Si ajusta, aprieta; si aprieta, duele

En una entrevista con *AUNO*, el presidente del órgano que se ocupa de las habilitaciones y regulaciones de los centros culturales de Almirante Brown repasa la situación de los 35 espacios culturales que hay en el municipio; manifiesta su preocupación por el “tarifazo”. “Los espacios culturales son un refugio para las personas. Allí es dónde se sienten contenidos”, expresó. (*)

Nahir Escobio Buono

Algunas veces, los cuerpos nebulosos aparecen en escena y de a poco van tapando el sol. Sin embargo, el viento los puede soplar para hacerlos a un lado o ayudar a que el astro de luz potente tome fuerzas y pueda despejar el panorama.

*

Una oficina vidriada. Tres escritorios blancos, dos dispenser de agua y un piso con alfombra gris.

Las paredes hablan, hay arte por todos lados. Un cuadro abstracto de colores rojos, verdes, azules y anaranjados en el que se puede observar el rostro de una mujer; un retrato con lápiz marrón de la cara de la pintora mexicana Frida Kahlo, a la cuál le pusieron alas; y dos dibujos de personas caminando de la mano (los rasgos de las figuras humanas denotan que fueron hechos por niños).

En esa oficina está Matías Piccardo. Es el presidente del órgano que se ocupa de las habilitaciones y regulaciones de los espacios culturales en el municipio de Almirante Brown. La intensa luz blanca que está sobre su cabeza no deja del todo claro si es rubio o pelirrojo.

alt_text

“Regulación entendido desde el ordenamiento institucional: que tenga los papeles al día, que los presente en tiempo y en forma. Esto, trabajado conjuntamente con las inspecciones y las habilitaciones. Garantizar que los espacios culturales e independientes cuenten con las condiciones necesarias de seguridad. Para eso, se les brinda las herramientas necesarias y asesoramiento”, explica el funcionario mientras acomoda sus anteojos negros.

“Si ocurre un siniestro en alguno de esos lugares deben contar por ejemplo con: barrales anti pánico para que el público pueda evacuarse de forma rápida, matafuegos, contact en los vidrios por si se rompen que no lastimen, entre otras cosas”, agrega mientras apoya sus manos sobre la mesa.

El primer paso para estar regularizados y habilitados es que los centros culturales se acerquen a la Municipalidad a llenar un formulario. Después los inspectores realizan una recorrida por el lugar y observan si cuenta con todo lo solicitado. Por último que el centro cultural o teatro independiente se anote como asociación sin fines de lucro o simple asociación.

Un canto celestial retumba en las paredes de cristal de la oficina e interrumpe sus dichos. Son las voces de los vecinos que participan del coro del municipio. El techo alto de la Casa de la Cultura genera una acústica perfecta, tanto es así que no hace falta poner micrófonos.

Zapatillas, jean, remera gris y una campera negra con letras blancas. En la mano izquierda su termo de metal con la pintura saltada, en la otra un mate rojo. Mueve la bombilla haciendo pequeños círculos y continúa la charla.

*

35 centros culturales y teatros independientes en Brown. 35 historias de lucha y superación. 35 lugares que hicieron llegar a la Secretaría de Cultura sus preocupaciones acerca de “los famosos tarifazos”. 35 lugares que están siendo ajustados, que les duele, que los lastiman.

¿Aumentó la preocupación de los centros culturales y teatros independientes en relación a la suba de los servicios?
El año pasado tuvimos muchísimas más consultas de las instituciones culturales sobre cómo afrontar esta problemática. A su vez, lo que pasa es que hay una jurisdicción y competencia, en términos legales, que no es la nuestra.

¿Por qué?
Porque el tema de los servicios, agua, luz y gas, son competencia del Estado Nacional. El Estado es el que debe defender a ese consumidor y frenar ese avance. Desde la Municipalidad lo que emitimos son recursos de amparo para ayudarlos. Pero, la Justicia siempre falla a favor de las empresas y no de los usuarios. Ahí estamos en una cuestión más política ¿no? Que el Estado Nacional no defiende a la demanda de los usuarios pero sí defiende otros intereses.

