Coronavirus: el drama de los artistas teatrales

La actividad será de las últimas en volver. Las medidas del Estado, por el momento, resultan insuficientes para cubrir las necesidades de los gestores de espacios y los trabajadores al sur del Conurbano.

Lomas de Zamora, abril 27 (AUNO).- En medio de la pandemia uno de los rubros más afectados en el mundo cultural es el de las artes escénicas, por la obviedad de que necesita esencial y constantemente del aquí y ahora. Después del 20 de marzo todas las salas teatrales cerraron. Un censo de la Asociación de Profesionales de la Dirección Escénica (APDEA), que abarcó 564 obras a nivel nacional, registró 239 funciones suspendidas, 285 estrenos no concretados y 40 giras pospuestas o canceladas.

De esos espectáculos, 387 pertenecen a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 110 a la provincia y 61 se encuentran distribuidas en las regiones del Litoral, Norte, Cuyo, Centro y Patagonia. “Lxs artistas afectadxs, de acuerdo al censo, llegan a 1914”, precisa APDEA. Pero en rigor son muchos más ya que no todos trabajan en las obras censadas.

RECLAMOS Y MEDIDAS

El 16 de marzo, actores y actrices se dirigieron a la Asociación Argentina de Actores (AAA) con una carta para solicitarle la implementación de tarjetas alimentarias y que “a mediano y largo plazo se avance en la concreción de un seguro de desempleo”. “Quedamos sin respuesta la mayoría de los actores y actrices independientes del país, que somos cerca de 20 mil y no tenemos ningún tipo de ingreso ni subsidio. Muchos ni siquiera somos monotributistas”, advirtió la actriz de Avellaneda María Rosa Fraga.

Hubo otra carta, un día después, en la que profesionales de las artes escénicas y trabajadores de otras ramas de la cultura elevaron un reclamo a las autoridades –nacionales, provinciales, municipales-, pero las respuestas y soluciones no han logrado paliar la situación. En el escrito expresaron que en el contexto de la pandemia y la cuarentena los y las artistas constituyen “uno de los rubros más perjudicados” y enfatizaron en la necesidad urgente de que “se instrumenten las medidas necesarias para proteger a la comunidad artístico-cultural autogestiva”.

Si bien el Gobierno tomó una serie de medidas, abarcaron principalmente a proyectos ya vigentes o salas ubicadas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Inicialmente, el 21 de marzo, el Ministerio de Cultura anunció refuerzos para emprendimientos comunitarios a través del programa “Puntos de Cultura” y también fondos de emergencias para centros culturales.

Además, la aceleración de plazos de pago de becas y otras percepciones y la contratación de artistas que produzcan contenidos desde sus casas para su difusión en los canales oficiales. Específicamente en lo que respecta al área del teatro se dispuso una partida de 100 millones de pesos para salas, obras y festivales a cargo del Instituto Nacional del Teatro (INT), con el nombre de Plan Podestá. Muchas salas no inscriptas en el Instituto no se vieron incluidas. Para acceder a beneficios otorgados por la institución es fundamental cumplir con algunos requisitos y realizar trámites de inscripción.  

Más recientemente, el 13 de abril hubo un nuevo anuncio de 30 millones de pesos mediante un fondo denominado “Desarrollar” para espacios culturales en situación de emergencia. La convocatoria para acceder al beneficio comenzó el 12 de abril, se extenderá desde esa fecha por 30 días y está dirigida espacios que no superen la capacidad de 300 personas.

LA SITUACIÓN DE ZONA SUR

Las Nobles logró acceder a la ayuda estatal del Plan Podestá.

¿Qué pasa con los teatros del conurbano sur y con sus artistas en este contexto? Los teatros Horizonte (Lomas de Zamora), El Galpón de Diablomundo y Teatro de Las Nobles Bestias (ambos en Temperley) se encuentran atravesando una situación económica muy complicada. Aunque los referentes de Las Nobles aseguran que cuentan con dinero ahorrado ya que iban a renovar el alquiler este año, y se vieron favorecidos con la prorrogación de la vigencia de los contratos.

Como ocurre en todo el país, los tres espacios, de trayectoria y relevancia en la región, se encuentran cerrados desde el 20 de marzo al decretarse el aislamiento social, preventivo y obligatorio, y no tienen ningún tipo de ingreso. Únicamente en Diablomundo hay un taller que continúa en pie, de manera virtual, de “Narrativa de cuento, relato y novela”, a cargo del gestor del espacio, Enrique Pagella, también actor. Nobles Bestias no había comenzado a dictar talleres y tampoco los realiza de manera virtual. Mientras que en Horizonte cuentan con los pagos de los y las alumnas de marzo de teatro y yoga.

“La verdad es que estamos atravesando un momento muy difícil”, expresó la tesorera que forma parte de la comisión directiva de Horizonte, Noelia Muñoz. En tanto, Pagella profundizó sobre el momento del Galpón en diálogo con AUNO: “Terminamos las reformas que hicimos para agrandar el espacio, íbamos a inaugurarlo el sábado 27 de marzo pero vino la cuarentena. Nos gastamos todo ese dinero y nos quedamos sin un peso”, agregó. Mientras que una de las gestoras de Las Nobles, Camila Arecha, contó que la situación los “agarra bien parados” al contar con plata ahorrada.

Los dos teatros de Temperley, al estar registrados en el instituto nacional, recibieron la ayuda del Plan Podestá y buscan acceder al fondo “Desarrollar”, a diferencia de Horizonte que hasta el momento no logró acceder a ninguna ayuda por no estar registrado.

