La fuerza es el derecho de las bestias

Se trata de un libro que escribe cuando está exiliado en Paraguay y después en Panamá. Hay materiales que son de octubre del 55 y escritos posteriores a esa fecha. Sale así al cruce de las depravaciones de la fusiladora de Aramburu y Rojas. Fabro realizó una nueva edición de esa obra casi olvidada y de gran actualidad.

Horacio Raúl Campos

Lomas de Zamora, junio 25 (AUNO) – “Ellos necesitan explicar una revolución injustificable (destacado del autor). Como no encuentran en los actos de gobierno nada que pueda darle pie ni siquiera a sus falsedades, se han dedicado a denigrar a nuestros hombres mediante la calumnia personal”, escribe Perón en La fuerza es el derecho de las bestias.

Como se lee, ese proceder propagandístico generó una penumbrosa tradición que llega hasta la actualidad. El contexto de la escritura es el de los meses posteriores al golpe del 55. Perón después escribe otro libro: Los vendepatria. Historia de una traición, casi olvidado en los albores del s. XXI.

Escribe en la introducción de La fuerza…: “Una escandalosa campaña publicitaria de calumnias y de injurias ha sido lanzada para destruir nuestro prestigio y vulnerar nuestro predicamento en las masas populares”.

“Allí es donde comprobamos hasta dónde pueden descender los hombres cuando la pasión ciega su razón, el impulso anula su reflexión y la palabra llega a adelantarse al pensamiento. Todo es ataque personal, preferentemente íntimo”, advierte.

Aclara que “se investiga para la publicidad. No se han ocupado de nada que presupongan las anunciadas irregularidades administrativas. Todo se ha reducido a asaltar y saquear nuestras casas, y mencionar lo que poseemos sin interesarles si es bien o mal habido”.

“Su afán de substraer toda investigación a la justicia demuestra el fin perseguido. Ellos saben que substraer un juicio de sus jueces naturales es un vicio de insanable nulidad por disposición constitucional. ¿Qué persiguen entonces con esas investigaciones inconstitucionales?, simplemente difamar, calumniar, destruir”, enfatizó Perón desde el exilio.

Historia de un libro

El título está tomado de las famosas frases de Cicerón y se halla también en El Príncipe de Maquiavelo. No es raro, porque Perón conocía al detalle las obras de historiadores y filósofos clásicos.

En las ediciones de ese libro, como esta última, se incluye el famoso reportaje que Perón concede el 5 de octubre de 1955 al corresponsal en Paraguay de la agencia yanqui United Press.

Se trata de las primeras declaraciones públicas después del golpe “oligárquico clerical”. (La caracterización es de Perón).

La primera edición de La Fuerza es el derecho de las bestias correspondió a los talleres gráficos La Milla, de Lima, Perú, que fueron los responsables de la publicación, en marzo de 1956.

“Esta edición fue modificada por el mismo autor, primero, con el agregado de un nuevo capítulo y más adelante, con algunos cambios que el general Perón introdujo durante su exilio en España”, se explica en la página del Instituto Nacional Juan Domingo Perón .

Hay noticias sobre la circulación en Chile en ediciones deficientes y de hojas mimeografiadas clandestinas durante la resistencia peronista a la fusiladora. En 1956, se hizo una edición en Madrid.

Después, en Montevideo, la Editorial Cicerón lanzó una edición en 1958. El lanzamiento que realiza la editorial argentina Arturo Peña Lillo, a partir de mayo de 1958, hizo que el libro se convirtiese en un éxito masivo.

Bibliografía

Juan Domingo Perón, La fuerza es el derecho de las bestias, Buenos Aires, Ediciones Fabro, 2013. El autor terminó de escribir este libro en 1956, en Panamá.

AUNO 25-06-16
HRC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>