Maestros en Lucha

Una red de docentes organiza encuentros de lectura con autores infantiles como estrategia para detener la deserción escolar en los barrios más pobres de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano

Por Guillermo D”#8482;Ambrosio

(AUNO-Tercer Sector*) Frente a la realidad que muestra que el sistema educativo ha “#732;colapsado”#8482; y que, lejos de contener a los chicos, los aleja cada vez más de las aulas, una red de educadores comunitarios organiza una serie de entrevistas con figuras de la literatura nacional como estrategia pedagógica para tratar de evitar que más niños bonaerenses con carencias de recursos abandonen la escuela.
La propuesta, que beneficia a cerca de 1800 alumnos de colegios públicos primarios de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, fue gestada por la Red de Apoyo Escolar (RAE), una organización conformada por cerca de 150 maestros que desde hace cuatro años trabaja con niños de sectores carenciados.
Se trata de un proyecto para motivar la lectura de textos infantiles y que involucra a cerca de cuarenta educadores comunitarios. Consiste en la organización de una serie de encuentros entre narradores y escritores argentinos con los chicos y los docentes, quienes después de pactar la charla, trabajan en conjunto sobre la obra del autor, de manera de que los chicos tengan la información suficiente para mantener un diálogo con el autor.
Los veintidós centros de apoyo escolar donde los chicos estudian están distribuidos en las regiones más empobrecidas de Vicente López, San Isidro, San Fernando, Tigre, Moreno, José C. Paz, Lanús y Quilmes.
El trabajo social de la organización no se limita sólo al aspecto educacional, sino que también se encargan de que en cada centro funcione un comedor para que almuercen y merienden los casi 100 chicos que asisten diariamente.
Tal como lo describió a AUNO-Tercer Sector el presidente de la RAE, Maximiliano Estigarribia, además de recibir una ración diaria de alimento, “los chicos asisten a los centros en contraturno durante cuatro horas para realizar actividades pedagógicas y recreativas con sus maestros, tanto sean rentados o voluntarios de la red”. El docente se mostró conforme con los resultados de la iniciativa y aseguró que “los nenes preguntan sobre los personajes de la obra, sus escenarios y hasta se animan a cuestionar los finales de los cuentos”.
En 2003, se lograron concretar dos encuentros, en uno de los cuales el invitado de honor fue Ricardo Mariño, autor de “#732;El hombre sin cabeza”#8482; entre otros títulos. Estigarribia contó que uno de las impresiones más marcadas que le dejó el encuentro fue que “los chicos decían “#732;él es Ricardo Mariño”#8482;, o sea, se daban cuenta de que el escribir libros no lo hace un extraterrestre”, para luego destacar que “al principio, en el recreo o en los momentos libres, no leían… y ahora sí”.
El presidente de RAE no duda en definir la tarea de la red como una “garantía de permanencia en el sistema educativo de un montón de chicos: el niño que está en el centro tiene que asistir a la escuela y la función de los centros es complementar su trabajo; todo el tiempo seguimos la evolución del alumno”, asegura.
El seguimiento incluye visitas a las casas de los chicos en donde el docente dialoga con los padres sobre las dificultades y los logros de sus hijos. “Todos los centros se reúnen cara a cara con cada familia al menos una hora semanal”, destaca Estigarribia.
El trabajo de capacitación de los docentes es permanente. “Se trabaja mucho en la capacitación interna: Todos los meses hay talleres para los docentes. El último se realizó en conjunto con el Instituto de Lingüística de la UBA”, asegura el titular de RAE. De ese encentro surgió “#732;Las aventuras de Tomás”#8482;, un manual de lectura que narra historias de la vida de este personaje y que cuenta con variadas actividades para que los nenes las desarrollen en los centros.
Según estadísticas que se desprenden del último censo nacional realizado por el Indec, más de los 600 mil pibes de todo el país se encuentran fuera del sistema escolar. Pese a lo desalentadoras que pueden resultar estas cifras, Estigarribia no duda al afirmar que la propuesta “funciona mucho gracias al “#732;boca a boca”#8482;: una vez que entramos al barrio, la escuela misma o las madres se acercan para pedirnos nuestra colaboración”.
———————-
Cómo comunicarse:
Red de Apoyo Escolar: Teléfono, 15-5324-1535.
Página web: www.rae.org.ar.
———————-

*Agencia Universitaria de Noticias y Opinión
Revista Tercer Sector

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>