La dictadura a través de los diarios

La mayoría de los medios gráficos cumplió un rol importante en el impulso de las medidas políticas y económicas durante este período. Un recorrido histórico para entender por qué los diarios fueron una poderosa herramienta de ocultamiento y desinformación.

Melanie Berardi y Paula Costanzo

Lomas de Zamora, marzo 22 (AUNO).-En la madrugada del 24 de marzo de 1976 comenzó una de las etapas más cruentas de la historia del país de la mano de las Fuerzas Armadas. Para llevar adelante su “Proceso de Reorganización Nacional”, la dictadura contó con el apoyo de distintos sectores, entre ellos los medios masivos de comunicación.

Diarios de la época abordaron los crímenes de la dictadura como hechos policiales para fortalecer un sentimiento de miedo hacia un enemigo en común, violento, que podría estar dentro de cualquier hogar: “los subversivos”, “los terroristas”, “los extremistas”.

También se mostraron poco críticos ante la realidad socioeconómica y exaltaron la figura de los militares que, según consideraron, tenían una actitud “amena y moderada”, y sus principales objetivos eran el “establecimiento del orden” y la “conservación de la familia”.

Otro aspecto del tratamiento mediático fue la desinformación: los diarios introdujeron acontecimientos nacionales e internacionales de gran envergadura en la agenda de la opinión pública y a su vez, acallaron las voces de reclamo por la detención ilegal y la desaparición sistemática de personas.

La construcción de la memoria nos lleva a ojear los diarios, como una puerta para comprender el rol de uno de los cómplices civiles de este sangriento proceso: los medios gráficos masivos.

AUNO-22-3-18
MB-PC-AFG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>