theme/images/banner_web300dpi.jpg

Redees: deporte y juegos para la inclusión social

Se trata de un programa de actividades para personas con discapacidad de todas las edades. Funciona en el Club Atlético Lanús. Hay natación adaptada, taller de juegos para niños y fútbol adaptado recreativo y competitivo, entre otros deportes.

Redees


Lomas de Zamora, abril 4 (AUNO).– Más de 50 niños y adolescentes con diferentes tipos de discapacidades participan del programa de recreación y deporte adaptado e inclusivo Redees, una propuesta del Club Atlético Lanús que desde hace 13 años busca la inclusión social de las personas a través del deporte, el juego y el movimiento.

“Si puedes soñarlo puedes hacerlo”. Esa es una de las frases que aparecen escritas en las paredes del salón del taller, donde todas las semanas llegan chicos de diferentes edades, de la mano de sus padres, para participar de las actividades deportivas y recreativas que prepararon los profesores y voluntarios del programa.

“Es más sencillo pensar la inclusión desde el juego como primer paso, porque es lo que todos aprendimos, lo llevamos dentro nuestro, para después trasladarlo a todos los aspectos de la vida”, explicó a AUNO Ana Laura Fracassi, coordinadora de Reedes.

Hay natación adaptada, escuela multideporte, taller de juegos para niños, fútbol adaptado, recreativo y competitivo, colonia de verano, mini redes (actividades para los más pequeños) y deportes inclusivos, como handball, básquet y taekwondo, entre otros.

Los chicos pueden disfrutar además de un parque con una gran arbolada, una plaza con juegos inclusivos, un gimnasio artístico, piscinas y las canchas de diferentes deportes.

“Redees no solo trabaja con personas con discapacidad, para hacer un mundo inclusivo hay que pinchar la burbuja y trabajar con el afuera”, explicó.

La inclusión social como meta

El programa comenzó hace 19 años por iniciativa de Fracassi con algunos chicos con discapacidad que realizaban natación en una sede del club, a unas cuadras del estadio actual. Seis años después la propuesta adoptó el nombre de Redees y pasaron a funcionar en las instalaciones del club, entidad que apoya “con predisposición” las actividades.

Cada martes y jueves hay diferentes deportes inclusivos y los sábados es el turno de los multi deportes adaptados, donde los profesores adaptan las reglas del juego según las necesidades de los chicos.

Los grupos de los sábados —para personas con discapacidad intelectual y trastornos del espectro autista— son armados a partir de las capacidades de trabajo que poseen los participantes: “En un mismo grupo hay niños con diferentes diagnósticos, pero todos poseen discapacidad intelectual, se llega a la conclusión que necesitan trabajar los mismos contenidos”, aclaró Fracassi.*

Si bien en algunas oportunidades aparecen brotes o enojos, los profesores y voluntarios actúan con paciencia y perseverancia, con profesionalismo y amor. “Cuando mi hijo asiste a Redees es un momento donde estoy tranquila porque sé que está en buenas manos, con profesionales que saben contenerlo y trabajar con él”, aseguró a AUNO una mamá que participa del programa.

Cada grupo tiene un profesor y voluntarios, que por solidaridad y compromiso, deciden apoyar a los docentes para que puedan dar las clases, dado que hay alumnos que requieren más atención que otros. Para ser voluntario no hace falta ser profesor, porque “su función es de acompañamiento”, aunque desde Redees capacitan “a todos y armamos protocolos de acción”.

Al finalizar la tarde de deporte y juegos, los chicos y adolescentes vuelven a casa contentos con una pregunta a sus padres: “¿Puedo volver a Redees?”.

description

AUNO-4-4-18
CF-SAM

Última modificación: 4 de abril de 2018 a las 21:32
0
0

Hay 0 comentarios

captcha