Wado De Pedro, una biografía de militancia y cicatrices de la dictadura

El nuevo secretario general de la Presidencia es abogado, especialista en políticas públicas y milita en La Cámpora. Sus padres fueron asesinados por la dictadura. en diciembre de 2001 fue brutalmente golpeado por la policía e internado en el Argerich.

Lomas de Zamora, febrero 26 (AUNO) – Eduardo Enrique “Wado” de Pedro, el nuevo secretario general de la Presidencia, lleva sobre sí una fervorosa militancia en la fuerza política que alumbró en 2003 y después de que explotase el proyecto neoliberal dos años antes.

Su biografía está también cruzada por una rencorosa cicatriz dejada por la última dictadura que restauró la vieja Argentina pastoril exportadora de materias primas baratas para las potencias colonialistas de turno y por los palos y culatazos que le fueron propinados por policías en los aciagos días de diciembre de 2001.

Apoderado del peronismo bonaerense, cumplirá 39 años en noviembre venidero, hasta ahora cultivó un perfil bajo en materia de medios y el año pasado, en representación del bloque del FpV, fue designado en el Consejo de la Magistratura.

El nuevo funcionario es abogado egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y hasta que fuera designado en la nueva función se desempeñaba desde 2011 como diputado nacional por el Frente para la Victoria.

Es uno de los referentes de La Cámpora junto a Andrés Larroque, Mariano Recalde, Juan Cabandié, José Ottavis y Máximo Kirchner, a quienes acompañan miles de pibes (mucho más jóvenes que ellos) diseminados en todo el país.

Su padre, Enrique, estudió derecho en la UBA, militó en la Juventud Peronista y en Montoneros, fue asesinado en abril de 1977; mientras que su madre, Lucila, fue secuestrada y desaparecida por parte de un grupo de tareas de la dictadura cuando se hallaba en su casa de Floresta.

Después de que se secuestrase a su madre, el pequeño hijo, Eduardo, fue entregado por el grupo terrorista a una familia vecina, pero después volvieron y se lo llevaron, y al cabo de un tiempo la familia de la madre lo recuperó y se lo llevó a Mercedes.

Militancia y paliza policial

La militancia de Wado de Pedro se inició en 1995 a raíz de las convocatorias que hacía la agrupación HIJOS y luego de una multitudinaria marcha realizada ese 24 de marzo al año siguiente.

Como si el rigor del destino planificado por el hombre lo tuviera a mano para golpear su cuerpo, en el contexto de la crisis de 2001, cuando estalló el proyecto neoliberal impuesto en el 55, acrecentado en el 76 y después aumentado en la etapa democrática de la mano de Carlos Menem, también fue apaleado por fuerzas de seguridad en la Plaza de Mayo.

La golpiza obligó a que se lo llevaran al hospital Argerich de la Boca, siempre custodiado por policías que lo querían sacar de allí, donde fue curado porque había sufrido traumatismos múltiples, rotura del tabique, heridas en la cabeza y el nervio ciático; y hasta tuvo que se atendido por un neurólogo.

Esos brutales hechos de diciembre de 2001, cuando cayó el gobierno del radical Fernando de la Rúa, y las elecciones del 27 de abril de 2003, cuando fuera electo Néstor Kirchner, hicieron que De Pedro comenzará a poner atención en lo que hacía la nueva administración a partir del 25 de mayo de ese año.

AUNO-26-02-15
HRC-SAM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>