de la tabla.

El cambio más apreciable en esta nueva versión del ‘Albirrojo’ es su solidez defensiva: es el equipo con menos goles en contra (recibió apenas siete tantos en 19 jornadas) de todas las categorías del fútbol argentino.

Además, la campaña en la cancha de Timote y Castro, cuyo sistema lumínico artificial fue inaugurado en octubre, es digna de elogios: cosechó 23 puntos de los 30 que hubo en disputa en el remodelado estadio.

Por otro lado, el conjunto dirigido por Bilbao todavía sigue en carrera en la Copa Argentina 2013/2014 tras haber eliminado a Cañuelas (2 a 0) y a Excursionistas (3 a 2), al menos hasta que reciba este miércoles desde las 21 a San Telmo por la Tercera Fase Inicial Metropolitana.

Sin dudas, fue un año creciente para Talleres, que comenzó con cinco derrotas consecutivas y cambio de entrenador, siguió con la llegada de numerosos futbolistas importantes que hoy son la columna vertebral del equipo, y finalizó con la promesa y esperanza de conseguir el tan preciado ascenso a la B Metropolitana.

AUNO-16-12-13
AS-MFV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>