“Internet es incontrolable, tiene sus propias reglas”

Martín Parodi es dibujante web. Sus tiras sólo se pueden ver en Facebook. Tiene más de 42 mil seguidores. En una charla con *AUNO* contó cómo resguarda sus derechos de autor, cuáles son sus motivaciones para crear sus tiras, y su visión del medio que le permitió ser conocido.

Adrián Emanuel Barrera

Lomas de Zamora, junio 30 (AUNO).- La línea que separa la realidad de la ficción se vuelve difusa al ver al dibujante Martín Parodi en el bar. Joven, flaco, de estatura media, con mirada tímida y de pelo cobrizo se asemeja a su creación, Tegan. Saluda nervioso, bastante cohibido y se sienta a la mesa. Sólo tiene 21 años y su fanpage de tiras cómicas supera los 42 mil seguidores, quienes esperan ansiosos sus trabajos para reír y compartir en sus redes sociales. “Hace tres meses sólo eran 150 o 200 si uno nunca empieza no sabe qué puede pasar”, reflexiona.

En diálogo con AUNO, Parodi asegura que Internet abarca “una parte importante” de su vida ya que como artista le sirve mucho “como difusión pero también como medio para adquirir información”.

-¿Cómo nace la tira Tegan&Sid?
Siempre me gustó dibujar cosas fantásticas y explayarme con los colores. Se me ocurrió que estaba bueno hacer un cómic de chicos que se drogaban por el tema de los flashes que tenían. A medida que pasa el tiempo se van arruinando la vida, como un cómic dramático. Fue un recurso literario. No fue con un significado particular. Me daban ganas de escribir sobre eso. Lo empecé a escribir y quedó en la nada hasta que en una fiesta con mis amigos salieron chistes y me dieron ganas de dibujarlos de nuevo. Después de la fiesta volví y dibujé la tira “Las bebas del techno”. Era más que nada para hacer reír a mis amigos.

-¿Cómo resguardás los derechos de autor de tus obras?
En abril fui a registrar todo. En el INPI registré la marca que es “Tegan&Sid” con el logo, y en el Departamento de los Derechos de Autor registré a los personajes de todas las tiras que hice. Por lo que tengo entendido, es la única forma de resguardar mi obra.

-¿Y qué sucede en Internet?
Es incontrolable, porque tiene sus propias reglas. Salió una página (de Facebook) hace poco en la que se modificaban las cosas que yo hacía. Es inevitable. Al principio, me dio mucha bronca, pero después acepté que esto pasará sí o sí. Internet abarca una parte importante de mi vida y lo veo bueno porque como artista me sirve mucho como difusión, pero también como un medio para adquirir información.

-¿Qué le dirías a alguien que quiere empezar a difundir sus trabajos?
Que se anime a mostrarlos. Nada malo puede pasar. Que no tengan miedo al qué dirán. Tengo 40 mil seguidores pero hace tres meses tenía solamente 150 o 200. Fue como suerte, pero si uno nunca empieza no sabe qué puede pasar. Soy muy impulsivo, pensé que “podría hacer una página y subirlo” y surgió de esa manera. No lo hice pensando para que lo vean muchas personas.

¿Cuáles son tus proyectos para el futuro?
Hacer el cómic en formato físico. Pero primero quisiera llegar a las 100 tiras aproximadamente. Creo que hay chances de presentar mis cosas a una editorial pero lo veo difícil de todas formas. Mucha gente va a editoriales y deja cosas. Creo que se usa más publicarlas de manera independiente, o hay muchas editoriales que recién empieza y a lo mejor está bueno por ese lado.

alt_text

Lo que cuentan las viñetas

-La influencia de las drogas en la juventud es una constante en las tiras, ¿por qué?
Esta generación es donde más se ve y más está a la luz en el tema del consumo. Sin embargo, sigue siendo tabú el tema. Hay personas que dicen “ay esa persona se droga” de una manera despectiva.

-¿Creés que los chicos ahora usan Internet para informarse sobre el efecto de algunas sustancias?
Sí. Hay muchas páginas que explican. Hace falta más concientización e información pública, porque hay gente que tal vez no tiene acceso a Internet y consume sin tener idea de lo que está haciendo. Igual tampoco hay certezas sobre quién escribe.

-En tus tiras también hablás de cuestiones de género…
La tira de machismo generó bastante debate y reconozco que lo que dibuje o expresé fue muy violento, porque Tegan le quiere arrancar el machismo a una persona, pero a lo mejor no lo dejaba pensar como quería el otro. Por más que para mi no estaba bueno, cada uno tiene la libertad de ser como quiera. La de heteronormativa fue la primera que tuvo más repercusión. La mayoría de las personas estuvieron de acuerdo pero había otras que no lo entendían porque sabían el concepto. Entre los que comentaban, se respondíany se explicaban. Me gusta generar debate.

-Uno de los personajes, Molly, pega un flyer que dice “revolución” en una de las tiras ¿Cómo pensás que sería una revolución en estos tiempos?
No me la imagino del todo pero es más en el sentido de que las estructuras o el sistema que me parece retrogrado y no está bueno. Habría que cambiar algo porque a nadie le gusta el sistema en el que vivimos.

Las preguntas se terminan y Martín se relaja. Como despedida toma una servilleta y con una lapicera que pide prestada dibuja a Tegan con una dedicatoria: “Gracias por la buena onda en mi primer nota”.

Videos realizados por Marcos Gómez

AUNO-30-6-16
AB-SAM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>