“Le dijo a mi hermana que tenía una bala con el nombre de ella”

A pesar de haber recurrido a la Justicia, Teresa Acosta fue perseguida por su ex pareja, quien intentó asesinarla de un disparo dentro de una panadería. A más de dos semanas del hecho, continúa prófugo. El relato de un episodio de violencia que podría haberse evitado.

Más de dos semanas pasaron del día que más temía María Teresa Acosta y su familia. La mujer, de 42 años, sobrevivió al ataque de su ex pareja, Alfredo Falcón, quien la persiguió hasta dentro de una panadería en la localidad de Ingeniero Budge y le disparó. “Él le dijo con el arma en la mano que tenía una bala con el nombre de ella. Nos da impotencia que un tipo así siga libre”, aseguró a AUNO la hermana de Teresa, Rosa Acosta. 

Teresa tiene tres hijos y trabajaba al cuidado de adultos mayores. Minutos antes de las 20 del último sábado 16 de noviembre, la mujer salió a hacer las compras, se cruzó a su ex pareja y al verlo, entró a refugiarse en la panadería “La Poro”, en Claudio de Alas al 2100 y Recondo.

Falcón la siguió hasta dentro del local, la acorraló contra un mostrador y le disparó ante la mirada atónita de varios clientes y empleados. La bala ingresó en la zona lumbar pero nunca salió, por lo que Teresa fue operada en el Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora por una herida severa en el páncreas y daños en múltiples órganos. El hombre, de 62 años, escapó y desde momento, permanece prófugo.

“Mi hermana sigue en terapia intensiva pero mejora muy lentamente. Nos da esperanza porque responde muy bien”, contó a AUNO su hermana, Rosa. Teresa habla poco por el efecto de los calmantes que le permiten sobrellevar los dolores internos, además de la angustia y la conmoción por lo que más temía: que su ex pareja intentara matarla. “Le iba a tirar un tiro en la cabeza pero ella le corrió la mano”, aseguró la familiar.

En los últimos años, Teresa advirtió sobre la intención de Falcón. A sus amigas y familiares, les narró los episodios que sufría de violencia y maltrato verbal por parte de su ex pareja; y asentó denuncias y solicitó una perimetral, que “no la ayudó en nada”.

“Lo que ella me contó antes de que pasé esto es que él estaba loco. (Falcón) Iba hasta el colegio del nene de mi hermana a preguntar por ella y le dijo con el arma en la mano que tenía una bala con el nombre de ella”, relató.

Teresa y su familia temían lo peor a pesar de que ella “tomó cartas en el asunto desde el primer momento”, manifestó Rosa. Él quería matarla.

En búsqueda de justicia

Las imágenes de la cámara de seguridad de esa tarde dieron a conocer el hecho dos días después. La familia de Teresa encabezó concentraciones en la panadería donde ocurrió el intento de femicidio para exigir la captura de Falcón y justicia por la víctima.

“La violencia deja marcas, no verlas deja femicidios”, “Si nada dijiste, cómplice fuiste” y “Hoy es mi hermana, mañana podés ser vos” son algunas de las frases que acompañaron el reclamo de mujeres, amigxs, familiares y vecinxs de Teresa.

“Él no tenía destino fijo donde vivía porque vivía de alquileres. Es evidente que alguien de su círculo familiar lo está ayudando. Es una persona muy conocida en la zona y resulta llamativo que nadie diga nada. Nos da impotencia que un tipo así ande libre. Está loco”, señaló Rosa.

En ese sentido, agregó: “Mi familia jamás iba a permitir que él ni le levante la voz. Hoy estamos preocupados porque ella salga adelante. A él lo dejo en manos de la Justicia, tengo fe en que no falta mucho para que lo agarren”.

El caso, caratulado como tentativa de homicidio con violencia de género, está a cargo de la UFI Nº 2 de Lomas de Zamora con el fiscal Claudio Barrionuevo.

AUNO-03-12-19
MB-SAM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>