Un espacio diferente en el sindicato

El sindicato de canillitas abrió un espacio educativo para los trabajadores, que a la vez está abierto a la comunidad. Es un bachiller con especialización en Comunicación Social. La idea es que puedan crecer en los demás aspectos de un sector que sólo conocen en su aspecto comercial.

A punto de comenzar su segundo año de trabajo con más de 100 alumnos inscriptos, el “Bachiller Popular Rodolfo Walsh” es un centro educativo gratuito para jóvenes y adultos que no cuenta con ningún tipo de subvención del Estado y que surgió “a partir de la necesidad de los trabajadores de formarse en un ámbito que no los expulse de la forma que lo hace el sistema educativo formal”, según definió uno de sus coordinadores.

La casa de estudios cuenta con sólo dos aulas en la prosecretaría del Sindicato de Vendedores de Diarios, Revista y Afines (Sivendia) y es la primera escuela popular de jóvenes y adultos que funciona en una sede gremial.

Este “bachiller popular” no es similar al de una escuela tradicional, ya que en cada curso hay una pareja de docentes por materia para poder adaptarse mejor a las necesidades de los 30 alumnos que en 2007 aprobaron el primer año. La cursada de diez materias es de lunes a jueves, mientras que los viernes son días en que los docentes brindan apoyo a aquellos que no pudieron asistir durante la semana o necesitan repasar algunos temas; de esta forma logran que nadie se atrase y frenan la deserción.

Los docentes privilegian la producción de trabajos en grupo para favorecer las discusiones y las formas de enseñanza, así como también se incluyen los temas que a los alumnos interesen o afecten.

Para la mayoría, los temas principales hablan de las relaciones sociales entre las diferentes clases “naturalizadas” en la comunidad. En este caso se hace un enfoque diferente al oficial en materias como Historia, donde se analiza que “ningún grupo social es naturalmente dominante o dominado, sino que ambos son resultados de los sucesos históricos”, definió a AUNO Diego Tavormina, uno de los coordinadores de la propuesta.

Según él, a los alumnos les importa temas como ese porque “los grandes productores de la información escrita cada vez tienen menos en cuenta a los canillitas”, que son el último eslabón de la cadena de comercialización (y de ganancias) de los medios de comunicación.

De hecho, la mayor parte de los que asisten son canillitas, y es por eso que sus problemáticas definen el gran punto de partida la especialización de este bachiller: la comunicación social.

Desde diciembre pasado, esta casa de estudios es reconocida por el Ministerio de Educación como un Centro Educativos de Nivel Secundario (CENS), por lo que es tomado como una escuela privada dentro del sistema educativo legal y puede emitir títulos oficiales a sus graduados.

El edificio de la prosecretaría del sindicato es conocido como “La casa del canillita”, donde además de desarrollar sus tareas el bachiller “Rodolfo Walsh” también lo hace un centro cultural conocido como “El furgón”.

La “Casa del canillita” está situada en Intendente Grand 125, a pocas cuadras de la estación de Morón, y los teléfonos son 4627-3465 y 4628-5172.

Volver a la nota principal

PER-AFD
AUNO-02-03-08
locales@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>