Un año para no recordar

El ‘Tricolor’ descendió a la B Metropolitana en junio y, pese a haber armado un plantel competitivo, cosechó muy pocos puntos: no pudo pelear por un lugar en el Reducido y su histórico entrenador, Pablo Vico, puso en duda su continuidad.

Mabel Cáceres

Adrogué, diciembre 18 (AUNO).- El plantel ‘Tricolor’ terminó el año con muchos golpes, tras el descenso a la B Metropolitana en el semestre inicial y luego de la pobre cosecha de puntos conseguida en la segunda mitad del año, que jugó en contra del objetivo de volver cuanto antes a la B Nacional.

El segundo semestre comenzó con la llegada de refuerzos que alimentaban la ilusión de un pronto retorno a la segunda categoría. Así se sumaron los arqueros Fernando Otarola y Diego Quiros, los mediocampistas Matías Córdoba, Lucas Díaz Canevaro, y Mauro Bustos, los delanteros Jonathan Tridente, Diego Ceballos, Rodrigo Aillapan, entre otros.

Y continuaban en Brown algunos pilares del viejo plantel como Facundo Lemmo, Matías Sproat, Oscar Villamayor, Víctor Soto y Joel Barbosa. De esta manera, comenzaba el operativo retorno del conjunto dirigido por Pablo Vico.

Pero apenas comenzó el Torneo de Transición de la B Metropolitana, se hicieron visibles los primeros inconvenientes: puntos perdidos de arranque, errores de algunos jugadores y varias lesiones, complicaron el rendimiento del ‘Tricolor’.

Preocupado por los malos resultados, el director técnico Pablo Vico presentó su renuncia, luego del encuentro ante Chacarita, cuando faltaba una fecha para el término de la primera etapa. Pero la dirigencia del club no la aceptó y el presidente, Adrián Vairo, decidió respaldar al entrenador.

Ese apoyo que recibió el cuerpo técnico por parte de la dirigencia, de sus jugadores y de los hinchas, quizás haya sido el envión que se necesitó para cerrar la ronda inicial con un triunfo ante Estudiantes de Buenos Aires, puntero de la Zona A por ese entonces. Los de Adrogué se volvían a ilusionar.

Pero en el comienzo del segundo semestre, el equipo sureño seguía sin encontrarle la vuelta al torneo, los números no ayudaban y cada vez se alejaba más de la pelea por un lugar en el Reducido. Así, faltando una fecha para el final del campeonato, siete jugadores fueron desafectados del plantel ‘Tricolor’. Seis de ellos había llegado como refuerzos del mercado de pases de junio.

De esta manera, Brown cerró la segunda mitad del torneo con apenas 19 puntos, en la séptima colocación de la Zona A, muy lejos del objetivo que se había planteado al inicio del certamen.

Con la esperanza de volver cuanto antes a jugar en la Primera B Nacional, el Tricolor se despide de un año difícil, esperando que el próximo torneo pueda ser mejor.

AUNO 18-12-14
MC-MJV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>