Muñoz señaló que la Subsecretaría de Lomas los ha respaldado siempre económicamente pero actualmente ha “volcado” todo el dinero al área de Salud, por lo que “no hay para cultura”. Artistas independientes del partido se reunieron con el secretario de Gobierno del municipio, Martín Chorén, y con el subsecretario de Cultura, Matías Gasparrini, a quienes plantearon la problemática. Pagella analizó esta situación. “Por supuesto que la entienden, pero están atados a lo que decida el Ministerio de Cultura”, precisó el dramaturgo y actor.

LAS DIVERSAS ESTRATEGIAS

Diablomundo lanzó una iniciativa con gorra virtual.

Las maniobras y estrategias para hacer frente a la crisis son diversas. En el caso de Horizonte tomaron la decisión de enfocar en la ayuda individual de aquellos que puedan hacer una transferencia bancaria y sumar su granito de arena. “Tenemos vigente una convocatoria en redes sociales para artistas que se animen a grabar un video cantando, actuando, bailando, tocando un instrumento o leyendo poemas, para que inviten a sus seguidores a inscribirse como socios para abonar un bono contribución a voluntad”, detalló la tesorera. El objetivo es “mantener” los gastos mensuales e impuestos. En caso de no llegar a conseguir los fondos, la comisión aporta de su bolsillo.

Por otra parte, el Galpón de Diablomundo se encuentra realizando dos veces a la semana una producción audiovisual llamada “Artistas por la Salud Pública”, hecha por teatristas del conurbano, que propone que quien pueda y quiera también haga una donación “a la gorra” luego de ver el video, a través de Mercado Pago.

Las proyecciones a futuro de los gestores son bastantes parecidas: convergen en que el arte independiente es uno de los sectores que más pierde en cuarentena, aunque comprenden y acompañan el aislamiento decretado por el Gobierno. “Uno de los reclamos que estamos haciendo a nivel nacional, nucleándonos las salas de teatro independiente, es solicitar un fondo de desempleo y una prórroga o eliminación del pago de los servicios durante todo este tiempo que no podamos trabajar”, adelantó Pagella.

SER ACTRIZ EN CUARENTENA

Sin ingresos y algunos sin monotributo: la dura realidad de muchos actores y actrices, como María Rosa Fraga.

No todos los actores y actrices se ven incluidos en la serie de medidas tomadas por el Ministerio. ¿Cómo es vivir siendo actor o actriz si no se puede actuar? ¿Cómo ganar plata estando aislados?

Camila Arecha, actriz que también es parte de la comisión de Las Nobles, explicó que hay algunas personas que trabajan únicamente en el teatro por lo que no están teniendo ingresos para subsistir. Es por esto que desde el espacio se comprometieron a ayudarlos económicamente.

El panorama de María Rosa Fraga -una de las firmantes de ambas cartas elevadas al Gobierno y la AAA- es sombrío: no recibe ninguna ayuda. Además no cuenta con “ningún ingreso” y es sostén de familia. Mientras que la artista de este rubro de los pagos de Ezeiza, Vanesa Telias, optó por las clases virtuales como una salida momentánea, con el fin de generar algo de dinero.

Fraga explicó que se le están terminando sus ahorros, que “no son muchos”. Su esposo se encuentra desempleado. “Soy el único sostén de la casa”, señaló. De todas maneras celebró el trabajo que lleva adelante el Ministerio de Desarrollo Social junto a la AAA, que brinda bolsones de comida a los más perjudicados en el rubro. A su vez, Fraga, junto a otros actores y actrices, colaboran con su envío.

En tanto, Telias advirtió que su economía ahora se ajusta a comprar únicamente “lo necesario”. En marzo su bolsillo estaba mejor porque sus alumnos habían abonado el mes de taller. Pero el problema es cómo van a abonar los próximos meses y si es que continuarán tomando clases virtuales. Aseguró que, de todas maneras, comprende la economía de las familias y que quizá hoy las “prioridades sean otras”. No el arte.

Finalmente, Fraga se detuvo a pensar sobre las medidas dadas a conocer hasta la fecha y alertó que fueron “insuficientes” al haber beneficiado únicamente a un grupo “reducido”. “Estas medidas ayudaron a salas y a elencos que ya habían ganado la producción del INT, entonces no es que se benefició a actores nuevos. Está perfecto, pero son pocos los grupos que ganaron ese subsidio”, concluyó su análisis.

FUTURO INCIERTO

Todos los artistas coincidieron en que es completa la incertidumbre de cuándo el teatro podrá abrir sus puertas, tener sus butacas nuevamente ocupadas y prenderá sus luces. “Ahora en cuarentena la gente se dio cuenta que sin el arte no podemos sobrevivir”, reflexionó Muñoz.

Mientras que Pagella enfatizó en que éste va a ser un año “perdido”. “El optimismo se lo lleva el diablo de una patada”, sentenció. El teatro va a ser de lo “último” que se va a liberar, profundizó el actor. Va a haber un tiempo “importante” hasta que la gente recupere la confianza en los espacios en que se junta.

Mientras tanto el teatro tendrá que esperar. Pero, ¿qué les deparará a los laburantes de este rubro en las próximas semanas o meses?

AUNO-27-04-2020
DESP-MDY

Un comentario sobre «Coronavirus: el drama de los artistas teatrales»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>