Una marcha que exigió “juicio y castigo a todos los culpables”

Miles de independientes y militantes de diferentes organizaciones políticas y sociales marcharon hasta la Plaza de Mayo para pedir justicia por crimen del joven integrante del PO que murió durante una movilización de trabajadores del ferrocarril Roca, a manos de una patota de la Unión Ferroviaria.

Lomas de Zamora, octubre 20 (AUNO).- A un año del asesinato del joven de 23 que militaba en las filas del Partido Obrero (PO), Mariano Ferreyra, diversas organizaciones sociales y políticas marcharon desde el Congreso de la Nación hasta la Plaza de Mayo para pedir “juicio y castigo a todos los culpables” de ese crimen.

La fila avanzaba a gran paso por Avenida de Mayo. El cartel que encabezó la marcha rezaba: “Mariano Ferreyra presente. Juicio y castigo a todos los culpables”, al tiempo que las banderas del PO, el Frente de Izquierda, el Polo Obrero y Libres del Sur, entre otras, flameaban detrás de ellos.

“Se va a acabar, se va a acabar la burocracia sindical” era, entre otros, el canto que entonaban los jóvenes. Cuando la columna se detenía, los fotógrafos de diferentes medios se asomaban para poder captar algún momento justo. Otros, un poco más audaces, se subían a postes y a puestos de revistas ya cerrados para tener una mejor visión de toda la gente que, a medida que se iba haciendo más tarde, se sumaba a la marcha.

Aturdido por el ruido, Jorge Altamira declaró a AUNO que “las patotas sindicales todavía están, pero la conciencia política de que existen, del rol que juegan y de a quiénes sirven, nos ayuda a nosotros a organizar nuevos contingentes obreros y reforzar un sindicalismo diferente para terminar con la burocracia sindical”.

Asimismo, Altamira interpretó el mensaje que la CGT emitió sobre José Pedraza, ex titular de la Ugofe y detenido por el crimen de Mariano Ferreyra: “Ellos dicen que es un detenido político. Con eso quieren decir que van a luchar para que no lo condenen. Están mandando un mensaje disfrazado, pero totalmente claro”.

A su izquierda, Myriam Bregman caminaba mirando hacia la Torre de la Plaza de Mayo. Para ella, la marcha demuestra “la enorme repercusión” que tuvo el asesinato de Mariano Ferreyra. A su juicio, el hecho de que Pedraza haya sido detenido junto con algunos de los responsables de la “patota” también es una demostración de que se logró “dar una respuesta contundente” a las movilizaciones en demanda de “justicia. “Este es el camino que tenemos que seguir si es que queremos que el 20 de febrero, cuando comience el juicio oral, Pedraza vaya a cárcel común y se continúen las investigaciones en relación a todos los responsables”.

Pero también, según Bregman, hay “otra línea de investigación” que se debe seguir, y es la de los policías acusados de haber liberado la zona para facilitar el ataque de la “patota”. “La policía permitió no sólo que el delito se cometiera sino que la ‘patota’ se escapara del lugar, entonces eso directamente la involucra. Hay que investigar toda la cadena de responsabilidades policiales. Dejaron que la patota se escape tratando de procurar la impunidad.”

Luego de las sucesivas paradas, los manifestantes llegaron a la Plaza de Mayo. Desde arriba de un escenario improvisado, una mujer de las agrupaciones de izquierda presentes gritaba “¡Mariano Ferreyra presente! ¡Ahora y Siempre!”, seguido de aplausos y ovaciones de los que estaban detrás.

El acto comenzó a las 19:30. Arriba del escenario, otra mujer del PO comenzó leyendo una carta de Rocío Belén Ferreyra, prima de Mariano. “Hoy jueves, a una semana de cumplir mis 21 años, sé que no está más en persona, pero sí en nuestros recuerdos. Hoy no puedo estar presente pero exijo que los asesinos, desde Pedraza hasta la policía se pudran en la cárcel, porque lo que nos hicieron fue quitarnos a alguien muy importante, a Marianito”.

Otra carta estaba firmada por la madre del joven asesinado, Beatriz Rial. Sus palabras expresaban el dolor de la pérdida de su hijo y el deseo de que se haga justicia por su muerte. “Podría redactar un escrito que llegara a las venas de los deshumanizados que se benefician por esto. Pero sólo queda actuar, comprometerse, sentir, ser humanos. Y Marianito actuó, se comprometió, sintió y, sobretodo, era humano. Cada volante que repartía era acompañado por un pedacito de él. Por su convicción, de esas ganas de tirar para adelante”.

A medida que leía, los ojos de la locutora se tornaban más y más vidriosos, casi al borde del llanto. Detrás de ella, sus compañeros de las agrupaciones de izquierda escuchaban en silencio. Al terminar, el ruido de los aplausos invadió el aire. Acto seguido, se leyó un documento que las organizaciones consensuaron para la movilización.

“Juicio y castigo a todos los culpables”, rezaba la primera línea. “En un país, donde la mayoría de los crímenes contra el pueblo quedan impunes, la inmensa movilización popular logró encarcelar a José Pedraza y a la patota que perpetró el asesinato. Lo que hemos logrado por Mariano sólo puede ser un aliciente para llegar hasta el final en la cadena de responsabilidades por este crimen político”, culminó.

Los tambores habían cesado y todos escuchaban en silencio. Un referente del PTS se acercó al micrófono para exclamar con todo su aliento “¡Ferreyra presente!” a una multitud que súbitamente se encendió y contestó: “¡Ahora y siempre!”.

MP-AFD
AUNO-21-10-11

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>