Estímulo para reactivar la producción de energía eólica

La decisión presidencial de conectar el sistema eléctrico nacional con la Patagonia, podría representar un estímulo para la energía eólica, cuyo desarrollo se frenó con la crisis: en 2002 la capacidad de generación sólo creció un 4 por ciento, contra el 90 por ciento de 2001.

Por Anabelia Horbuz

(AUNO).- La energía eólica es considerada la fuente energética limpia más competitiva y pese al gran potencial que existe en el país para su desarrollo, la potencia instalada apenas alcanza a 25.660 kilovatios. Es que la crisis económica redujo al mínimo las inversiones en el sector y frenó el impulso con que venía creciendo. Ahora, la decisión presidencial de conectar el sistema eléctrico nacional con la Patagonia, podría representar un estímulo para la reactivación de esa fuente de energía.
Según informó la asociación ambientalista Greenpeace, durante 2001 se incorporaron 11.760 Kilovatios, lo que representó un crecimiento del 90 por ciento respecto del año anterior, mientras que en el 2002 ingresaron apenas 900 Kilovatios, un incremento de sólo 4 por ciento.
Con el fin de contribuir al desarrollo de la energía eólica en el mercado eléctrico, la Ley de Energía Nuclear, aprobada en 1998 y puesta en vigencia en forma efectiva en 2001 estabecía un estímulo para el desarrollo de la energía eólica.
“La baja en el crecimiento y desarrollo de esta fuente de energía se debe en gran parte a la crisis económica y la devaluación”, dijo a AUNO el director de campañas de energía de Greenpeace, Juan Carlos Villalonga. La ley de energía nuclear propiciaba un repago de un centavo por kilovatio hora para aquellos que generaban electricidad con energía eólica. “Pero a partir de la devaluación las inversiones en este sector no son redituables, por eso nadie invierte no sólo en molinos eólicos sino en cualquier tipo de máquina para producir electricidad”, agregó Villalonga.
“En ese contexto habrá que ver cómo la ley se reacomoda a este nuevo escenario y se vuelve efectiva “#8220;enfatizó el dirigente ambientalista-. Se va a requerir, sin duda, una recomposición de precios y una reestructuración del mercado eléctrico en general que se tendrá que dar a corto o mediano plazo porque, de lo contrario, vamos directamente a una situación de crisis”.
Según el especialista, la Argentina sigue creciendo en el consumo de electricidad y no está ampliando su equipamiento de producción, por lo que “en algún momento se va a consumir más de lo que se produce, y esto puede generar cortes y varios problemas”.
Otro elemento fundamental para el impulso de este tipo de energía en Argentina es la interconexión entre el sistema eléctrico nacional y el patagónico. “El sistema nacional llega hasta el sur de la provincia de Buenos Aires, mientras que Santa cruz y Chubut tiene un pequeño sistema que llega hasta Puerto Madryn”, explicó Villalonga.

“El presidente Kirchner tomó la decisión de llevar adelante la línea eléctrica que permita la unión entre el sistema nacional, del norte y centro del país, con el patagónico. Esto es esencial porque permitirá una conexión eléctrica de fuerte potencia que, con la colocación de granjas y molinos eólicos en la Patagonia, facilitará la concentración de grandes cantidades de energía.”
Sin embargo, consideró que el gobierno “tiene pendiente la reestructuración del sistema eléctrico y la solución del atraso cambiario de las tarifas, es decir, los precios que se pagan por la electricidad en el mercado mayorista”.

Greenpeace impulsó un programa de crecimiento de la energía eólica que tiene por objetivo alcanzar una potencia de 3 mil megavatios para el año 2010. Lograr los propósitos de este proyecto puede resultar una tarea difícil si se tiene en cuenta que “por el momento, cualquier inversión en este sector está paralizada hasta que sea redituable”, estimó el especialista de Greenpeace.
En 2002 sólo fue instalado un generador de 900 kilovatios en General Acha, La Pampa y según Villalonga, se debió a que “la decisión de instalar un molino nuevo ya estaba tomada, el dinero estaba disponible desde antes de la devaluación y sólo se retrasó a causa del corralito”.
La energía eólica presenta una serie de ventajas significativas que, por razones económicas, están desaprovechándose en nuestro país. Entre ellas se encuentran la protección del medio ambiente, la creación de nuevos puestos de trabajo, la diversificación del suministro de energía, la posibilidad de una rápida instalación, innovación y transferencia y, sobre todo, la abundancia de su combustible, que es gratuito e inagotable.
AUNO 28-10-03 mar ah

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>