theme/images/banner_web300dpi.jpg

Lluvia de meteoritos en el cielo porteño

Fecha de publicación: 18 noviembre, 2002

El martes próximo podrá verse en el cielo un fenómeno de lluvia de “decenas o quizás cientos de estrellas fugaces”, algunas de las cuales pueden ser incluso tan brillantes como la Luna. Algo que podría no repetirse hasta el año 2033.

(AUNO*).- En la madrugada del próximo martes se producirá en el cielo un espectáculo que fue definido como una oportunidad única. Se espera una gran lluvia de meteoros, “un show astronómico”. Si bien hará falta que las condiciones climáticas acompañen, podrá verse en el cielo un fenómeno de lluvia de “decenas o quizás cientos de estrellas fugaces”, algunas de las cuales pueden ser incluso tan brillantes como la Luna. Y a simple vista, algo que podría no repetirse hasta el año 2033. Así lo anunciaron especialistas del Planetario porteño, que destacaron que los meteoros podrán ser vistos como “simples trazas de luz o verdaderos fogonazos de tonos azulados y verdosos”. En su máxima potencia lumínica, explicó Mariano Ribas, coordinador del área de astronomía del Planetario, podrá tener la intensidad de la Luna o del planeta Venus.. “El inminente espectáculo celeste tiene nombre: la lluvia de meteoros de las Leónidas”, explicó Ribas, quien además destacó que “para disfrutarlo no hacen falta telescopios ni binoculares, porque lo ideal es mirar a simple vista”. Los voceros del Planetario destacaron que “algunos expertos dicen que ésta será la última chance de nuestras vidas de ver una gran lluvia de meteoros, por lo que más vale no perdérsela”.. “Todos hemos visto una estrella fugaz: es de noche y de pronto un veloz trazo de luz cruza el cielo, tan rápido, que no tenemos tiempo de avisarle a nadie, ni siquiera a quien está a nuestro lado. En ese momento, nos parece que una estrella se hubiera caído del cielo. Pero no son estrellas: sólo son partículas, o pequeñas rocas espaciales, que entran a la atmósfera a gran velocidad. Y que al quemarse, por la fricción con el aire, brillan”, explicó Ribas.. Para el especialista, “en una noche común, es posible ver cinco o seis” de estos fenómenos aunque hay veces en que las estrellas fugaces son mucho más abundantes, que es cuando se habla de “lluvias de meteoros”. Esto ocurre cada vez que la tierra atraviesa los “ríos” de polvo dejados por algunos cometas, lo que ocurre varias veces al año, aunque la mayoría no son verdaderamente llamativas.. Sin embargo, desde el Planetario se advirtió que, “de tanto en tanto, suele haber una maravillosa excepción”, como la que se espera para el próximo martes, cuando se verán Las Leónidas, “que se originan a partir de las partículas dejadas por el cometa Tempel-Tutle”.. “Las Leónidas son una de las típicas lluvias anuales de meteoros. Y se producen todos los años entre el 14 y el 19 de noviembre. Normalmente, no son muy llamativas, pero, de vez en cuando, ofrecen un verdadero espectáculo de cientos o miles de meteoros por hora. Eso es lo que ocurrió en 1998, 1999, 2000 y 2001. Y según los expertos, también este año. Pero será la última vez hasta, por lo menos, el año 2033”, advirtieron los especialistas del Planetario.. Este año, tanto en el país como en el resto del continente hay “buenas chances de disfrutar de este gran show de las Leónicas”. “A pesar de la molesta presencia de la Luna (casi llena), es muy probable que durante las primeras horas del martes 19, veamos una estrella fugaz por minuto. O tal vez más, especialmente lejos de las ciudades, en lugares con cielos abiertos y oscuros. Las Leonidas son brillantes, dejan largas estelas y tienen hermosos tonos azulados, verdosos o incluso, anaranjados”, se explicó.. Con esta expectativa, el momento clave será entre las 2:00 y las 5:00 del 19, aunque durante las madrugadas del domingo y lunes anterior también podrían ser apreciadas algunas Leónidas, aunque muchas menos que el martes.. Lo ideal para verlas es, según la recomendación de Ribas, “mirando hacia el Noreste, dándole la espalda a la Luna, y fijando la vista en la parte más alta del cielo”. “Lo ideal es ubicarse en un lugar oscuro, sin luces de frente y con la mayor cantidad posible de cielo abierto. En las ciudades, un buen lugar son las terrazas, o un balcón que mire al Noreste en un piso bien alto. Cuanto más oscuro sea el cielo, más meteoros se observarán. Por eso, en el campo –o en las zonas bien alejadas de los centros urbanos- se verán muchas más Leónidas que en las ciudades”, explicó.. Finalmente sugirió, como hay que mirar para arriba, “recostarse en una reposera”. Y para tener la vista bien a punto, antes de salir a mirar, conviene quedarse unos 20 minutos en la oscuridad. Así, sus ojos estarán más sensibles a la luz y verán más meteoros.. (*Agencia Universitaria de Noticias y Opinión) Universidad Nacional de Lomas de Zamora. AUNO 15-11-02 MAR
Última modificación: 18 de noviembre de 2002 a las 10:01
0
0

Hay 0 comentarios

captcha