Por Carla y Martín: “No a la impunidad, sí a la vida”

Alrededor de mil personas acompañaron a los familiares de la adolescente atropellada en 2004 y del joven muerto luego de una golpiza de patovicas de “La Casona”, que realizaron un acto en la estación de Lanús. El cura Eduardo de la Serna dio un oficio religioso. Néstor y Cristina Kirchner adhirieron a través de una carta.

Bajo la consigna “basta de impunidad, si a la vida”, las asociaciones civiles Carla Arduini y Martín Castellucci convocaron “a luchar contra la inseguridad” porque “esa es la única forma de evitar que siga habiendo victimas de violencia y de tránsito, entre otras”.

El pedido resonó anoche durante un acto en 25 de Mayo entre Hipólito Yrigoyen (ex Pavón) y Del Valle Iberlucea, Lanus, en el marco de un mes en que hubiesen sido los cumpleaños de Martin y Carla. “Ambos perdieron la vida por excesos de inseguridad”, sintetizó a AUNO Oscar Castellucci, padre de joven.

Carla falleció el 22 de diciembre de 2004 luego de ser atropellada por un camión que, según la familia Arduini, violó la luz roja en la esquina de 25 de mayo e Hipolito Yrigoyen. Ella hubiese cumplido 18 el 10 de octubre último, pero “no la dejaron”, lamentó su mamá, Norma Bonelli.

El 3 de diciembre de 2006, Martín fue golpeado por un custodio del ex boliche “La Casona”. Murió tres días después. El 19 de este mes hubiese cumplido 21 años.

Durante la convocatoria de ayer, su padre, Oscar, pidió a la comunidad que “luche” para conseguir una “profunda reforma de la Justicia” a fin de que se modifiquen “los códigos de procedimiento, que la Policía no obstruya más las causas judiciales y que el Estado ejerza un estricto control con la fiscalías para evitar las connivencias con ciertos sectores de las fuerzas de seguridad”.

También para “que se busquen alternativas de participación popular, que se institucionalice la autonomía de la querella de los particulares damnificados y para que el Estado deje de confiscarnos nuestros derechos y garantice lo que no ha garantizado hasta ahora: un no a la impunidad”.

Frente unas mil personas, ambas familias exigieron “justicia” porque, aseguraron, el “cambio es posibles”. Dirigiéndose a la gente explicaron que ese acto sirvió para “comenzar a trabajar en conjunto por una sociedad mejor”, y recalcaron la necesidad de “construir una realidad distinta” donde los promotores del cambio no tengan que ser sólo los que están en el poder, sino “también los ciudadanos”.

Conmovida, Bonelli exigió a toda la sociedad que se capacite, que mejore su educación vial como una de las maneras para reducir las estadísticas de accidentes de tránsito que por día se cobran la vida de 28 personas.

La mujer aseguró, además, que “si todos colaboráramos cumpliendo las normas, sería el comienzo del cambio y la posibilidad de ser un buen ejemplo para nuestro hijos”.

Por su parte, Castellucci, desde el escenario acompañado por padres de varias victimas de muertes violentas sostuvo que “esta (por la convocatoria) es la mejor forma de pelear por las causas de Carla y Martín”, y aseguró que si bien confía en la Justicia, también sabe que si las familias no están “encima de las causas, éstas no avanzan”.

En este sentido, exigió a los jueces que “sean capaces de garantizar los derechos humanos de los que han delinquido, pero también el de los que han sido víctima de la violencia del delito”.

No obstante el reclamo que puede parecer similar al de otros familiares de víctimas de la violencia, Castellucci dejó en claro que el pedido de justicia y más seguridad suyo y de los Arduini no tiene que ver “con la mano dura sino con la mano justa”.

Durante el acto se celebró un oficio religioso a cargo del presbítero Eduardo de la Serna, un reconocido referente de la Teología de la Liberación, quien expresó que todos los que se adhieren a reuniones como la que se hizo por los jóvenes “se están comprometiendo con la lucha por la vida”. Y reflexionó: “Cuántos funcionarios, si no hubieran elecciones en los próximos días, se adherirían en este tipo de reclamos”.

Padres y sobrevivientes de Cromañon también estuvieron allí, junto con el Coro Kennedy, personal del gremio de trabajadores de seguridad privada, concejales de Lanús y el candidato a intendente Dario Diaz Pérez. Además adhirieron a través de una carta el presidente Néstor Kirchner y la senadora candidata presidencial Cristina Fernández.

“Ambas causas (judiciales, la de Carla y Martín) no tuvieron en este último tiempo muchos avances”, sostuvo el padre de Martín. En el caso de Castellucci, la jueza tomó la decisión de llevar a juicio solamente al presunto autor material del homicidio y que hacer que corra por otro carril las actuaciones indagatorias de Atilio Amado, dueño del boliche, y los policías que estaban en la puerta de “La Casona” en el momento que el joven fue golpeado.

La causa de Carla Arduini “está en receso hasta después de las elecciones”, indicó su madre, quien deseó que la convocatoria del viernes pasado “sirva para que no haya más impunidad y (se pueda) construir una sociedad mejor, esforzándonos para que estas cosas trágicas no ocurran más”.

EG-AFD
AUNO-20-10-07
locales@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>