La situación judicial

“Máximo Paz en riesgo ambiental”

Cuando la planta química inició los trámites para radicarse en el polo industrial de Máximo Paz Oeste, una agrupación de vecinos se organizó con el objetivo de denunciar los potenciales problemas ambientales que les ocasionaría una fábrica “que ya tenía antecedentes de contaminación” en la localidad de Luis Guillón.

El 10 de mayo de 2004, Ramona Goméz le envió una carta al intendente de Cañuelas, Héctor Rivarola, solicitándole que “no permita la instalación de la firma en la localidad”. En el mismo texto le recordó que “anteriormente existía una fábrica química en el mismo sector que había producido la contaminación del agua y enfermedades respiratorias en gran parte de la población”.

El 3 de noviembre de ese año, Forquera envió sus sugerencias contra la empresa a Política Ambiental bonaerense, entre las que deslizó “la ineptitud de las autoridades municipales para tratar el tema”.

El sector industrial ubicado en Máximo Paz Oeste es el único dentro del partido de Cañuelas que tiene autorización para la instalación fábricas de “Categoría 3” mediante la ley 11.459 que las clasifica como “Industrias de mayor complejidad ambiental”. Es decir “que son potencialmente peligrosas”, definió Forquera, quien en su informe destacó algunas “deficiencias” de la firma, como que “el sistema de cámaras sépticas y pozos negros no es viable porque no preservan a las napas de contaminación cero”.

Para revertir la situación, los vecinos enviaron un petitorio al Juzgado Criminal y Correccional N°1 de Lomas de Zamora junto con 70 firmas para pedirle “intervención directa” en el asunto. El 19 de diciembre de 2005, el Poder Ejecutivo de la provincia de Buenos Aires le otorgó a Azyga Chemist SRL el certificado de aptitud ambiental para su establecimiento industrial dedicado a fabricación y venta de productos químicos derivados del azufre con domicilio en la calle Bélgica 601 de la localidad de Máximo Paz, según consta en la documentación que acercaron las fuentes.

Para buscar una solución favorable para todas las partes, el 7 de junio de 2006 se realizó una reunión entre autoridades municipales, algunos vecinos y René Bernard, dueño de la empresa Azyga Chemist SRL, quien no respondió a la requisitoria de AUNO. Allí se firmó un convenio “de sustentabilidad ambiental” en el que la empresa se comprometió a cumplir con diez cláusulas: autorizar a la comisión de vecinos y profesionales para tomar muestras de freatímetros, efluentes líquidos y gaseosos, y realizar por cuadruplicado el resultado de las muestras para entregar una copia a la empresa, la Comisión de Vecinos, la Dirección de Medio Ambiente del Municipio y la Comisión de Medio Ambiente del Concejo Deliberante. Sin embargo, los miembros de la comisión vecinal afirman que “el convenio nunca se respetó”.

La última acción judicial de los vecinos fue el pasado 12 de julio, cuando mediante un comunicado le exigieron a la Fiscalía Federal N°1 de Lomas de Zamora que “no archive la causa y que proceda contra las empresas que contaminan el Arroyo Cañuelas, que es un afluente del Matanza y del Riachuelo, al que actualmente el Gobierno nacional está limpiando”.

AAF-AFD
AUNO-10-08-07
locales@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>