Se proyectó un film sobre Agustín el “Gringo” Tosco

Fue en la sede de la CTA. La obra de Adrián Jaime relata en 67 minutos los sucesos previos al cordobazo, ocurrido el 29 de mayo de 1969, en los que el sindicalista Agustín Tosco fue uno de los principales actores de aquel suceso que puso fin a la dictadura de Onganía.

Imágenes en blanco y negro, voces en off, material de archivo y testimonios de compañeros reconstruyen en un film la vida del dirigente del Sindicato de Luz y Fuerza Agustín ‘El gringo’ Tosco, uno de los principales actores del Cordobazo.

El film “Tosco, Grito de Piedra” se proyectó ayer en la sede de Lomas de Zamora de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) en el contexto de un cine debate para conmemorar el Cordobazo, una protesta popular de obreros, estudiantes y vecinos que puso fin a la dictadura del general Juan Carlos Onganía.

La obra de Adrián Jaime relata en 67 minutos el pensamiento de Agustín Tosco, los sucesos previos a la rebelión popular ocurrida el 29 de mayo de 1969 en la ciudad de Córdoba y la situación sociopolítica de esa época.

Uno de los elementos que se remarcan en los testimonios es la figura de Tosco como el “más fiel representante de la unidad obrero-estudiantil”. En ese sentido, el secretario general de la CTA local, Fabián Pennini, señaló que ‘El gringo’ “permanentemente marcaba la unidad de la lucha”.

Por otra parte, el documental realiza una fuerte crítica a la conducción de la Confederación General del Trabajo en manos de dirigentes sindicales tradicionales del peronismo, frente a la humildad y el trabajo de la figura de Tosco, que una vez manifestó: “Para ser dirigente, primero hay que ser obrero”.

En esa línea, el presidente de la Asociación de Profesionales de la Salud de Lomas de Zamora, Pablo Torres, remarcó que Tosco “fue producto de una época, posible por el nivel de participación política” que influyó para que emerja.

La proyección propició un enriquecedor debate, en el que se coincidió que en la actualidad la sociedad es “más reacia” a participar en la vida sindical o política y también resaltaron la humildad de ese movimiento obrero como un “ejemplo de militancia y lucha”.

Luego del Cordobazo, Tosco fue condenado a ocho años de prisión, pero recuperó la libertad a los diecisiete meses, regresó a Córdoba y manifestó que no se aliaría con la CGT alineada con el peronismo ortodoxo.

Con la victoria peronista en 1973, comienza a ser perseguido y un año después al ser intervenido el Sindicato de Luz y Fuerza pasó a la clandestinidad hasta que murió a raíz de una enfermedad en 1975.

En el film, una trabajadora es la encargada de relatar cómo recibieron la noticia de la muerte, el entierro, la represión, pero sobre todo la incertidumbre acerca de la continuidad del movimiento sin ‘El Gringo’.

AUNO 06-06-09
SAM-HRC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>