Lanús derrotó a Banfield y se quedó con un clásico al rojo vivo

Pese a que venía de dos caídas al hilo y el conjunto de Almeyda había ganado sus cuatro compromisos anteriores, el elenco de Arias y Guidi se impuso en un duelo atípico por la gran cantidad de expulsiones, agresiones y condimentos.

Agustín Szafranko

Lomas de Zamora, abril 13 (AUNO).- Como suelen afirmar con suma convicción los protagonistas antes de un Banfield – Lanús, los partidos anteriores no importan a la hora de jugar un clásico, y los de Guillermo Barros Schelotto demostraron empíricamente ese axioma del fútbol al ganar su cuarto derbi consecutivo.

Es que tras noventa minutos en los que pasó de todo, Lanús se quedó con el clásico del Sur tras derrotar por 2 a 1 a Banfield, en un encuentro peleado en todos los sectores de la cancha y en el que el árbitro Patricio Loustau mostró cuatro veces la tarjeta roja.

El conjunto dirigido por Matías Almeyda llegaba mejor, ya que acumulaba cuatro triunfos al hilo, con pasajes de muy buen juego, mientras que el ‘Granate’ visitaba el estadio Florencio Sola con dos derrotas consecutivas sin convertir y luego una semana hostil tras las agresiones de un simpatizante al mediocampista Matías Fritzler.

Con un espectacular recibimiento en las tribunas, el conjunto de Peña y Arenales salió a la cancha con las intenciones de llevarse los tres puntos desde el primer minuto y a medida que transcurría el primer tiempo adelantaba sus líneas, en tanto que el club de Arias y Guidi agrupó su equipo en bloque, preparado para buscar a sus delanteros Lautaro Acosta y Lucas Melano con pelotazos profundos.

Y encontró a Acosta, tras un envío frontal y un mal retroceso de la defensa, y fue derribado dentro del área por Sergio Vittor, que vería la tarjeta roja y dejaría a su equipo con diez hombres. Nicolás Aguirre cambió el penal por gol y gritó por primera vez con la camiseta ‘Granate’.

Los de Barros Schelotto, aun con el resultado a su favor y con su rival en inferioridad numérica, permaneció en el nicho donde tan cómodo se sintió en el primer tiempo, hasta la expulsión de Júnior Benítez por pegarle un codazo a Ricardo Noir, que a la postre también vería la tarjeta roja.

El encuentro continuaría con menos jugadores en cancha y más espacios vacíos, pero con los roles del primer tiempo claramente acentuados. Los ingresos en el local de Mauricio Asenjo y de Lucas Viatri prometían un sinfín de centros al área, pero también más terreno para que Acosta y Melano aumenten la diferencia.

Y así fue, ya que tras la presión que ejerció el mediocampo ‘Granate’ sobre Viatri que dejó a sus delanteros de frente a la defensa permeada durante todo el complemento, el ex Belgrano duplicó la diferencia y parecía liquidar el encuentro.

Pero a los pocos minutos Acosta se fue expulsado por doble amonestación, bañado en insultos por sus gestos provocadores contra el público ‘albiverde’, lo que precipitó los efusivos reproches del mediocampista local Walter Erviti.

Instantes después, Asenjo descontó tras una serie de rebotes en el área luego de un córner y desató las ilusiones de los hinchas del ‘Taladro’, tapadas por la resignación reinante hasta entonces.

Ya nueve contra nueve y con el 2 a 1 en el marcador, Banfield volcó su equipo totalmente al ataque, mientras que Lanús se dedicó a alejar el balón de su arco hasta el último minuto de juego. El silbatazo final de Loustau selló el cuarto triunfo seguido del ‘Granate’ sobre el ‘Taladro’, sin duda el más atípico de los últimos años.

AUNO 13-04-15
AS-MFV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>