Un final con puntos suspensivos

Se viene una definición de campeonato inédita. Boca, San Lorenzo y Tigre llegaron a la última curva cabeza a cabeza. Lanús está un paso atrás y espera un tropiezo de los de arriba para dar el zarpazo. En el medio: Colón, Argentinos, Banfield y San Martín de Tucumán intentarán aguarles la fiesta. Todo en un contexto de suspicacias, e intereses cruzados, donde el infaltable asunto de la incentivación juega, una vez más, un rol protagónico.

Mariano Verrina

Una fecha. Cuatro candidatos. Un título en juego. Cuatro equipos que no quieren presenciar la vuelta olímpica ajena. Un final incierto. Puede haber campeón el domingo, una final el miércoles, un triangular y hasta un cuadrangular, algo que no ocurrió nunca en la historia del fútbol argentino.

El torneo doméstico tiene estas cosas. El nivel de juego no sobresale pero le da chances similares a todos. Se puede ver a River campeón y un par de meses más tarde último. A Boca escaparse de su cabaret, pero cuando debía consolidar su liderazgo, tropezó ante Gimnasia. San Lorenzo, por su parte, punteaba cómodo hasta la mitad del certamen, cuando entró en un tobogán que recién logró revertir hace un par de semanas. Tigre, en cambio, tuvo una racha genial y a pura voluntad sigue soñando a lo grande. Y Lanús, que parecía estar en otra, empezó a sumar de a tres para mantener la ilusión.

A este contexto de irregularidad y suspenso, se le suman los famosos jueces. Colón, Argentinos, Banfield y San Martín de Tucumán que se prueban el traje de verdugos en medio de suspicacias, y especulaciones para todos los gustos.

El partido que asoma más parejo, y con mayores suspicacias de por medio, es el que jugarán en La Paternal Argentinos y San Lorenzo. Será la despedida como técnico del “Bicho” de Néstor Gorosito, flamante entrenador de River. Si “Pipo” se va a lo grande, podría alegrar nada menos que a Boca. Pero si de sumar morbo se trata, no hay que olvidar que el entrenador tuvo su época de gloria como jugador en San Lorenzo, pero a su vez es confeso hincha de Tigre.

Algo parecido pasa con Antonio Mohamed, técnico de Colón que visitará a Boca. El “Turco” es símbolo de Huracán y no le simpatizará demasiado colaborar para que San Lorenzo de la vuelta. En la semana, el “Turco” caminó por esa cornisa entre lo permitido y lo prohibido, algo habitual en la definición de cada torneo. “Todo el mundo sabe que existe la incentivación. Si nos ofrecen plata no me molesta, igual Colón va a salir a ganar”, declaró Mohamed.

Banfield también va con un extraño peso a visitar a Tigre. Es que Lanús, su principal rival en el sur, está metido en la pelea, y en el caso de que los dirigidos por Jorge Burruchaga dieran el golpe en Victoria, crecerían las chances de que el conjunto de Luis Zubeldía obtenga el campeonato. Nicolás Bertolo, figura del “Taladro” y con pasado en Boca —un porcentaje de su pase pertenece aún a la entidad “Xeneize”— echó más leña al fuego. “Mi celular va a quedar abierto”, deslizó el mediocampista.

En Lanús parece estar el panorama más limpio de esta definición. Pero a la vez el más complicado: el “Granate” debe ganarle como local a San Martín de Tucumán y esperar un tropezón de los tres de arriba. “Es difícil pero no imposible. El fútbol argentino es muy parejo y todo puede pasar”, afirmó José Sand, aferrado a la esperanza.

No va más. Hagan sus apuestas. La última bola del campeonato empieza a girar. Podría detenerse el domingo en una definición apasionante e inédita. Podría estirarse para cerrar el año con más suspenso. Ojalá que todos jueguen limpio. Y que gane el mejor.

MV-LDC
AUNO-12-12-08
deportes@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>