Agencia Universitaria de Noticias y Opinión

http://auno.org.ar

El Che Guevara, historia de dos fotografías

La espontaneidad y el retratismo de Alberto Korda y la puesta en escena de Freddy Alborta: dos fotógrafos, dos escenas, dos estilos y la inmortalidad de una imagen. En octubre se cumplen 45 años del asesinato del argentino-cubano.

Lomas de Zamora, ago 23 (AUNO) – El próximo 9 de octubre se cumplirán 45 años del asesinato de Ernesto Che Guevara ocurrido en Bolivia, aunque su imagen ya había sido capturada por el lente de una máquina que el paso del tiempo logró inmortalizar de manera universal.

Todos sabemos que la famosa fotografía del Che la tomó el cubano Alberto Korda, pero ella estuvo siete años en archivo del Gobierno de Cuba que había surgido como parte de la revolución de 1959.

Después de estar esos años guardada, un editor italiano la rescató, la llevó a su país y la publicó en un medio de allí.

El índice ocioso seguramente que dudó un momento, mientras el lente de la cámara fotográfica jugueteaba por entre la gente que asistía a un acto callejero en homenaje a los muertos en un sabotaje en la Habana.

Era 1960, año de pólvora, muerte, sacrificios, inmolaciones y destierros, donde la utopía ya real de la nueva nación socialista, igualitaria y solidaria todavía peleaba contra los fraticidas a sueldo ante la consternación internacional.

El índice de pronto se puso rígido al descubrir una figura luminosa, atlética, casi sobrenatural, con su mirada perdida de ensueño; la pupila experta ordenó gatillar y el dedo bajó sumiso hasta la impresión póstuma, aquella inmortalización gloriosa e incalificable que elevaría al Che al pedestal de inmortales a partir de 1967.

Ya no sabremos qué impulsó a Korda gatillar sobre la humanidad aventurera del doctor Ernesto Guevara de la Serna una tarde destemplada y ventosa en la revolucionaria Habana del ‘60.

Beavoir y Sartre, ¿desapercibidos?

No sabremos tampoco por qué esquivó asumir el compromiso obvio de retratar a los ilustres visitantes que acompañaban a Guevara (Simone de Beavoir y Jean Paul Sartre); y, en cambio, direccionó su lente romántica hacia el rostro juvenil, austero y monumental del aristócrata argentino devenido en guerrillero.

La cara irreverente y triunfal de Guevara, que busca en la letanía de sus ojos oscuros el espíritu innegociable y redentor de la Cuba liberada, permaneció en las sombras de algún archivo alborotado por las fuerzas imponentes de la nueva Nación hasta casi su muerte.

El editor italiano que se hizo de la foto, como una premonición, publicó la famosa imagen una semana antes de que el fotografiado fuese asesinado en Bolivia.

La publicación de la fotografía de Korda, al mismo tiempo que llegaban noticias de la muerte del Che, no hizo más que elevarlo como icono juvenil, provocador, mítico y revolucionario en todo el orbe.

Pero el tiempo ha hecho estragos con la fotografía de Korda: reducida a comercialización hedonista y despreocupada, vació su contenido ideológico en pos de la repetición y la descontextualización en extremo.

Sin dudas Korda, fotógrafo disciplinado por siglos de retratismo europeo (entre cuyos maestros están Velazquez, Da Vinci, Miguel Ángel, entre otros), no se dio cuenta de la imagen irreal y virtuosa que su lente capturó sin proponerlo.

No hay en la imagen de Korda un mínimo atisbo de la construcción de un cuadro, del armado de una escena; sino solo el robo de un instante a un gigante de leyenda, pero irremediablemente humano.

Otro fotógrafo, Freddy Alborta, saltó a la fama al mismo tiempo que la imagen de Korda, pero para eso tuvo que preparar la escena del crimen.

Una de las fotos tomadas por Alborta, en la que se ve al Che yaciente y eterno sobre dos piletones en un cuarto de Vallegrande, Bolivia, rodeado de improbables curiosos y militares cabizbajos, no hizo más que aumentar la construcción simbólica y mística del doctor Guevara.

Pero a diferencia de Korda, el fotógrafo Alborta construyó la escena, es decir, una magnífica recreación de la ‘Lección de anatomía del doctor Nicolaes Tulp’, de Rembrandt.

Todo indica que el fotógrafo digitó a los personajes retratados, pues sus posturas ficticias y teatralizadas se inclinan en estudiada postura hacia el cadáver previamente puesto de tal manera que se pudiese maximizar el golpe estético y la luminosidad.

El armado pictórico de Alborta, cuyo modelo logra salirse de los abismos morbosos del martirio, superó a la imagen de Rembrandt en realismo y voluptuosidad: la desmesura auténtica de un hombre que se inmortalizó sin proponérselo.

