Vecinos con afecciones en la vista serán operados en Venezuela

Varios viven en los barrios más pobres del distrito. La iniciativa es parte del programa “Misión Milagro”. Se presentaron 50 personas con problemas en los ojos. Todas serán tratadas, pero diez encontrarán la solución a su afección en el país caribeño.

Diez vecinos de Lomas de Zamora con afecciones en la vista tratables o que padecen ceguera reversible viajarán a Venezuela en agosto próximo para ser operadas en el marco del programa “Misión Milagro”, lanzado en 2004 en ese país y Cuba con el fin de beneficiar a aquellos que por sus bajos recursos no pueden acceder a ese tipo de operaciones ni tienen obras sociales.

El proyecto humanitario implementado en Lomas de Zamora a través de la Fundación Conurbano, desde 2006, tiene como objetivo ayudar a personas mayores de 21 años de bajos recursos para que puedan operarse de cataratas o ptergio (el crecimiento de un tejido que invade la córnea) en Venezuela, o bien para que los provean de medicamentos y lentes que los pacientes precisen de forma gratuita.

“Misión Milagro” surgió en 2004 de la mano de los gobiernos de Cuba y Venezuela y es parte del plan de integración de América Latina llamado “Alternativa Bolivariana para las Américas” donde colaboran médicos especializados, trabajadores sociales y estudiantes universitarios venezolanos solidariamente.

Asimismo, el gobierno venezolano se hace cargo de los gastos de la operación de cada uno de los pacientes que reciben, del transporte, la alimentación, el alojamiento, la recuperación y el retorno a su país de origen, donde continúan con el control.

En diálogo con AUNO, la médica oftalmóloga venezolana contratada por la Embajada, Mónica Baldoni, comentó que la difusión del plan se basa en el “boca en boca, para hacerlo lo más tranquilo posible”.

Por este motivo, la doctora junto con sus colegas se encargan de viajar a distintos pueblos de las provincias y así buscar a la gente que precise de atención oftalmológica y que no tenga cómo acceder a ella, donde el contacto se efectúa, generalmente, por medio de las intendencias.

Una de las pacientes que viajó en abril pasado para operarse de cataratas en uno de sus ojos y que volverá a ir el próximo mes es María Clara Franco, una vecina de Fiorito. En diálogo con esta agencia explicó que en Venezuela hay algunos pacientes que son ambulatorios y otros que quedan internados por un tiempo estimado —como fue en el caso de ella— y que cuando vuelven deben seguir un control para que se los siga diagnosticando.

Franco también aseguró que la atención es “muy buena” y dijo estar muy contenta: “No es por desprestigiar a los médicos argentinos, pero acá hay que esperar mucho tiempo para poder operarse porque los hospitales ya no son lo mismo”, aclaró.

De la misma forma, consideró que este tipo ayudas sociales deberían tener mayor difusión porque “hay gente que no puede hacerse controles de la vista” y que por eso decidió difundir el plan a sus vecinos.

Por su parte, Baldoni agregó que tampoco hay gran cantidad de profesionales trabajando en el tema y que por eso no se puede cubrir toda Buenos Aires, lo que hace que tampoco se llegue a completar la cantidad de pasajeros que pueden viajar. Es por esto que el se realizará a mediados de agosto será el tercer viaje, cuando debió haber sido el séptimo del año.

Sin embargo, la oftalmóloga afirmó que ya sería una veintena de hospitales en el país los que están intentando poner en marcha el programa a través de la Embajada de Venezuela y el Gobierno nacional, a partir del Plan Remediar, la iniciativa que provee medicamentos a unidades sanitarias y personas de bajos recursos económicos.

CP-AFD
AUNO-25-07-08
locales@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>