Un duro presente con el cero como emblema

“El Milrayitas” acumula cuatro empates consecutivos sin poder convertir y lleva seis partidos sin conocer la victoria. Debido a esta racha, el conjunto comandado por Raúl Cascini se alejó de los primeros puestos y quedó a 16 puntos de Sarmiento y Colegiales, los líderes del torneo. Lejos de la pelea por el título, el equipo se enfoca ahora en lograr la clasificación al Reducido y alejarse definitivamente de la zona de Promoción y descenso directo.

Matias Mazzocchi

Lomas de Zamora, febrero 18, (AUNO).- El presente de Los Andes dista mucho de lo que sus hinchas se imaginaban a principio del año, donde todo era ilusión y los protagonistas se entusiasmaban con pelear el título. Sin embargo, la realidad que hoy envuelve al equipo de Lomas de Zamora es otra, una muy distinta a la que se añoraba alcanzar a fines de 2011. Es que en menos de un mes, el anhelo de campeonar quedó como algo muy lejano y ahora sólo se piensa en sumar para lograr la clasificación al octogonal.

Con cuatro fechas disputadas, el equipo de Raúl Cascini sumó cuatro unidades y aún no logró convertir en lo que va del 2012. De esta manera, perdió puntos, resignó posiciones y se alejó de los puestos de vanguardia de la Primera B Metropolitana. Es que Sarmiento de Junín y Colegiales, los punteros del campeonato, le sacaron 16 puntos de ventaja, una diferencia que, a esta altura parece indescontable.

Los Andes arrancó el año pensando en grande, pero los cuatro empates sin goles lo llevaron a replantear su futuro, buscando objetivos más cortos y próximos.

Nada por aquí, nada por allá…

El mayor problema de Los Andes estuvo de la mitad de la cancha hacia adelante, una falencia que comenzó a tener sus primeros síntomas a fines del año pasado, cuando Leonardo Romero se lesionó y no participó de los últimos tres partidos de la primera rueda.

En esos tres encuentros, “El Milrayitas” sólo convirtió cuatro goles, de los cuales tres se los hizo a Barracas Central. Y si bien – a rasgos generales- se trataba entonces de números aceptables, puesto que en dos de los tres cotejos el equipo pudo convertir, se notaban los problemas ofensivos que existían.

Lo que empezaba a vislumbrarse en el semestre anterior, quedó evidenciado en el arranque de 2012. Sin juego asociado, abusando de los pelotazos, Los Andes fue perdiendo peligrosidad en los últimos metros.

Ya no pudo generar situaciones claras de gol. Además, Romero y el Pitu Gómez, quienes anotaron 18 de los 24 goles en la primera mitad de la temporada, andan con el arco torcido y “El Milrayitas” lo padece.

Convertir fue un problema recurrente para Los Andes a lolargo del campeonato, pero el gran momento de Romero —que marcó 12 tantos en 17 partidos—, y la efectividad de Gómez, habían ocultado las carencias goleadoras del plantel.

El elenco de Cascini, que se encuentra noveno, es el que menos goles a favor tiene de los primeros diez equipos del campeonato.

Los nombres de los futbolistas que se anotaron en la red este campeonato son pocos, solo seis. Además de Romero y Gómez, los que pudieron convertir fueron Maxi Castano (2), Damián Luna (2), Pablo Nieva (1) y Gastón Lucano (1), quien ya no se encuentra en la institución.

Cambiar para mejorar
Los empates contra Acassuso, Flandria, San Telmo y Sportivo Italiano (cuatro equipos que se encuentran de la mitad de la tabla para abajo) pusieron en jaque al equipo de Lomas de Zamora. Por eso, el partido ante Comunicaciones en el Eduardo Gallardón será vital para lograr la recuperación, ya que el elenco de Lomas acumula seis sin conocer la victoria, con cuatro igualdades y dos derrotas.

Conciente de eso, Cascini romperá de cuajo su esquema y pasará a jugar con dos enganches para tener mejor control de pelota e intentar, a través de un juego asociado, romper esta seguidilla de empates sin goles.

De esta manera, el entrenador pondrá en la cancha por primera vez a Damián Luna y Franco Asencio, los dos enganches que tiene dentro del plantel. En tanto, Jonathan Tridente, que desde su vuelta a la institución siempre actuó como volante por izquierda, cambiará de posición y se desempeñará como delantero, siendo el acompañante de Romero en la ofensiva.

Y si bien mantendrá la línea de cuatro y el doble cinco, estos cambios tácticos y de jugadores tienen un solo propósito por delante: convertir el primer gol del año y, obviamente, ganar un partido tras seis fechas sin poder ganar para comenzar con la recuperación. Y el primer objetivo es Comunicaciones.

AUNO-18-02-12
MM-LDC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>