theme/images/banner_web300dpi.jpg
LOS TRES AÑOS DEL GOBIERNO DE MACRI

Sin visitantes, privados de fútbol y mudanzas incómodas

Fecha de publicación: 13 diciembre, 2018

El final del FPT, los visitantes siguen sin lugar y el deporte de alto rendimiento, entre los buenos resultados y las preocupaciones de los atletas.

macri.jpg


Lomas de Zamora, diciembre 13 (AUNO).- River es el nuevo campeón de la Copa Libertadores tras derrotar a Boca en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid. La final de América, increíblemente, se mudó a Europa tras la postergación del partido revancha en el Monumental, que se vio frustrado tras el violento ataque de un grupo de fanáticos del equipo local al micro que trasladaba a los jugadores de su rival.

La escena fue una muestra de lo poco que se avanzó en los últimos tres años con la política luchar contra la violencia en el fútbol y así propiciar, entre otras asignaturas pendientes, la vuelta de los visitantes a las canchas. Sobre todo después de que el presidente Mauricio Macri fuera uno de los que más insistió para que el superclásico copero se jugara con parcialidades de los dos equipos.


El último superclásico con hinchas de ambos equipos se jugó en 2013 y transcurrió sin mayores problemas. No obstante, la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) decidió que no era seguro y a partir de ese entonces determinó que los partidos de Primera División se jugaran nada más con público local salvo algunas excepciones, en general fuera de la Ciudad de Buenos Aires. En el Ascenso sucede desde antes y la decisión está más emparentada con los onerosos costos de los operativos policiales imposibles de afrontar por los clubes.

En diciembre del año pasado el presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, había prometido que después del Mundial de Rusia volverían los visitantes, pero esto no ocurrió. En ese momento, Tapia había declarado en Radio Mitre que “la iniciativa que se quería concretar era que la vuelta fuera en este semestre, pero no se pudo”.

Por otra parte, en plan de alejar a los barrabravas de las canchas y de sus inmediaciones, la AFA acaba de poner en marcha el Fan ID, un sistema de empadronamiento para que cada hincha tenga una identificación al entrar a la cancha. Se trata de un mecanismo impulsado por el Ministerio de Seguridad que se suma al programa de derecho de admisión que pesa para los líderes de las barras. Pero no es algo nuevo. En 2006, Julio Grondona había anunciado la implementación del AFA Plus, que era similar al Fan ID, pero con la diferencia de que había que pagar para tener el servicio. No obstante, después de muchas contramarchas, el proyecto fue descartado en 2015.

Privados de fútbol

El ciclo de Fútbol Para Todos (FPT) finalizó con el inicio de la Superliga Argentina en agosto del año pasado. Los derechos televisivos que tenía el programa implementado por el Gobierno nacional en 2009 fueron adquiridos por las compañías Fox y Turner, lo que desembocó en la creación del “Pack Fútbol”, que debe abonarse en forma adicional al proveedor de cable para poder ver los partidos de Primera División.

Según datos de la Secretaria de Hacienda, el Estado en la era Macri destinó 2.139 millones de pesos a FPT, de los cuales 2.011 millones fueron directamente a la AFA. Durante la campaña electoral de 2015, Macri había prometido que iba a mantener el programa, pero “sin política”. No lo cumplió. Y volvió a entregar los derechos del fútbol al mejor postor.

La flamante alianza Fox-Turner le ganó la pulseada a Mediapro y ESPN por los derechos del fútbol nacional. Se firmó un acuerdo con la AFA por cinco años, con opción a extenderse otro lustro, a través del pago de un adelanto de $ 1.200 millones y la promesa de otros $ 3200 millones por cada año de acuerdo. En la actualidad, más unos dos millones de abonados están suscriptos al servicio.

El amateurismo en la era Macri

Durante la era Macri, se disputaron dos competencias olímpicas: los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 y los Juegos Olímpicos de Invierno en PyeongChang 2018. Sin tradición en los deportes con hielo y nieve, la cosecha en Brasil fue más que interesante con tres medallas doradas (Paula Pareto en judo, los varones del hockey sobre césped y Santiago Lange y Cecilia Carranza en yachting) y una plateada (Juan Martín del Potro en tenis). Fue la mejor cosecha desde Londres 1948, pero más allá de la evolución del hockey poco tuvo que ver con los planes de largo aliento de política deportiva.

También se disputaron los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires, que se transformaron en un éxito de convocatoria más allá de que el Comité Olímpico Internacional (COI) los usa como una plataforma para que los deportistas menores de 18 años comiencen a tutearse con el espíritu que se respira en las citas para los mayores.

Allí, pese a que el medallero no tiene relevancia, los deportistas argentinos obtuvieron 11 oros, 10 platas y 10 bronces. El desafío será sostener a lo largo del tiempo el envión de estos proyectos de atletas olímpicos.

No obstante, el presupuesto que maneja la Secretaría de Deporte para destinar al alto rendimiento y su semillero no acompañó el ritmo de la inflación ni de la devaluación del peso frente al dólar.

Para completar el cuadro de situación, deportistas y entrenadores coincidieron en rechazar el traslado del Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD) a Villa Soldati, una de las sedes recicladas para los Juegos de la Juventud.

Referentes de distintas disciplinas como Luciana Aymar, Paula Pareto y Agustín Pichot insistieron por redes sociales para que se mantenga el centro de Nuñez y se construya otro en Villa Soldati.




El Cenard ocupa uno de los terrenos que el gobierno porteño pretende vender como sucedió con lotes del ex Tiro Federal y del club Comercio, así como también con los pertenecientes al Instituto Superior de Educación Física Romero Brest, la cuna de los mejores preparadores físicos de la Argentina.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, consiguió modificar el pasado 1° de noviembre dos artículos de la Ley 5.585, con lo que ya pudo subastar cuatro hectáreas y media de las 13 que componen el viejo Tiro Federal, compradas a 5.600 millones de pesos por Landmark Buenos Aires, una firma asociada a Gerardo Wertheim, presidente del Comité Olímpico Argentino (COA) y del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD).

Por otra parte, varios atletas denunciaron que hubo atrasos en el pago de sus becas durante la gestión de Carlos Mac Allister en la Secretaría de Deporte, a lo que el funcionario respondió que se debía “al funcionamiento del Estado”.

El exfutbolista renunció a su cargo en octubre pasado para comenzar su campaña electoral en La Pampa, donde busca ser gobernador. Su reemplazante fue Diógenes de Úrquiza, quien mandó “a laburar” a aquellos que reclamaban por las becas.
“No puedo entender eso de vamos a pedirle al Estado”, aseguró en una entrevista con Olé.

AUNO 13-12-18

Última modificación: 24 de diciembre de 2018 a las 12:37
0
0

Hay 0 comentarios

captcha