Para el ‘Celeste’ fue un juego de chicos

Los juveniles Darío Salina y Ariel Rojas resultaron fundamentales para que el equipo de Ricardo Rezza derrotara a UAI Urquiza (2-1) y retomara la senda ganadora tras cuatro partidos. El ‘Gasolero’ no se aleja de los de arriba. Para los pibes fue “el debut soñado”.

Manuel Rodríguez

Lomas de Zamora, abril 1 (AUNO).- El mediocampista Temperley Darío Salina y el delantero Ariel Rojas tuvieron su bautismo de fuego en el triunfo ante UAI Urquiza (2-1) y se mostraron “contentos” por el resultado, que dejó al equipo de Ricardo Rezza en la puerta de los puestos de clasificación al reducido por el segundo ascenso a la Primera B Nacional.

“Fue el partido que soñaba, junto con compañeros de inferiores, que nos matamos para tener un lugar. Estoy muy contento por la oportunidad, la venía esperando desde chico y encima se dio con un triunfo”, afirmó el ‘Pampa’ Salina, que realizó todas las Inferiores en el Club.

Los dos exponentes de la Cuarta División tuvieron vital importancia para conseguir los tres puntos: Salina aportó quite y presión en el mediocampo, mientras que Rojas se valió de su velocidad y sorpresa para marcar el gol de la victoria y desordenar la defensa rival en varias ocasiones.

“Se dio todo redondo. Más allá de que se sueña con el debut y con hacer un gol, se dio de forma inesperada. Hacer el gol de la victoria fue increíble. Era un triunfo muy esperado, jugamos para ganar y dejamos todo con los chicos de las inferiores”, señaló Rojas, que le había marcado un gol a Newell’s en la primera jornada del torneo de Inferiores A.

Y agregó: “Traté de jugar como en juego en Cuarta. En la entrada en calor y en el vestuario sentía un cosquilleo único, pero después estuve tranquilo. Los más grandes me aconsejaron y se portaron muy bien conmigo”.

En un partido entretenido, de ida y vuelta, el ‘Celeste’ se quedó con un triunfo más que necesario en la lucha por el ascenso.

Fernando Brandán fue el encargado de abrir el marcador tras quitarle la pelota de los pies al arquero del ‘Furgón’, Matías Cano, mientras que el ex Banfield Nicolás Bauchet marcó el empate transitorio en una situación similar a la de Brandán.

Rojas fue el encargado de cerrar la cuenta tras superar con un violento disparo al guardameta, luego de una seguidilla de rebotes dentro del área.

El elenco de la zona Sur del GBA se quedó con una victoria merecida, pese a las falencias mostradas a lo largo de los 90 minutos y a las preocupaciones del cuerpo médico, que debió sumar a Luis López y Martín Frejuk a la lista de lesionados.

Sin embargo, los pibes disfrutaron a pleno si primer partido y festejaron el resultado final.

Salina destacó la importancia de su familia y aseveró: “Vale mucho para mi, porque empecé de chico acá y más que nada por el sacrificio de mis viejos que siempre me acompañaron y apoyaron. Desde la semana pasada venía esperando el momento. Al principio estaba nervioso, tenía miedo por la gente, pero después cuando entré a la cancha lo disfrute. Ahora ya pasó el partido y estoy más tranquilo”.

Por su parte, Rojas se mostró feliz por “haber respondido” a la “confianza”, que le dio el entrenador.

El atacante había comenzado a entrenar con el plantel mayor bajo las órdenes de Aníbal Biggeri, pero con la llegada de Ricardo Rezza debió volver a su categoría, situación que pudo revertir.

“Cuando me bajaron fue un momento duro, pero me dijeron que siga adelante y que demuestre que estaba para Primera, y fue lo que hice”, contó.

Temperley sumó tres puntos vitales para encarar el tramo final de la lucha y ahora deberá revalidarlos ante Deportivo Morón, en un duelo clave donde no podrá contar a algunas de sus piezas más importantes, pero si con los más chicos.

AUNO 01-04-14
MR-MFV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>