La CPM denunció torturas y hacinamiento en cárceles bonaerenses

El organismo presentó su informe anual con datos de lugares de detención durante 2012. “Las cárceles no pueden ser un depósito de gente”, advirtió Pérez Esquivel, presidente de la Comisión Provincial por la Memoria. Se registraron 123 muertes, de las cuales 40 fueron traumáticas.

Gabriel Dávila

La Plata, septiembre 09 (AUNO).- La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) realizó la semana pasada la presentación del informe anual sobre cárceles y lugares de detención bonaerense llamado “El sistema de la crueldad VIII” donde se analizan y monitorean los abusos, tormentos y acosos sobre 28.297 personas privadas de su libertad. “No estamos para describir la tortura en las cárceles, estamos para combatirla”, aseveraron desde el organismo durante la conferencia.

Según el trabajo, en 2012 existieron 123 muertes en las cárceles de la provincia, de las cuales 40 fueron traumáticas; apenas el 3% de los detenidos están con sentencia firme (929 de 28.297); unos 130 chicos viven en condiciones extremadamente precarias en una población de 1.431 mujeres; y sólo en ese año hubo 16 suicidios (6 de ellos todavía sin esclarecerse).

La crueldad de los números cae como cuchillazos en los oídos del auditorio repleto del Colegio de Abogados de La Plata, y parecen no dar tregua. El material se presentó acompañado por un audiovisual que contiene entrevistas de presos que no muestran su cara por miedo a futuras represarías.

“Esta sangre la tengo desde la paliza que me dieron hace 4 dias. ¡Por lo menos que me dejen bañarme!”. El que habla es probablemente un chico que no pase los 20 años. La cámara sólo enfoca las heridas de su cuerpo del pecho para abajo: “Miré lo que me hicieron en la cara”, dice el joven.

Luego del video y los números, hubo lugar para las exposiciones. El primer y principal orador, fue el co-presidente de la CPM y Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, quien subrayó que “una democracia no se regala, no basta con poner el voto en una urna, si no que requiere de la vigilancia constante” y aclaró que “la democracia es un espacio a construir por todos nosotros, como ciudadanos de derecho”.

Además, Pérez Esquivel aseguró que “las cárceles no pueden ser un depósito de gente, tienen que ser el vehículo para que estas personas vuelvan a insertarse en la sociedad” y pidió a las autoridades “concentrase en el día después de la presentación del informe”.

El CPM nace en el año 1999 y desde entonces se han realizado más de 900 inspecciones a cárceles, comisarías, institutos de menores y neuropsiquiátricos. Se presentaron 11.021 hábeas corpus individuales o denuncias y 37 hábeas corpus colectivos interpuestos contra las situaciones estructurales de vulneración de derechos.

Al respecto, Roberto Cipriano García, ex director de Comité contra la Tortura y actual funcionario de la Procuración contra la Violencia Institucional, puntualizó que “el Comité nace con la idea de luchar contra la tortura como una política institucional para aportar a la transformación de la realidad”

“Cuando asumió Ruckauf (gobernador bonaerense del 99 al 2002) había 8 mil detenidos en la provincia de Buenos Aires y dos años después dejaba la provincia con más de 20 mil presos en las mismas plazas ya sobre pobladas y hacinadas”, recordó Cipriano Garcia, contextualizando así el periodo en el que nacía el organismo.

En tanto, el otro co presidente de la Comisión, Hugo Cañon, subrayó claramente la posición del ente: “No nos paramos desde la imparcialidad, estamos siempre del lado de las víctimas.” Y adelantó que “en el informé no escucharán la posición de los torturadores y represores, a nosotros nos interesan los más débiles, los internados”.

“Este monitoreo se hace con una rigurosa metodología de los equipos de trabajo del Comité contra la Tortura. La Comisión por la memoria se caracteriza por aceptar grandes desafíos. Y sigue siendo un desafío terminar con la tortura en las cárceles y que se logre una sociedad realmente integrada”, explicó Cañón.

Institutos de menores y el papel judicial

Según “El sistema de la Crueldad”, el 55% de los menores detenidos fue golpeado en su detención y el 57% en la comisaria luego de su detención. En tanto que al 64% de los detenidos ningún funcionario judicial (jueces, fiscales o defensores) le preguntó nada sobre los malos tratos recibidos. Sobre 106 entrevistado, el 65% se encontraba en carácter de procesado y sólo un 30% en condición de condenado.

Al respecto, Alejandro Slokar, juez de Casación Penal, reflexionó: “¿el poder judicial dónde está? Hay una gran responsabilidad. En la cuenta de los 30 años de democracia, todavía hay miles de funcionarios que fueron cómplices o encubridores de la dictadura, que después convalidaron detenciones irregulares, abusos, tormentos. Lamentablemente permanece hasta el día de hoy”.

“Lo que se desnuda en estos informes es nada menos que la cloaca del sistema”, sentenció el Juez Slokar en un discurso corto pero lapidario.

La ultima en hablar fue la antropóloga especialista en derechos humanos Rita Segato quién comentó que “la realidad ataca directamente en el cuerpo, con estos relatos llega al cuerpo la tortura y no podemos defendernos”.

Y finalizó hablando del peligro de marcar un “ellos “y un “nosotros” con los internados: “Es un error pensar que lo que sucede en las cárceles es ajeno a la sociedad, nos es ajeno. Esos ellos de las cárceles somos nosotros mismos. La crueldad que sucede en las cárceles alcanza a toda la sociedad”.

La presentación se hizo en el marco del décimo aniversario de la creación de la Comisión contra la Tortura y los 30 años de democracia bajo la consigna “Tortura Nunca más”.

AUNO 9-12-13
GD-AG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>