¿*Cómo reaccionan los dueños de los lugares cuando les dicen esto?*
Algunos entienden y otros no. Varios con esa bronca que le llegan cuatro ‘lucas’ de luz en la boleta y la desesperación de no poder pagarlas dicen: “bueno no me importa, necesito una solución ya”. Pero se los entiende “pobres” porque es mucha plata. La Municipalidad está cerca de esos espacios, intenta salvaguardar esos lugares. Lo mucho o poco que consiguen lo hacen con un gran esfuerzo.

¿Y desde el municipio, se brinda algún subsidio?
Sí, se puede hacer eso en la medida que estén al día con los papeles. Es decir, habilitados y que se encuentren dentro del Registro Municipal de Espacios Culturales. También se está armando una ordenanza de fomento donde va a haber un congreso cultural que otorgue ciertos fondos destinados para la actividad cultural independiente.

*

Son 35 espacios culturales en Brown y 11 están tramitando su habilitación.
Describe los tipos de habilitaciones que se les puede dar a los espacios culturales: tipo “A” (hasta 200 espectadores), tipo “B” (hasta 100 espectadores) y tipo “C” (hasta 50 espectadores). Los enumera con la mano mientras juega con el anillo plateado con detalles en bordó que tiene en el dedo mayor. “Venimos rápido con ese trabajo”, acota el militante de la organización política “La Cámpora”.

alt_text

“La importancia de que los espacios culturales y teatros independientes sigan abiertos es fundamental. De hecho, la construcción de la ciudadanía tiene dos bases fundamentales: la cultura y la conciencia nacional. Ambas van de la mano. Los espacios culturales son un refugio para las personas. Allí es dónde se sienten contenidos. Si se identifican por el perfil del espacio, acuden ahí, generan pertenencia”, dice sin titubeos.

“La vida de los espacios culturales es fundamental porque es la vida de la cultura ‘per se’”, acota. Estos lugares cumplen una función social, además ayudan en la formación a los artistas del distrito y a los vecinos para que puedan aprender cosas nuevas.

Para ello, es necesario un marco legal que los regule y les dé legitimidad. Es por eso que el municipio promulgó en febrero la ordenanza 10.428.

Para pensar gira la cabeza de a ratos hacia una computadora que se encuentra sobre el escritorio. Tan sólo observándola se puede saber mucho de él.

Es fanático del fútbol, pero más de River Plate; le encantan los Guns and Roses y es peronista: todas esas cosas se pueden apreciar en calcomanías que cubren la tapa de su PC. Al lado, un pequeño busto en dorado de Juan Domingo Perón; por si queda alguna duda. Se interesó por las disciplinas artísticas desde muy chico. Realiza dibujo desde los cuatro años. Recalca que también es muy buen ajedrecista, su abuelo le enseñó. Se le escapa una sonrisa. Aparte de coordinar los centros culturales del distrito, sus regulaciones y permisos, es parte de la comisión directiva del “Club Sportivo Burzaco.

Su frase de cabecera es “hay que ir sin prisa, pero sin pausa”. Escuchar las necesidades de las instituciones culturales y proveer la ayuda necesaria para que puedan seguir en funcionamiento, son sus objetivos.

Trabajó en el Ministerio de Educación y es por eso que cree que es “difícil” que alguna disciplina artística se dé como materia oficial en las instituciones educativas.

“Para ello hay que laburarla Si se lograra dar lo que está bueno es capaz que los chicos descubren habilidades que no conocían que tenían. El arte te hace más completo”, afirma Piccardo.

No sólo en la Casa de la Cultura los vecinos pueden ir a realizar diferentes actividades. Desde el municipio se está llevando la cultura a los barrios. El objetivo es que todos los ciudadanos del distrito puedan disfrutar y aprender. Algunas de estas actividades son: el cine bajo las estrellas, conciertos de bandas de rock, obras de teatro, entre otras cosas.

*

Las disciplinas artísticas hacen que el hombre se sensibilice con su alrededor y que vea a los demás de forma diferente. Genera que se conozca a él mismo, sus virtudes y sus defectos. El arte es el reflejo de lo que está pasando en la sociedad, de su contexto político/económico/social/cultural.

¿Quieren saber cómo el pueblo está viviendo el ‘ajuste económico’?
Hagan silencio. Escuchen y observen. 35 centros culturales y teatros independientes de Brown se hacen eco del vendaval de reclamos que sobrevuela al país.

(*) Nota realizada para la materia Taller de Periodismo Gráfico
AUNO 29-05-2017
NEB-AFG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>