Clausuraron un estacionamiento administrado por las Madres contra el Paco

La medida fue adoptada por la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo para “evitar la contaminación” de ese río. Era un espacio en el que trabajaban jóvenes que habían atravesado tratamientos de recuperación de adicciones. La ONG denunció que no fue notificada previamente y que la clausura fue “violenta”.

Con un fuerte operativo policial, la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo (Acumar) clausuró una playa de estacionamiento ubicada en las cercanías de la feria La Salada, Ingeniero Budge, que era administrada por la organización social Madres contra el Paco y se utilizaba para ofrecer una reinserción laboral a chicos que se habían rehabilitado del consumo de esa droga.

Aunque el organismo adujo que la medida buscaba evitar la contaminación del curso de agua, la ONG se quejó de no haber sido informada sobre la clausura que fue realizada “de un modo muy violento”, tal como describió a AUNO Alicia Romero, una de las madres.

Más de cien miembros de la Policía Bonaerense, Gendarmería Nacional y Prefectura Naval Argentina se acercaron al estacionamiento que se encontraba ubicado a la vera del cauce del Riachuelo para clausurar y así “asegurar las condiciones de normal escurrimiento de las aguas y protección del cauce hídrico”, según lo informó Acumar mediante un comunicado.

Romero aseguró que los chicos que trabajaban allí fueron “tratados como delincuentes”, que se sienten “muy mal” por la forma en la que fueron tratados, y que nunca se les informó que iban a clausurar el lugar.

Los jóvenes que trabajaban en ese estacionamiento se encuentran en un período de reinserción en la sociedad, luego de un tratamiento para recuperarse de adicciones al paco o alguna otra droga prohibida, y de haber estado detenidos en institutos de menores.

En esa línea, Romero sostiene que los chicos “necesitan un trabajo como ése” ya que pueden ganar su propio dinero mediante el cumplimiento de horarios y obligaciones, mientras que desde la organización pueden “contenerlos y ayudarlos; no es lógico que en medio de una crisis como la que se está viviendo, los chicos deban quedarse sin su trabajo”, se quejó.

La misma tarde en que fueron desalojados, algunas representantes de las Madres contra el Paco se reunieron con el secretario general de Acumar, Alejandro Rossi, y con el subsecretario, Raúl Vidable. En la reunión, según explicó Romero, las autoridades expusieron que “la idea es sacar a todos los que estén instalados en la vera del río”.

En ese encuentro, las madres pidieron a la autoridad de la cuenca que ante una situación futura, similar a la ocurrida, opten “recurrir al diálogo en vez de a la violencia”.

Romero aseguró que, durante la reunión, ambos funcionarios “quedaron en pasar hoy (por este miércoles) por nuestro predio”, pero que luego de esperarlos toda la mañana “nunca llegaron”.

“No nos queremos fiar de lo dicho por Rossi y por Vidable, ya que luego de la renuncia de (la ex secretaria de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable) Romina Picolotti, Acumar cambiará de autoridades y tendremos que empezar a dialogar nuevamente” aseguró Romero.

Hace más de seis años que la organización trabajaba en ese predio, pero recién desde junio de 2007 estuvo en contacto con las autoridades de Acumar. Por este motivo, Romero criticó que como desde el organismo “contaban con los números de teléfono” de las Madres contra el Paco, “podrían haber avisado lo que pensaban hacer”, de manera que se hubiera evitado “una situación tan conflictiva”.

Además del estacionamiento clausurado hay otros que prestan sus servicios a la feria La Salada y que “están comprendidos entre los que ellos catalogan como ilegales”, comentó Romero. Según describió, “hay algunos que han construido una especie de estructura con techo de tinglado sobre la vereda y en otros casos la estructura es de madera, lo que los hacen muy inflamable”.

En relación al terreno en cuestión, las autoridades del Acumar les explicaron a las madres que un estacionamiento en la vera del río “es peligroso” y que “facilita la mayor contaminación” del curso de agua.

“Hay cosas terribles instaladas sobre la vera del río”, comparó Romero, en cambio el espacio que Madres contra el Paco ocupa “cuida el medio ambiente”, ya que los chicos que allí trabajan “se encargan de limpiar todo”, concluyó.

YSV-MNL-AFD
AUNO-3-12-2008
locales@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>