Vecinos denuncian que las bombas de la empresa AYSA los dejan sin agua.

Los vecinos de un barrio de bajos recursos económicos de Esteban Echeverría adjudican la falta de agua a las bombas depresoras que Aysa colocó en las napas de donde ellos extraen el líquido.

Los vecinos del barrio echeverriense El Báfico que están hace semanas afectados por la falta de agua creen que su situación se debe a la existencia de bombas extractoras pertenecientes a Aguas y Saneamientos Argentinos (Aysa) que rodean el lugar. Cada vez son más los denunciantes que piden una explicación.
“El agua es lo que necesitamos, encima pronto llegará el calor”, expresó Fabiola, una de las tantas personas que padece la falta de agua por una baja en las napas con las que se abastece su domicilio, ubicado sobre la calle Saladillo, igual que a otros tantos de la zona.
Según pudo comprobar Auno durante una recorrida por el lugar, los casos de ese tipo son alrededor de veinte y las familias más perjudicadas son aquellas que residen alrededor de la estancia “La Lomada”, ubicada en las calles Junín y Ayacucho.
En la misma situación se encuentran las viviendas ubicadas sobre las calles Rodríguez y Borrego, cerca del country Sefardi. En esta zona, que es casi rural o semi urbana, todos los hogares cuentan en su mayoría con suministro de agua de napas.
Muy cerca de este barrio funcionan bombas extractoras de agua pertenecientes a Aysa, empresa a la que los vecinos acusan del problema que padecen.
Según argumentó el vecino Hugo (que prefirió no dar su apellido) “todos creemos que esto se debe a la existencia de las bombas”.
Debido a la falta de agua, los propietarios deben contratar a personas encargadas de hacer nuevas perforaciones para la extracción del líquido, tarea que le demanda costos que a veces no alcanzan a cubrir.
Hace dos semanas se terminó una obra de perforación importante entre las calles Rodríguez y Mercedes, “pero cuando fuimos y preguntamos si la obra era para el barrio, nos dijeron que no”, contó otro vecino del lugar.
María Benítez también explicó su situación a Auno: “Hace un año empecé con este problema. Tuve que cambiar la bomba de lugar porque el pozo estaba prácticamente seco. Me hicieron una perforación nueva de 42 metros pero igual el agua sale arenosa. Y como salen turbias, no están aptas para el consumo humano”.
Hace cinco meses se mencionó al barrio El Báfico como uno de los destinatarios del plan “Agua más Trabajo” que lleva adelante el Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamientos (ENOHSA) y mediante el cual se contrata a desocupados y beneficiarios del Plan Jefas y Jefes de Hogar para formar cooperativas de trabajo y realizar obras para extender redes de agua potable y cloacas en distintas zonas del distrito.
Sin embargo, Fabiola contó que fue hasta la Municipalidad para averiguar más precisiones sobre ese plan y “nadie me supo explicar nada”; también dio cuenta del problema del vecindario: “Fui para contar la situación del barrio, pero ellos me respondieron que primero la empresa (Aysa) debía terminar otras obras y después recién irían a trabajar al Báfico”.

MES-AFD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>