Fin de temporada soñado

El ‘Granate’ le encendió una vela a San Román y el Boca de Riquelme transformó en realidad su anhelo copero, en un cierre de temporada histórico para el club.

Lanús comenzó la temporada con un objetivo claro, superador y cautivante para el club y su gente. La clasificación a la Copa Libertadores de América, que se había escapado por un suspiro a mediados del año pasado, se había transformado en una obsesión para el público “granate”.
La meta era inequívoca y el conjunto que entrena Ramón Cabrero logró plasmar en un resultado final tanto esfuerzo y dedicación puestos al servicio de un proyecto de trabajo con valores surgidos de la cantera.
Lanús disfrutó de un cierre de campeonato ideal, ya que con la inestimable ayuda de Boca jugará por primera vez en su historia al menos un repechaje del certamen de clubes más importante de la región.
Sin figuras estridentes en su plantel y con muchos jóvenes que sienten amor por la camiseta que los vio nacer como futbolistas, el conjunto del Gran Buenos Aires inscribió su nombre en la mítica competencia luego de encenderle una vela al equipo del ex DT de Lanús Miguel Russo.
Lanús finalizó la temporada en la sexta posición, con 59 puntos, y tras clasificarse por segundo año consecutivo para la Copa Sudamericana esperó un guiño de Boca en Brasil para capturar un lugar en la serie preliminar de la edición 2008 de la Libertadores.
El conjunto “xeneize” viajó a Porto Alegre y completó una goleada de 5-0 frente al Gremio en el resultado global de la final de este año, con una
genial actuación de su número 10, Juan Román Riquelme.
De esa manera, Boca liberó un cupo más para un club argentino en el próximo certamen, al asegurarse una plaza en forma automática por su condición de campeón, y el equipo de Cabrero fue el beneficiado.
Lanús persiguió durante toda una temporada su objetivo copero, de principio a fin, y pese a cumplir una deslucida campaña como visitante en el Torneo Clausura pasado, con apenas dos triunfos en nueve partidos, marcó un nuevo hito en la vida de la institución.

MIRANDO DE REOJO

El equipo “granate” se adjudicó la Copa Conmebol 1996 en su primera participación en el certamen y llegó hasta los cuartos de final de la Sudamericana del año pasado, con una recordada victoria por 4-1
sobre Corinthians de Brasil en casa. Sin embargo, aún mira de reojo a sus primos de Banfield a la hora del repaso de excursiones Internacionales.
El “Taladro” jugó en dos oportunidades la Copa Libertadores y Lanús aún debe superar el año próximo la repesca antes de comenzar a recorrer al menos la mitad del camino que transitó Banfield en esa competencia.
De todos modos, el primer paso está dado; y el club ya no soporta el peso de la clasificación sobre sus hombros.
Los dirigidos por Cabrero también finalizaron en la sexta posición el Clausura 2007, repitiendo la ubicación final del Apertura 2006.
En el torneo que acaba de terminar, Lanús mejoró su labor como local respecto al certamen anterior, cuando el punto débil del equipo había sido justamente su desempeño en el estadio de Guidi y Arias, con sólo tres halagos en 10 encuentros.
En el primer semestre del año, el conjunto sureño ganó cinco partidos, empató cuatro y perdió uno (sobre la hora frente a Racing) jugando en casa.
Lanús fue el tercer equipo más productivo del certamen, por detrás del campeón San Lorenzo y del ganador del torneo pasado, Estudiantes de La Plata.
Justamente el conjunto platense será el primer escollo del elenco “granate” en la Copa Sudamericana de este año, en una serie que promete ser durísima.
La temporada finalizó con un récord de 16 triunfos, 11 empates y 11 derrotas para Lanús, que en el Clausura ganó siete partidos (contra nueve del Apertura), igualó la misma cantidad y perdió en cinco ocasiones, con 28 puntos en total luego de 19 actuaciones.
El “Granate” también le ganó a Banfield (2-1 como local) en el clásico del sur del Gran Buenos Aires, en su camino rumbo a un cierre de campeonato memorable.
Con la clasificación copera en el bolsillo, el objetivo pasará ahora por armar un equipo capaz de luchar en el plano internacional sin descuidar el
certamen local durante una temporada completa, lo que representa un nuevo desafío para Cabrero y sus muchachos.
Ya no estarán en el plantel el talentoso Sebastián Leto (vendido al Liverpool inglés), el gladiador de la defensa Mauricio Romero (al Morelia de México), el delantero Cristian Fabbiani (al fútbol rumano) ni el marginado Rodrigo Archubi probablemente.
Será un reto exigente, pero Lanús parece estar siempre dispuesto a dar batalla.

AUNO 22-06-07 ABE-TEM-EFR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>