Un represor del Vesubio está libre en Adrogué

A José Maidana le falta cumplir 12 años de condena en cárcel común por crímenes cometidos en la dictadura. La medida fue rechazada por parte de la familia del beneficiado y por víctimas.

Lomas de Zamora, enero 24 (AUNO). – El criminal por delitos de lesa humanidad José Maidana quedó en libertad condicional a pesar de que aún le falta cumplir 12 años de condena en cárcel común por los crímenes que cometió durante la última dictadura militar. La medida fue rechazada tanto por las víctimas como por parte de la familia del beneficiado. 

La liberación del que fue uno de los carceleros del centro clandestino Vesubio sorprendió a propios y extraños. No sólo porque el beneficio ocurrió durante el receso de los jueces titulares del Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) por la feria judicial de enero, sino también porque la jueza subrogante, Sabrina Namer, desoyó el dictamen en contra del Ministerio Público Fiscal, el informe psicológico del perito de la Corte Suprema y  las voces de la esposa y el hijo del condenado, quienes se oponían a su liberación.

“Tomó esta decisión (la jueza) porque dice que tenía muy buenas calificaciones del servicio penitenciario federal”, afirmó con sorna quien fue una de sus víctimas en Vesubio, Jorge Watts. En diálogo con AUNO el sobreviviente del centro clandestino narró que luego de que la noticia de la liberación de Maidana trascendiera este jueves en los diarios nacionales se acercó a Comodoro Py para poder hablar con la jueza, sólo para enterarse que después de otorgarle la libertad al represor ella también se tomó vacaciones.

De acuerdo a Watts, Namer “aprovechó” la feria judicial para utilizar esa “artimaña” y sacarlo de la cárcel. Sobre la buena conducta del ex-carcelero, el miembro de la comisión fue tajante: “Maidana es un asesino. Muy sádico, muy nazi, le pegaba especialmente a las mujeres y a los judíos. A mí me arrancó un pedazo de la rodilla derecha a patadas”.

No es la primera vez que Maidana se ve involucrado en un salida que contradice las resoluciones de los juicios de lesa humanidad. Tiempo atrás había sido beneficiado por un fallo similar y se encontraba viviendo en las afueras de Mar del Plata, pero el TOF 6  consiguió que lo enviaran de nuevo a la cárcel a cumplir su condena.

A pesar de todos los argumentos en contra para su liberación, para la jueza fue determinante en la decisión el testimonio de la hija de Maidana, Mónica Alaniz, quien relativizó las “descalificaciones, insultos y escenas de celos” que su hermano y madre denunciaron en el documento elaborado por el Consejo Correccional.

En este sentido afirmaron tener “ciertos miedos a la reacción que pueda llegar a tener” José Maidana una vez que se encuentra en libertad. Sin embargo, para Alaniz la razón del “malestar” manifestado por sus familiares era “que habían pasado mucho tiempo separados por la detención”. Desde hace una semana el represor se encuentra viviendo con su hija en Adrogué por donde se pasea libremente.

Jorge Maidana fue uno de los ocho condenados en la primera parte de la megacausa Vesubio, que hasta la fecha engloba tres causas: Vesubio I, II y III. La condena de 22 años y seis meses de prisión que recibió en 2011 fue la tercera más extensa después de las perpetuas que recibieron Héctor Humberto Gamen y Hugo Ildebrando Pascarelli.

“El poder judicial chorrea ineficacia por todos lados”

Para el abogado de los familiares y víctimas de la causa Vesubio III, Pablo Llonto, la liberación de Maidana se enmarca dentro de la “lentitud de los juicios” de lesa humanidad, de la cual la Corte Suprema es la “principal responsable”. En este sentido aseguró que si los juicios se hicieran “como corresponde”, el recién liberado genocida “tendría que estar detenido por todos los otros casos que se le tienen que imputar” aún.

“La comisión interpoderes se formó hace más de diez años para acelerar los juicios de lesa humanidad y sin embargo en los últimos tres no se han hecho reuniones”, ejemplificó Llonto para enfatizar que el Poder Judicial “chorrea ineficacia por todos lados” y que es el más “antidemocrático” del país en comparación con el Legislativo y Ejecutivo.

En el caso de Vesubio III la ineficacia quedó de manifiesto luego de que se tardara más de dos años en iniciar el juicio que ya había sido elevado en junio de 2017. Recién comenzó en noviembre de 2019 con sólo cuatro audiencias hasta el momento debido al receso de enero de este año.

Las audiencias se reanudarán el 14 de febrero y formarán parte también los juicios del centro clandestinos Puente 12 debido a la cercanía geográfica de ambas instalaciones represivas. Estas formaban parte del “Circuito Camps”, una red clandestina de centros de detención que se extendía dentro del área metropolitana de la provincia durante la última dictadura militar y que operaba bajo el mando directo del general Ramón Camps.

En los juicios de ambos centros de detención se incluyen también crímenes de lesa humanidad ocurridos en el municipio de Esteban Echeverría: la masacre de Monte Grande y el uso de la comisaria de la misma localidad como centro de detención subsidiario de Vesubio.

AUNO-24-01-2019
JP-MDY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>