Científicos argentinos desarrollan un equipo para detectar incendios en bosques

La empresa estatal INVAP trabaja en la creación de una central de control que registrará imágenes emitidas por dos cámaras, cuyas señales serán transmitidas mediante enlaces radiales. En septiembre comenzará a funcionar en las cercanías del cerro Otto, en San Carlos de Bariloche, y el próximo año en la vecina localidad de El Bolsón.

Por Rosalía Costantino

(AUNO*).- Investigadores argentinos elaboraron por primera vez en el país un sistema de detección de incendios compuesto por dos cámaras de video, una de ellas infrarroja, con la particularidad de que la transmisión, recepción y el control de las imágenes se realizará a través de señales radiales.

La iniciativa está a cargo de técnicos del INVAP, una empresa mixta integrada por la Comisión Nacional de Energía Atómica y la provincia de Río Negro, a pedido del Ministerio de Producción provincial. El objetivo es contar con una herramienta eficaz para la detección del fuego en las zonas boscosas, que suelen ser devastadas por incendios, muchas veces intencionales.

La instalación de este sistema estará en el edificio de Servicios de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales (Splif), un organismo dependiente de la gobernación provincial.
En tanto, las primeras cámaras estarán ubicadas en la Estación Remota, cerca de la sede del Splif, situada en las afueras de la ciudad de Bariloche, camino hacia la localidad de El Bolsón, a 8 kilómetros de la ladera Norte del cerro Otto.

Las imágenes registradas desde ese lugar se verán y manipularán en la Sala de Comando y Control, instalada en el Splif. A su vez, y como consecuencia de las geometrías y las distancias de Bariloche, se establecerá una repetidora en el cerro Otto.

El tamaño de las cámaras es muy similar a las utilizadas en los estudios televisivos. Mientras una de ellas reproducirá imágenes convencionales, la infrarroja registrará puntos calientes, por lo que puede detectar a una persona a varios kilómetros. Las dos filmadoras estarán montadas a través de un sistema que permite de movimientos de giro vertical y horizontal.

En la Argentina no existe ningún equipo de detección de incendios de alta tecnología como el que se implementará en Bariloche. Sólo hay un registro en Entre Ríos del uso de cámaras para vigilar las forestaciones, pero con un método más precario.

Entre las innovaciones que aporta este sistema se destaca la transmisión de imágenes mediante señales radiales. “Lo novedoso en este equipo es que su funcionamiento se asemeja más a una red de Internet que a una simple filmadora que saca la señal mediante un cable. Es una red en donde las cámaras son un componente más que se integra a ella”, explicó, en diálogo con AUNO, el encargado de Servicios Tecnológicos de la Gerencia de Proyectos Espaciales del INVAP, Ricardo Sagarzazu.

De todos modos, las filmadoras no serán los únicos elementos conectados en esta red. También este sistema contará con una estación metereológica que medirá los datos climáticos como temperatura, humedad y velocidad de los vientos, entre otros. Y ellos serán enviados de forma automática y mediante las señalas radiales a la sede del Splif. En ella, habrá personas que monitorearán las cámaras. Pero además podrán girarlas, darle zoom, apagarlas o encenderlas desde ese lugar, todo por control remoto.

La ventaja de los enlaces por radio –según Sagarzazu- es que se puede trasladar en cualquier momento todo el equipo de la Central de Comando a otro sitio, al igual que las filmadoras.

“Uno puede poner las cámaras en un helicóptero, estar volando y mantener el registro de las imágenes”, comentó el físico. “Este sistema fue concebido de este modo porque cuando ocurra un incendio y tengamos un avión sobrevolando la zona podremos enviar los datos desde allí, incluso podremos tener un vehículo que mande información desde el lugar del incendio hasta la Sala de Comando”, explicó.

Para el especialista, el sistema promete ser muy eficiente. “Uno de los problemas de los incendios es hacer que la gente llegue rápido al lugar, hecho que se agrava aún más en una zona donde hay montañas y casas en medio de los bosques, como ocurre en la ladera norte del
cerro Otto, y que es el lugar de mayor preocupación de Bariloche porque es donde más probabilidad de incendios hay”, señaló Sagarzazu.

A partir de este análisis, el científico sostiene que “es necesario tener una visión completa del lugar, y por eso pensamos este sistema, cuya virtud es permitirle a los profesionales llegar más rápido a los focos de incendios, más que evitar propiamente los mismos”. La clave está en la velocidad en llegar a los focos de incendio, asegura, y de ahí su eficacia.

El contrato para desarrollar este modelo fue firmado los últimos días de diciembre entre el Invap, el Splif y el Ministerio de Producción de Río Negro. La ejecución comenzó en enero, y ahora los investigadores están terminando los desarrollos. Durante los próximos tres meses se realizarán las pruebas del sistema, para que finalmente en septiembre pueda aplicarse en Bariloche, y el próximo año en el Bolsón.
AUNO 28-04-05 RC-EV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>