Advierten sobre los problemas que puede sufrir la columna vertebral

La columna vertebral de los seres humanos puede sufrir problemas de distinta índole debido a posturas incorrectas, hábitos de vida y un ritmo de vida estresante, por lo que se recomienda evitar estas “prácticas nocivas” para no sufrir inconvenientes fìsicos importantes, según resaltó el director del Hospital “San Roque” de Gonnet, Daniel Angeleri.

Por Carlos Santana

(AUNO*) En este sentido, el profesional, quién además es instructor de residentes en Traumatología, advirtió que la única prevención para no sufrir este tipo de dolencias “además de prevenir esas prácticas, se centra en tomar conciencia” y precisó que estas se registran porque la columna no esta preparada para mantenerse en forma vertical. “Cada vez que nos paramos o nos sentamos, la espalda trabaja en contra de la gravedad para sostener una estructura superior pesada”, explicó.
Además, el médico argumentó que estos malestares pueden agruparse por la patología propia de la columna; por las costumbres del paciente; o por las patologías producidas por algún traumatismo.
El especialista definió a la columna como “una pila de huesos, llamadas vértebras, que están separadas entre sí por una junta, denominada ‘disco intervertebral’, que amortigua y distribuye las tensiones y tiene una consistencia de una goma de borrar. Este cuerpo óseo sufre de distinta manera los trabajos que realizan los seres humanos”. Si la persona efectúa tareas pesadas, como las de la construcción, al sobreexigir constantemente a la columna sufre un deterioro debido a que el disco “sale de su alojamiento normal y comprime los nervios que pasan por el conducto medular”.
En cuanto los que hacen labores sedentarias, Angeleri resaltó que también estan expuestos a contarer alguna lesión, porque al pasar muchas horas –por ejemplo sentado ante una computadora en una posición que no es la correcta-, “se lastiman los músculos paravertebrales”, que están a los costados de la columna. Al exigirlo, empieza a doler, generando una respuesta organica que es la contractura, dado que el cuerpo trata de inmovilizar el organo afectado.
El traumatólogo explicó que este reflejo hace que los músculos cercanos también se pongan tensos, lo que genera un círculo vicioso, que “termina lesionando las partes afectadas”.También, se refirió a las molestias que puede producir el stress a traveés de la contractura muscular. Esta tiene la misma sintomatología que en aquel individuo que utiliza mal la columna en su trabajo.
Por otra parte, el especialista remarcó que hay dos patologías que no están directamente relacionadas con las malas posturas, como son la escoliosis, que se debe a una desviación lateral de la columna vertebral, que principalmente afecta a las niñas durante la edad de crecimiento.
La escoliosis se diagnostica según el grado de desviación, en relación al eje de la columna. Si el grado es menor de 25-30 se trata de un caso leve, si está entre 25-30 y 50 se considera mediana; y cuando se supera los 50 es grave.
En cuanto a las formas de tratarlas, explicó que las desviaciones “leves se tratan mediante ejercicios y corset, y si la desviación es muy importante, la corrección termina siendo quirúrgica”.
A modo de advertencia, el traumatologo señaló que el dolor lumbar es “la expresión común de todas estas enfermedades”, por lo que recomendó “hacer una consulta a tiempo”. Cuando la molestia se extiende a los miembros inferiores se trata de una lumbociatalgia o ciática.
En este caso, Angeleri comentó que el paciente se queja “de dolor en uno o ambos miembros inferiores, y que corre desde la cintura hasta el pié, pasando por el glúteo y la parte posterior del muslo y la pantorrilla, o queda detenido en alguna de las zonas mencionadas”.
“Para evitar las dolencias, en general, hay un tratamiento único: no tener posturas viciosas. Aquella persona que por su actividad laboral tiene que estar muchas horas sentada debe tener un asiento confortable, blando. Su columna no debe estar inclinada; no debe estar siempre en la misma postura, tiene que hacer cambios periódicos de posición y es importante el ejercicio, como la caminata, la natación, la movilización sin cargas”, recomendó el traumatólogo.
AUNO 11-3-03 MAR CAS

  • Agencia Universitaria de Noticias y Opinión

Universidad Nacional de Lomas de Zamora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>