Un subcampeón que sueña con superarse

El entrenador de Lanús, Gabriel Schurrer, analizó el semestre del conjunto granate y ponderó el juego que mostró el equipo a lo largo del Clausura. Destacó además la clasificación a la Copa Sudamericana y el rol protagónico que tuvo el elenco del Sur del Conurbano bonaerense en el certamen. “Fuimos de menor a mayor. Si mantenemos un plantel competitivo, podemos ir por más en el Apertura”, consideró.

Matías Quercia

Lomas de Zamora, junio 29 (AUNO).- El objetivo era claro aquel 14 de febrero, previo al duelo de la primera fecha ante Arsenal. La clasificación a la Copa Sudamericana era el objeto de deseo más buscado. 17 semanas después, pocos imaginaban que con el pasaporte asegurado para disputar el certamen continental en el bolsillo, otra meta se abría camino.

Lanús mostró un rendimiento irregular, que fue de menor a mayor con el correr de las jornadas. El juego colectivo, que pasó prácticamente inadvertido en el comienzo, tomó fuerza al promediar el Torneo Clausura y con un sprint final brillante, que contó con cinco victorias en seis partidos, finalizó segundo en el campeonato, detrás de un Vélez arrollador.

“Encontramos la mejor versión del equipo en el segundo segmento del certamen. Antes nos costó hacer pie en el campo de juego, no éramos dominadores de las acciones. Sin embargo, cuando supimos qué era lo que pretendíamos, fuimos un plantel protagonista que salió a ganar en todas las canchas”, señaló el entrenador granate, Gabriel Schurrer.

Pero para que el subcampeonato se hiciera realidad, mucha agua debió correr debajo del puente. Y Lanús lo recorrió con altibajos, basándose, fundamentalmente, en la campaña que realizó en condición de local. Allí, en Guidi y Arias, “El Grana” mantuvo su invicto hasta la anteúltima fecha, cuando cayó 1-0 con Argentinos. Esa derrota que lo dejó sin título.

En su casa, el elenco de la Zona Sur del Conurbano bonaerense ganó seis encuentros de los diez que cosechó a lo largo del semestre.
Especialmente fueron importantes las victorias 3-1 con Arsenal, 2-1 ante Quilmes y la goleada 4-1 sobre Racing. ¿Por qué sustanciales? Porque cada vez que salía de “La Fortaleza”, Lanús padecía una caída.

“El inicio nos condicionó de antemano porque no hallábamos la manera de conseguir el mismo funcionamiento de visitante a lo que veníamos desplegando como local. Perdíamos la pelota fácilmente y no podíamos recuperarla. En ese momento nos faltó convencimiento”, apuntó el técnico.

Y esa carencia de decisión le dejó a Lanús un combo de caídas, que al final del campeonato pagó caro: En Rosario fue superado 2-1 por Newell’s, mismo resultado que sufrió en el clásico con Banfield, y finalmente 2-0 en Mendoza ante Godoy Cruz.

El conjunto cuyano, que luego iba a ser protagonista excluyente del torneo junto a Lanús y Vélez, le propinó al Granate la última derrota hasta que se cruzara con el elenco de La Paternal. En ese trayecto, el equipo de Schurrer insinuó y evidenció el mejor rendimiento.

“Después de perder con Godoy Cruz estábamos en el peor momento. Sin rumbo y con dificultades para jugar con inteligencia, hacía falta resultados para sacar adelante la mala situación”, aseguró el DT. Y así fue. Lanús dio vuelta una caída parcial frente a Racing con cuatro tantos en el segundo tiempo. Desde allí, no conoció la derrota.

“El cambio de mentalidad se vio en el empate (1-1) con Olimpo. En ese encuentro que merecimos ganar, Lanús entendió qué necesitaba y qué herramientas tenía para superar a los rivales. Desde ese momento, el nivel creció y señaló el pico de rendimiento en los triunfos con Vélez y Tigre”, analizó.

Luego de la igualdad con el elenco de Bahía Blanca, que empató en el último minuto, Lanús encontró precisión, paciencia, buen manejo de pelota y contundencia. Esas características que lo catapultaron a ser firme candidato para obtener el título del Clausura.

“El convencimiento que no conseguimos en las primeras fechas, apareció en la recta final y nos permitió escalar posiciones. Cuando vencimos a Vélez todo el mundo empezó a hablar de Lanús como protagonista, pero lo mejor fue que desde ese momento, todos los jugadores estaban en lo más alto de su rendimiento”, remarcó Schurrer.

Pero cuando parecía que la consagración podía hacerse realidad, “El Granate” perdió en su casa, cuando más obligado estaba a ganar. Argentinos lo superó y le brindó la chance de vuelta Olímpica a Vélez cuando aún restaba una jornada para el final del certamen.

“Estoy orgulloso de un plantel que se brindó al máximo y supo no desesperarse nunca. Lamentablemente, cuando estuvimos a tiro del campeonato, los nervios nos jugaron en contra, y el rival aprovechó. Pero con el triunfo (2-1) sobre River en la última fecha, demostramos que no estábamos caídos y que pese al tropezón, fuimos protagonistas”, señaló.

Y a modo de conclusión, agregó: “Ahora vamos a afrontar un semestre con Copa Sudamericana incluida, pero después de ver el rendimiento del equipo en este torneo que pasó, estamos en condiciones de pegar el zarpazo en el Apertura. Estuvimos en la puerta de la consagración, y si mantenemos el plantel competitivo, no tengo dudas de que podemos ir por más”.

AUNO-29-06-11
MRQ-LDC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>