Por la igualdad de oportunidades entre varones y mujeres

La Dirección General de la Mujer lanza un programa que busca eliminar los estereotipos sexistas en la publicidad

Por Favio Orellana

(AUNO-TERCER SECTOR*) “El trabaja, gana plata, tiene coche. Es un hombre. Ella trabaja, y además lava, cocina, hace dieta. Es una mujer”. Bajo estas consignas, recurrentes en la publicidad, la Dirección General de la Mujer del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires lanzó un programa cuyo objetivo es eliminar los estereotipos de género en avisos televisivos y gráficos.
“Tomamos la cuestión de género porque la idea es trabajar en pos de la igualdad de oportunidades para varones y mujeres”, comentó Bet Gerber, coordinadora del programa El Catalejo, y explicó el porqué de centrar la atención en las publicidades y el género: “Si la mujer es sensible, abnegada y madre, la compensación por el lado del varón es que es fuerte, es el que trabaja y el que gana plata. Una cosa compensa discriminativamente al otro género y limita y niega a ambos, sobre todo en otros aspectos que tienen los hombres”.
La presentación del programa se realizó mediante la exhibición de un video en el que se mostraban pequeños fragmentos de publicidades que estereotipaban las formas clásicas de ser hombre y de ser mujer. “Al varón siempre se lo muestra buen mozo y poderoso desde lo económico: siempre es un ejecutivo que tiene un gran coche y una chica linda gracias a su posición económica y social”, explicó Gerber a AUNO-Tercer Sector sobre la concepción que tiene la publicidad del hombre.
No obstante, reconoció que “la publicidad no es la gran culpable de que haya estereotipos” ya que, según advirtió, usa estos recursos porque están instalados en la sociedad y “reflejan parte de lo que somos y parte de lo que queremos ser”. La cuota de responsabilidad de las agencias de publicidad reside en el hecho de que “no reconoce cambios ni diversidades, o las explota muy poco”.
Esas diversidades se manifiestan en situaciones extraordinarias, llamativas y hasta graciosas: “Muestran al hombre cocinado el día que la mujer no puede”, contó entre risas Gerber. De ahí reside el significado del nombre El Catalejo, ya que intentan “desarrollar un ojo atento sobre la publicidad”.
Para lograr eso, impulsaron talleres de sensibilización y de difusión. La forma de sensibilizar consiste en un material de apoyo, videos con publicidades sexistas, una cartilla didáctica y material gráfico. Estos talleres funcionan en el Centro Integral de la Mujer y en los Centros de Gestión y Participación que funcionan en la ciudad de Buenos Aires.
“La idea es sistematizar la información que nos llega desde distintas fuentes, y hacer llegar la opinión de la gente a las agencias de publicidad”, para que se enteren de que el “mundo está cambiando”. Según Gerber, el problema reside en que los publicistas no deberían caer en el facilismo, y en abrir el juego para mostrar que “hay miles de formas de ser hombre y mujer”.
Por su parte, la titular de la Dirección General de la Mujer, María Elena Barbagelata, señaló la importancia de evitar “el sometimiento de la mujer-objeto en los medios de comunicación” para lograr así una igualdad de condiciones y desenvolverse plenamente en la sociedad actual, sin estar bajo el “corsé” cultural que reproduce la publicidad.
El Catalejo es el segundo componente del Programa de Asistencia Técnica de Género (PROGEN) que llevan a cabo la Dirección General de la Mujer del gobierno porteño y el Consejo Nacional del la Mujer hace cuatro años con aportes del Banco Mundial a través de la colaboración técnica proveniente de Japón.
En una primera etapa, el PROGEN trabajó en las provincias del centro y nordeste del país. “Tratamos de introducir la perspectiva de género en los programas que tienen que ver con la prevención de la violencia contra la mujer en el ámbito familiar y en los de salud sexual y procreación responsable”, explicó Gloria del Socorro Abán, directora del Consejo Nacional de la Mujer.
Para la creación de El Catalejo se eligió el ámbito de la Capital Federal ya que “aquí se concentran los grandes medios de comunicación”, y además, según Abán, permite que la gente pueda analizar dónde están los estereotipos que hacen posible que las diferencias entre hombres y mujeres se sigan reproduciendo. Para realizar quejas y solicitar talleres, el teléfono es 4323-8000, interno 4006.
“La publicidad atrasa. Muestra las situaciones ideales de la vieja clase media. Hoy la situación es opuesta”, se quejó Gerber. En efecto, actualmente hay muchas mujeres jefas de hogar cuyos maridos perdieron el trabajo y “los avisos no lo reflejan”. Por eso, desde este programa se trabaja para que llegue el momento en que la opinión pública tenga la posibilidad de tener otra mirada, y de esta manera, “dejar de comprar el verso que la publicidad nos vende”, advirtió.
———————————————
Cómo comunicarse:
Dirección General de la Mujer. Carlos Pellegrini 211, 7º piso. Teléfono: 4323-8000, interno 4006

———————————————
*Agencia Universitaria de Noticias y Opinión
Revista Tercer Sector

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>