La novela de Erviti todavía no terminó

Cuando parecía que la llegada del jugador a Boca le ponía punto final al culebrón, miembros de la oposición del club del Sur del GBA afirman que la transacción no es como se dio a conocer y que “hay dos juveniles involucrados”. Eduardo Spinosa, líder de la Unión Banfileña, dio detalles sobre la denuncia. Consultado por AUNO, el presidente de la entidad, Carlos Portell, lo negó, pero se resiste a mostrar el contrato.

Mariano Verrina

Lomas de Zamora, febrero 10 (AUNO).- El último capítulo se emitió desde los estudios de la Bombonera. El presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, le estrechó la mano y le entregó la camiseta del club de La Ribera. Walter Erviti finalizaba así su guión en el culebrón que pudo verse a cualquier día, en cualquier horario y en cualquier canal. El detrás de escena es el asunto. Y ahí parece que todavía quedan esquirlas que ni las cámaras ni los micrófonos captaron. “La venta de Erviti no es como se le dijo al socio. Hay juveniles involucrados”, destapa Eduardo Spinosa, líder de la Unión Banfileña, sector opositor que estuvo a un puñado de votos de vencer a Carlos Portell en las elecciones de 2008, y que en la actualidad integra la Comisión Directiva del club en representación de la minoría.

“No nos dieron ninguna explicación. Es más nos dijeron un miércoles que Erviti no se vendía y a los dos días aceptaron la negociación”, recuerda Spinosa y remarca que se fueron enterando “por atrás” de los detalles de la operación. “No son ciertos los valores que se informaron. Para llegar al monto que dicen que Boca desembolsó por Walter, unos 3 millones de dólares, se hizo un contrato que involucra a dos de nuestros juveniles”.

En un mano a mano con AUNO, el dirigente opositor profundiza: “Se niegan a mostrarnos el contrato, lo pedimos pero no nos lo quieren dar. Sabemos que Boca pagó dos millones de dólares por el pase de Erviti, de los cuales ya se abonaron 800 mil, y el resto se hará en cuotas hasta marzo de 2012. Lo que falta, un millón más, se consiguió mediante un pago a cuenta de dos de nuestras promesas juveniles que hicieron la pretemporada con el plantel profesional y tuvieron un gran rendimiento”.

Los jugadores en cuestión son Hernán Pereyra y Gerardo Maciel, ambos categoría 1990, que estuvieron en Mar del Plata bajo las órdenes del entrenador Sebastián Méndez. Según trascendió, en primera instancia, Boca estaba interesado en Gustavo Toledo y Favio Segovia, dos defensores que ya tienen rodaje en Primera, pero ante la negativa de los dirigentes de Banfield, surgieron estos dos nombres como alternativa.

Pereyra es mediocampista izquierdo y jugó 13 minutos en el último partido del Apertura 2010, frente a San Lorenzo. Lo representa Eduardo Gamarnik, líder de la empresa New Player, firma a la que pertenece Guillermo Morigi —que suele desfilar por los pasillos del Florencio Sola y que estuvo en la pretemporada de Banfield— y se desempeña como encargado del fútbol profesional e internacional.

Gamarnik, que tiene un palco en el estadio de Banfield, es un apellido relacionado desde hace años a las negociaciones del Taladro. Emiliano Armenteros, Jerónimo Barrales, Darío Cvitanich, Diego Galeano, Maximiliano Laso, Javier Marchant, Gabriel Paletta, Emannuel Pio y Luis Solignac, son algunos de los jugadores que representa y que pasaron o todavía actúan en Banfield. También es representante de Sebastián Méndez, el actual entrenador.

Maciel, el otro juvenil involucrado en el pase de Walter Erviti a Boca, es mediocampista derecho y todavía no debutó en Primera. Llegó a Banfield hace dos años, cuando quedó libre de… Boca. Lo representa Dodici Corporation, la empresa fundada por Marcelo Simonian, que también maneja entre otros a Julio Barraza, Nicolás Bertolo, Mathías Cardaccio, Jesús Dátolo, Marcos Galarza, Cristian Maidana, Federico Nieto, James Rodríguez y Federico Sardella, todos relacionados al verde y blanco. Y tiene entre sus filas a varios juveniles del Taladro: Martín Barrionuevo, Lautaro Bugatto, Diego Ferreyra, Diego Molina, Bruno Rodríguez, Marcelo Tinari y Gonzalo Turri.

“Si Boca pone tres millones de dólares más antes de junio de 2012, se queda con los dos jugadores”, resume Eduardo Spinosa, aunque aclara: “Por experiencia propia los números de un contrato pueden variar”. Y retruca: “Estamos averiguando si poniendo un millón más, Boca puede estar en condiciones de elegir a qué juvenil incorpora”.

“Pregúntele a la oposición”
-¿Cuál es la campana del oficialismo ante la acusación? AUNO tuvo un breve y ríspido diálogo con el presidente del club, Carlos Portell, que demostró no tener muchas ganas de hablar del tema.

-¿Es cierto que hay juveniles involucrados en la venta de Erviti, como aseguran desde la oposición?
-Pregúntenle a la oposición.

-Ellos dicen que sí, pero…
-Y, bueno, entonces sí… ¡Pero por favor! ¡Erviti se vendió en tres millones de dólares limpios!

-¿Cómo será el pago?
-Un millón ochocientos mil al contado, ahora. Y cinco documentos de 250 mil que se terminan de cobrar en cuotas en marzo del año que viene.

-¿No cree que es mejor para el socio escuchar su versión o directamente mostrar el contrato?
-No, yo no tengo que mostrar nada.

-¿Quedó conforme con la negociación?
-La negociación se hizo porque el jugador se quería ir, pero, como negociación, fue excelente. No hay ningún dirigente que no me felicite por eso.

-De paso, ¿cómo se resolvió la salida de Julio Falcioni? ¿Hubo resarcimiento por tener un contrato vigente?
-Pregúntenle a Falcioni que ustedes tienen trato.

-El que recibiría el dinero es Banfield, Carlos…
-No, no hubo resarcimiento, no hubo nada. Y listo.

AUNO-10-02-11
MV-LDC-MFV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>