Alborta y el estertor réprobo como espectáculo: la simulación de la espontaneidad monocorde de los grises protagonistas de la exposición del cadáver y el pragmatismo de la imagen fabricada para su comercialización, aun conservan la fuerza simbólica de la mística del amor desenfrenado del doctor Guevara por la América desigual y marchita, la que amó con locura hasta que la metralla acabó con él en la escuelita de la Higuera.

Y la hermosa foto de Korda, espontánea y varonil, no ha logrado más propósito que ser despojada de su real significación política.

AUNO 23-08-12
GP-HRC

Lanús

El dolor transformado en acción

A dos años de la desaparición de Érica Soriano, su madre, Esther, sigue buscando la verdad y a través de su ONG “Prevení” decidió convertir su dolorido pasado en un esperanzador futuro para muchas mujeres.

Érica Soriano

Lomas de Zamora, agosto 23 (AUNO).- Esther Soriano todavía no sabe dónde está Érica. Al cumplirse dos años de la desaparición de su hija, que vivía en pareja con el principal acusado del hecho Daniel Lagostena, decidió que no podía quedarse de brazos cruzados: hace seis meses que dicta talleres en su casa de Villa Adelina para prevenir la violencia de género. “Mi idea es empezar a trabajar desde antes, concientizando sobre que nuestro cuerpo nos manda alertas cuando algo no está bien”.

Bautizada como “Prevení”, es una ONG que se dedica a la prevención de la violencia contra la mujer. Esther indica que lo primordial es hacer caso a lo que uno siente. “El filtro de la mente nos engaña. Las sensaciones del cuerpo son las que nos avisan lo que esta bien y lo que esta mal”, explicó.

Su hija Érica conoció a Lagostena de una forma casual. Hacía poco se había estrenado el programa “Hoy es tu día”, decidió llamar a la producción de Canal 13 para dejar sus datos y así poder asistir a la tribuna. Quien le devolvió el llamado y se contactó con ella fue Lagostena, que en ese momento trabajaba ahí haciendo “changas”. “Ella fue al programa y cuando llegó devuelta a casa, él empezó a llamarla, a mandarle mails, a decirle de salir hasta que un día ella aceptó”, recordó la madre.

Esther no sabe si fue obra del destino o no, pero sostiene que hubo algo que llevó a su hija a encontrarse con él por primera vez en la Capital: “Tuvo que haber sido algo, porque ella nunca salía sola. Todos la conocían en el barrio y sabían que siempre iba acompañada de alguien”.

“Cuando lo conocí a Daniel, inmediatamente mi sensación fue de rechazo, pero como nunca quise pasar por encima de mis hijos, decidí no meterme. Sin embargo, siempre hay que escuchar lo que uno siente ante determinada persona”, recordó.

Ahora siente que a su hija “no la pude ayudar”, es que “no sabía cómo”. Durante estos dos años, mientras se investigaba qué podía haber pasado, también ayudaba a otras mujeres. “Para mí, ver una mujer en una situación desfavorable es como ver a Érica. Quiero poner amor donde hay miedo”.

Finalmente, luego de seis meses, reconocieron a “Prevení” legalmente como una ONG. A lo largo del camino, la madre de Érica agradece a la gente que les brindó ayuda: “Desde la Municipalidad siempre nos apoyaron. Se prestaron para hacer los volantes, ayudarnos a repartirlos, junto con las remeras con la foto de Érica. Hay gente que me apoya, que colabora conmigo y eso, la verdad, es maravilloso”.

Antes de la desaparición de Érica, la historia de Esther está cargada de coraje. Hace cinco años debió internar a su hijo menor, cuando tenía 16, en un centro de rehabilitación del que, posteriormente, salió recuperado. En junio de 2010, falleció su marido y tres meses después, Érica desapareció. “Una vez, una mujer me preguntó cómo podía seguir adelante y yo le dije 'otra que seguir no me queda’. Uno se va de este mundo cuando debe hacerlo, no cuando quiere. Más allá de mis hijos, yo encontré una razón de vivir”, dijo esperanzada.

Para ella, su vida de ahora consiste en “transformar el dolor en acción”. Claro, “te quedan dos caminos: llorar por los rincones victimizándote o hacer algo con ese dolor y transformarlo en algo productivo”.

Todavía no sabe a cuánta gente podrá llegar, pero sí que, aunque el camino sea largo, quiere seguir adelante cueste lo que le costase. “No puedo cambiar lo que paso con mi hija, pero sí puedo cambiar aunque sea un poco la calidad de vida de los demás, lo voy a hacer”.

