Reclaman patrullajes por presuntos incendios intencionales en pastizales de la Laguna de Rocha

Vecinos descubrieron nuevas zonas incendiadas en la reserva. Creen que fueron “intencionales”, con el fin de desbastar la zona para instalar una planta purificadora o una cadena hotelera. El lugar fue un asentamiento de pueblos originarios. Miembros del INAI no descartan acciones diplomáticas en organismos internacionales de Derechos Humanos.

Los vecinos de la reserva histórica de la Laguna de Rocha, en Esteban Echeverría, denunciaron nuevos incendios en la zona que calificaron de “intencionales”, frente a lo cual reclamarán soluciones al Ejecutivo municipal durante una reunión prevista para el próximo viernes con el intendente Fernando Gray.

La zona dañada no puede verse desde afuera de la reserva, pero una vez adentro se divisa que abarca el área de los humedales, desde el borde sur del espejo de agua, hasta la laguna propiamente dicha, según los vecinos descubrieron el viernes pasado.

Gabriela Yerás, una vecina autoconvocada, denunció que el fuego fue “claramente” intencional porque se provocó en una zona húmeda por lo que se tuvo que haber utilizado combustibles que, además de afectar a la flora y a la fauna de la reserva, pudo haber contaminado el agua.

Aunque la zona fue declarada como “reserva histórica”, porque fue ámbito de asentamiento del pueblo querandí, las autoridades municipales y las ambientales del gobierno provincial “no responden como deberían” al cuidado de ésta área de alta diversidad, sentenció Yerás.

El reclamo de los vecinos se concentra, en el corto plazo, en el funcionamiento de un “patrullaje contra incendios” para evitar que esta clase de situaciones afecte las características de la “única tierra virgen que queda en Esteban Echeverría”, y ésa es la respuesta que esperan de la reunión prevista con miembros de la Intendencia el próximo viernes.

“La Laguna de Rocha ya está reconocida como reserva histórica, no puede haber marcha atrás en eso. Por lo tanto, los incendios sólo hacen daño al ecosistema porque además de conservar la biodiversidad las plantas acuáticas son un filtro natural que purifica los metales pesados y los desechos cloacales que llegan al espejo de agua”, argumentó la vecina, una de las voceras de los habitantes de la zona.

Con este nuevo foco de incendio fueron afectadas especies como totoras y juncos, anfibios, reptiles como el lagarto overo y aves como los pájaros tejedores que construyen sus nidos entre hojas de los juncales, según testificaron.

LOS ARGUMENTOS HISTÓRICOS
El Instituto Argentino de Asuntos Indígenas (INAI) expresó su preocupación frente a los atentados contra el ámbito de la laguna porque ese “fue un lugar sagrado” de uno de los pueblos originarios que habitó la zona.

Wenceslao Villanueva, descendiente del pueblo Aymará y miembro del INAI, consideró que el arrojo de desechos y la posible instalación de una planta purificadora en el lugar es parte del “pensamiento blanco y violento”.

El INAI tomará ingerencia en el conflicto pero, más allá de la participación institucional, las comunidades se reunirán en una asamblea para definir cómo dirigirse frente a esta problemática, en tanto que los “consejos de ancianos de todo el país ya realizan ceremonias para contrarrestar el mal”, añadió Villanueva.

Según comentó a AUNO, la información acerca de esos incendios ya tomó trascendencia internacional porque fue difundido por la jefa espiritual Karol Petersen, en Estados Unidos, y los consejos aborígenes de la Unión Europea, que no descartan tomar cartas en el asunto mediante una acción diplomática frente a los organismos transnacionales de Derechos Humanos.

Dora Álvarez, otra de las vecinas del barrio San Sebastián, cercano a la reserva, manifestó que los incendios “se producen para eliminar” las especies del lugar y utilizar la zona para “instalar una cadena hotelera que aloje a los pasajeros que llegan del Aeropuerto Internacional de Ezeiza”.

Según describió Álvarez, una aficionada a la historia local, se estima que la laguna fue la zona por donde los conquistadores españoles ingresaron a lo que hoy es provincia de Buenos Aires, ya que es un curso de agua que desemboca en el Río Matanza por el que ellos navegaron.

“En la hoja de ruta de los españoles se encontraron dibujos que corresponden, según se ha estudiado, al recorrido desde el Matanza hasta lo que es hoy el Puente Alsina”, explicó.

Por lo tanto, se considera que el área de la reserva, lindante con el partido de La Matanza, fue una “zona de diligencias” en cuyas aguas los querandíes, antes de la llegada de los europeos, sepultaban a sus muertos envueltos en cuero para que sus almas se conservasen limpias.

MNL-AFD
AUNO-21-05-08
locales@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>