“Versiones y testigos hay miles”

Lo dijo la abogada de las Madres contra el Paco, al referirse a la investigación que comenzó luego del asesinato del hijo de una de las fundadoras de la organización. El autor del crimen está prófugo. “Vamos a seguir luchando”, aseguró entre llantos la madre de la víctima.

En una emotiva caravana, alrededor de 100 personas entre vecinos y amigos se acercaron hoy al cementerio de Lomas de Zamora para darle el último adiós al hijo de Isabel Vázquez, una de las fundadoras de la organización Madres contra el Paco, que fue asesinado a balazos el martes a la noche: “Vamos a seguir luchando”, alcanzó a decir la mujer con lágrimas en el rostro a quienes se acercaron para darle el pésame.

Las miradas tristes y perdidas, los hombros caídos y el llanto de los amigos, compañeros y vecinos acompañaron a la familia Vázquez, Isabel y sus otros hijos, hasta el momento de la inhumación que se llevó a acabo alrededor del mediodía.

Algunos allegados a la familia retrataron la vida de Emanuel, que tenía un hijo de 6 años, había formado una nueva pareja y peleaba por la tenencia del niño, y recordaron, además, que era un referente dentro de la asociación que lucha contra las drogas por ser uno de los jóvenes recuperados de la adicción que ayudaba a sus compañeros en la rehabilitación.

En el mediodía lomense, la tristeza del último adiós se mezcló con la intención de desmentir versiones periodísticas que indicaban que al momento de su muerte Emanuel estuvo armado o que se encontró un ladrillo de marihuana cerca de su cuerpo, como publicaron algunos matutinos porteños.

En ese sentido, la abogada de la familia y de la organización social, Claudia Perugino, aseguró a AUNO que “es imposible que Emanuel estuviese armado; estaba recuperado de su adicción, era un chico que tenía como prioridad trabajar para comprarse una casa y tiraba siempre para adelante”.

La angustia y el dolor desbordaron cuando la caravana fúnebre se detuvo y los amigos de Emanuel debieron trasladarlo hasta el lugar donde se realizó el responso.

Bajo ese clima y en medio de fuertes llantos y gritos, un pastor evangelista remarcó que “no hay que quedarse con sentimientos de odio sino de justicia porque el odio lleva a la venganza”, y llamó así a que todos los presentes alberguen un “sentimiento de justicia” por el asesinato ocurrido el martes último a la noche, en Villa Lamadrid.

La sucesión de los hechos en aquella velada trágica no es del todo clara porque aún no se conocen las declaraciones que tomó la Policía Bonaerense y los miembros de la Unidad Funcional de Investigación (UFI), durante las primeras horas de la etapa de instrucción.

La abogada de la familia intentó reamar la secuencia a partir de cuando Emanuel se preparaba para volver a su casa y un amigo lo acompañaba hasta la esquina donde “se quedaron charlando con unos chicos y surgió un problema con ellos”.

Perugino describió el sitio donde Emanuel recibió los disparos y se refirió a los supuestos agresores: “Era un lugar inaccesible. Allá se juntaban a fumar unos pibes muy complicados. Era famoso ese puentecito porque para pasar los pibes esos pedían ‘peaje’. Había varias denuncias hechas por este tema. Es más, una vez al hermano (de Emanuel) le habían roto el vidrio del auto”.

Luego, el amigo de Vázquez (cuyo nombre no trascendió), junto a la hermana del joven, que vive a una cuadra de allí, lo subió a su camioneta y se dirigió hacia el hospital Alende, de Ingeniero Budge, donde falleció.

Por su parte, Isabel Vázquez, que se encontraba en Villa Gesell junto a chicos que están atravesando el proceso de recuperación de adicciones y se encontraban trabajando en la ciudad balnearia por medio de la agrupación Madres contra el Paco, regresó al conurbano ni bien le comentaron lo sucedido.

La tristeza y el dolor de esa noche continuaron hoy visibles en los allegados del joven de 27 años fallecido que acompañaron el cuerpo hasta el cementerio municipal de Lomas de Zamora.

Durante el cortejo, el pastor que ofició el responso también reflexionó sobre el armado de una “sociedad mejor” para que “las compañeras no sigan enterrando compañeros” y pidió que la muerte no sea en vano.

Minutos más tarde, la familia Vázquez despidió por última vez a Emanuel como un militante “presente, presente, ahora y siempre”.

“Sabemos a lo que nos exponemos todos los días, pero uno lucha para que los chicos puedan salir de esta problemática (de las adicciones) y que puedan tener un proyecto de vida”, reflexionó Marta Gómez, una de las tantas integrantes del Movimiento Madres en Lucha que acompañó a Isabel.

Entre las Madres, la maternidad se “socializa” y en ese momento también la muerte: “Que le maten el hijo a una compañera que viene luchando a brazo partido para que los chicos puedan tener un proyecto de vida, la verdad que es un bajón muy grande para todas” y “una gran pérdida”, agregó.

Desde el Movimiento Madres en Lucha adelantaron que todas las madres del Conurbano y de la Ciudad de Buenos Aires se reunirán para plantear las actitudes a tomar.

La investigación recién comienza y la causa, que fue presentada en la UFI 6 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, y se encuentra a cargo de Fabiola Juanatey, estará desde mañana a disposición de la familia, que se presentará como particular damnificado para poder acceder a ella.

Hasta el cierre de esta edición, el autor del crimen estaba prófugo. Mientras tanto, los allegados a Emanuel desconocen las declaraciones que puedan haber hecho los testigos: “Versiones, y testigos, hay mil pero hay que ver que declaran finalmente”, reconoció Perugino.

SAM-PER-AFD
AUNO-26-02-09
locales@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>