MP-AFD
AUNO-23-08-12

Lomas de Zamora

Corte y sentada para que se arreglen las escuelas

Por falta de edificio, una institución da clases en el garage de un viejo geriátrico y a algunas aulas les dicen “gallinero”, porque están hechas de chapa y cartón. Junto con chicos de escuelas de Lomas, Almirante Brown y Lanús cortaron la avenida Yrigoyen para exigir mejoras. Si no reciben una respuesta, evaluarán tomar los establecimientos.

Los estudiantes reclamaron mejores condiciones de estudio.

Lomas de Zamora, agosto 23 (AUNO).-Alumnos de las escuelas Tomás Espora de Temperley, Nacional de Adrogué, Piedra Buena de Lanús, Enam y del conservatorio Julián Aguirre de Banfield cortaron la avenida Yrigoyen, a la altura de la Municipalidad de Lomas de Zamora, en reclamo de “una respuesta concreta” para los problemas de infraestructura que poseen esos establecimientos educativos. Tras ser recibidos por autoridades, realizaron una sentada en el Comercial para reclamar la presencia de representantes de la Secretaría de Cultura y Educación bonaerense.

“Nos manifestamos en este punto a pesar de ser de diferentes distritos porque todos buscamos ser escuchados. Queremos que los políticos oigan nuestras demandas”, contó a AUNO Florencia González, una estudiante del Tomás Espora, también conocido como el Comercial.

El común denominador que protagonizó la protesta fue la queja por los “defectos en infraestructura” que tienen esas instituciones: ausencia de puertas y ventanas, baños sin agua, aulas inundadas en los días de lluvia, mampostería endeble, falta de calefacción e incluso, muchas veces, falta de luz debido a cortocircuitos.

Desde que se incendió en 2005, en el Tomás Espora, que se encuentra a tan sólo una cuadra de la estación de Temperley, los alumnos de la secundaria básica tienen clases en una vieja casona ubicada a unas cuadras. Este espacio, en el que antes funcionaba un geriátrico, tiene los pisos hundidos y algunas divisiones tienen clases en un garage.

Circunstancialmente, a causa de esa tragedia, en la escuela construyeron aulas que fueron denominadas “gallineros” por los alumnos, ya que están hechas de chapa y cartón. Esta salida provisoria lleva siete años.

“Estos días en los que no paró de llover perdimos muchas horas de clases. Algunos cursos entraban tarde y otros salían temprano para poder turnarse y así utilizar los pocos salones habitables”, explicó la portavoz. “De hecho, hay un curso sin salón porque se cayó la puerta con el marco y por eso los chicos están de modo permanente en la biblioteca”, resaltó.

También contó que en esa escuela no hay más cooperadora porque “los padres que antes se hacían cargo ya no lo hacen más” y como ellos eran quienes compraban los materiales de limpieza, en el establecimiento no hay herramientas para tener un espacio pulcro.

“No vamos a esperar a que le pase algo grave a alguno de los chicos”, subrayó González.

Los alumnos explicaron que si no reciben una solución “contundente” para sus reclamos, evaluarán la posibilidad de tomar los establecimientos, como última instancia. “Los directivos saben que no podemos estudiar en estas condiciones”, decían una y otra vez, mientras sostenían banderas y entonaban cantos guiados por un megáfono.

En el caso del conservatorio Julián Aguirre, no hubo clases los últimos dos días debido a que gran parte del edificio se encuentra inundado y, por este mismo motivo, no hay luz ni en aulas ni en preceptoría ni en la dirección. Esta situación tiene como agravante la caída del techo de un pasillo hace tan sólo algunas horas.

“En este caos no puedo trabajar y los chicos no pueden estudiar”, denunció Luis Lombar, un auxiliar de esa institución que adhirió a la protesta. “Este problema presupuestario no es algo aislado. Nos afecta de manera grupal y como se ha dilatado, exigimos una respuesta inmediata”, subrayó.

A inconvenientes similares se enfrenta el alumnado de la escuela media 13 de Adrogué, la media 8 de Lanús y el Normal Antonio Mentruyt de Banfield, cuyos estudiantes se manifestaron porque les hace falta calefacción, bancos, sillas y condiciones edilicias básicas para recibir a sus estudiantes.

Los manifestantes permanecieron en la avenida hasta que representantes de cada una de las escuelas fueron recibidos en la Municipalidad de Lomas de Zamora. En esa reunión, las autoridades prometieron a los alumnos la visita de un funcionario de la Secretaría de Cultura y Educación bonaerense, entidad de la que los establecimientos públicos educativos dependen.

Hasta ese entonces, los alumnos realizaron una sentada en el Comercial que en un principio, si no reciben una respuesta, duraría hasta el lunes.

MBE-AFD
AUNO-23-08-12

Página 1 de 4 siguiente  última

Universidad Nacional de Lomas de Zamora

Telesur

Agencia NAN