Un enorme lago acecha desde el subsuelo del conurbano

Pocos habitantes del Gran Buenos Aires saben que viven sobre un
inmenso lago suberráneo, que constituye una de las reservas de agua dulce
más importante del mundo. Se trata del denominado acuífero Puelche.
Antes el agua corriente se extraía de ahí. Pero con la privatización entró
en desuso, y comenzó a afectar a la Napa Freática

Por Lucas Livchitz

(AUNO*).- Unos 100 metros abajo de las casas del Gran Buenos Aires
se haya un inmenso lago subterràneo, que constituye una de las reservas de agua dulce más importantes del mundo. La gran mayoría de los vecinos del Conurbano y la Ciudad de Buenos Aires desconoce que bajo sus pies, a una distancia que equivale a solo una cuadra, hay una gran extensión de agua que podría darle de beber agua a 9 millones de personas durante 100 años.
El denominado Acuífero Puelche abarca una superficie que va desde el norte de la Bahía de San Borombom, hasta el sur de Santa Fe. Su contenido, preciado líquido y fuente de vida, se transformó desde mediados de los 90 en la peor pesadilla de muchos vecinos de Lomas de Zamora Temperley, Lanús y todo el Conurbano.

Sótanos y cocheras inundados son el resultado de la elevación de la
Napa Freática y la causa de la indignación en gran parte de los
vecinos. En Lomas, a pesar de las reiteradas quejas ante la Municipalidad y
Aguas Argentinas, no se dio aún una solución definitiva al problema.
Mientras tanto el agua sigue deteriorando viviendas y haciendo gastar
dinero en bombas para extraerla.

El agua que fluye como un manantial se encuentra en la denominada
Napa Freática. Según el Instituto Nacional del Agua (INA), la napa se encuentra hasta los 10 metros de profundidad pero
presenta contaminación química y bacteriológica como consecuencia de los
pozos ciegos domiciliarios. Más abajo, entre los 40 y 50 metros hay otro
bolsón de agua subterránea, denominado Acuífero Pampeano

No existe una única causa del ascenso de la Napa Freática: el aumento de las lluvias a un ritmo constante en los últimos veinte años y las pérdidas en el sistema de distribución de agua potable son dos de ellas, pero las más importantes son la falta de la ampliación de la red de cloacas y el cierre de las estaciones de bombeo de Aguas Argentinas y de las bombas domiciliarias.

Las estaciones de bombeo que al principio de la década del 90 fueron
dejadas fuera de servicio extraían el agua del acuífero Puelche, que está a entre 70 y 120 metros de profundidad, y la enviaban a la red de agua potable. Este acuífero es una especie de mar subterráneo y comprende la reserva de agua potable más importante del país y una de las
principales del mundo. La extensión del Puelche abarca desde el Este de la
provincia de Córdoba, sur de Corrientes, parte del Sur de la provincia de Santa Fe y en la provincia de Buenos Aires una franja de unos 180 kilómetros paralela al Río de la Plata y Paraná que se prolonga hasta la
altura de la localidad de Verónica en la Provincia de Buenos Aires. Se calcula que sin recargarse, podría abastecer a unos 9 millones de personas durante 100 años a unos 100 litros por día.

A pesar de estar sobre tan importante masa de agua, la empresa Aguas
Argentinas tuvo que dejar de extraer el agua que enviaba a la red desde
allí por una disposición del Ente Tripartito de Obras y Servicios
Sanitarios (ETOSS). La prohibición de seguir proveyéndose del Puelche, de
donde se extraían 276.000 m3/día, encuentra un motivo en su contaminación
con nitratos en algunas perforaciones. Por ello se tuvo que empezar a
traer el agua desde el Río de la Plata.

El desuso del acuífero Puelche hizo que éste empezara a crecer.
Entonces el agua comenzó a presionar sobre el Pampeano, que a su vez
presionó sobre la Napa. En definitiva, hubo un encadenamiento que terminó
llevando el agua a los pies de los habitantes de 17 partidos del
conurbano.

La solución que hasta el momento se encontró al problema del ascenso
de la Napa Freática en Lomas es la puesta en funcionamiento de cinco
bombas que Aguas Argentinas mantenía en desuso. Pero esta solución no
basta. Según el INA, deberían realizarse un plan integral: ampliación del
sistema de cloacas, eliminación de las pérdidas de la red de
distribución de agua potable y puesta en funcionamiento de estaciones de bombeo
que hagan bajar el nivel del acuífero Puelche y de los acuíferos
superiores.

Quiénes son los responsables de las inundaciones es algo que no está
del todo claro. Si bien Aguas Argentinas, según el contrato de
concesión, debe proteger las fuentes de provisión de agua, el suelo y las aguas
subterráneas, la empresa explica que en el contrato no se habla
explícitamente del control del ascenso de las napas.

Asimismo, cuando la empresa es acusada por la subida de la Napa
Freática, sostiene que dejar de tomar agua del Puelche no es la causa,
porque éste se encuentra aislado, lo cual fue desmentido por los estudios
realizados por el INA. Sin embargo, para evitar cualquier vínculo con el
problema Aguas Argentinas también responsabiliza por la prohibición de
utilizar el Puelche al ETOSS. Es decir, dejar de utilizar el Puelche
provoca el ascenso de la napa, pero aunque Aguas Argentinas sostiene que
ese desuso no es el motivo, además, indica que dejar de usar el Puelche
le fue impuesto.

AUNO 7.8.03 LL CGL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>