Una marcha contra la impunidad

Familiares de víctimas de hechos en los que intervinieron miembros de las fuerzas de seguridad o cuyas muertes corren riesgos de dejar de ser investigadas por la Justicia realizarán mañana una concentración frente a Tribunales, en Capital Federal, para reclamar “justicia”.

Lomas de Zamora, marzo 28 (AUNO).- A 16 años del asesinato de Mariano Vasquez y cinco de la muerte del hincha de Atlanta Matías Cuesta, familiares de víctimas y organizaciones sociales realizarán mañana una vigilia frente al Palacio de Tribunales, en la Ciudad de Buenos Aires, en reclamo de “justicia” para todos los casos de gatillo fácil, asesinatos en situaciones delictivas, desapariciones en democracia y represión policial. Entre los crímenes por los que se exigirán avances estarán diferentes casos de los partidos de Lanús, Lomas de Zamora, Esteban Echeverría y Avellaneda.

Mariano, “metalero” de 17 años que tocaba la guitarra con unos amigos en un parque de la Capital Federal, fue asesinado el 23 de marzo de 1995 por un balazo en una pelea en la calle. “Fue discriminado por la policía que no actuó para tratar de salvarlo”, contó a AUNO su mamá, Linda Vasquez, para quien el muchacho “podría estar vivo si el patrullero de la Policía Federal, en vez de levantarlo por los pies hasta la ambulancia, como hizo, hubiera permitido que los médicos los llevaran en camilla al vehículo”.

En la misma fecha, pero de 2006, Matías Cuesta, que volvía en tren de ver un partido de su equipo, Atlanta, murió a causa de un piedrazo de otro hincha que lo hizo caer de la formación cerca de la estación Caballito y que tras una semana de agonía por las heridas, lo mató.

A cinco y 16 años de sus fallecimientos respectivamente, ambas causas están archivadas por sobreseimiento de los acusados, en el caso del hincha de Huracán, y por falta de mérito —es decir pruebas— en el caso de Vasquez.

Sus familiares realizarán la jornada de vigilia en la plaza Lavalle frente al Palacio de Justicia, donde una placa recuerda los más de 200 nombres de víctimas mortales por la violencia en el futbol hasta 2009, cuando fue instalado.

La iniciativa es abierta a todos los familiares de víctimas de casos impunes del país “porque a todos nos unifica el pedido de Justicia”, afirmó Linda, organizadora de la jornada.

“Colgué las fotos de todos los casos que todavía están impunes en el país”, relató Vasquez, que trabaja en el Programa Nacional de Lucha Contra la Impunidad (ProNaLCI) del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación.

Una de las fotografías recuerda a Brian Aponte, un chico de 15 años que murió el 7 de junio de 2008 en un asalto en la localidad de Monte Grande, del partido de Esteban Echeverría, cuando trataban de robarle el celular.

El 26 de abril próximo comenzará el juicio por este caso, pero según su mamá Norma que le adelantó a AUNO que asistirá a la vigilia “se necesita mucha difusión y apoyo, porque si no la causa queda archivada hasta que los plazos se terminan”.

Por su parte, Oscar Castellucci, el papá de Martín, el joven asesinado a golpes por un “patovica” de un boliche de Lanús, y miembro de una asociación civil que participará de la convocatoria señaló a esta agencia que “muchas veces individualmente cuando pasan estos hechos, si uno no tiene la capacidad de organización las posibilidades de ser escuchados se disminuyen”.

Por eso, “estamos convencidos de que es algo más que participar en un acto, más tarde o más temprano vamos a tener que lograr nuclearnos, avanzar en un grado de comunicación más formal para hacernos oír”, afirmó Castellucci, por cuya lucha y de su familia el año pasado se creó el Registro Nacional de Controladores de Admisión y Permanencia (Rencap), que controla tanto a los “patovicas” como a las empresas que los contratan.

También de Lanús, era Matías Pena, un joven que ingresó el 4 de marzo del año pasado a la Comisaría Segunda de ese distrito y 40 minutos después apareció ahorcado con su propia remera en una celda.

La familia y amigos, que llevarán su reclamo al acto por Justicia sostienen que no se trató de un suicidio, como aseguran las autoridades policiales, y por eso aguardan que se terminen las investigaciones para llevar a juicio el caso.

Otro rostro entre las fotos será el de Mariano Arias, desaparecido el 2 de enero de 1997 en Banfield del partido de Lomas de Zamora y el de Edgardo Cicutín, el joven librero asesinado por la policía el 10 de enero de 1994 en lo que se conoce como Masacre de Wilde, distrito de Avellaneda, y cuyos familiares apelaron a la Corte Interamericana de Justicia, sin éxito.

“Los policías fueron sobreseídos, y las cosas caducan, ya pasaron 17 años” de la muerte de Edgardo”, señaló su mamá Eva, para quien todos los casos “son lo mismo porque de alguna u otra forma te están arrancando un pedazo de alma”.

La convocatoria será desde las 9 hasta las 17 y participarán también Familiares de Víctimas de la Violencia en el Fútbol, Asociación de Víctimas de la Impunidad sin Esclarecer (Avise), Asociación de Madres y Familiares de Víctimas (Mafavi), Unidos por el Dolor, y ONG por las víctimas de tránsito.

RM-AFD
AUNO-28-03-11

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>