Película especial

Se estrena la primera película argentina para sordos e hipoacúsicos a partir del trabajo conjunto entre productores independientes y organizaciones civiles

Por Adrián Figueroa Díaz

(AUNO-TERCER SECTOR*) Música, sonidos de viento, canto de pájaros y letras de canciones son elementos narrativos que conforman la totalidad de una película y sin las cuales la comprensión de la historia se hace difícil. Y mucho más si los espectadores tienen dificultades auditivas. Hasta la actualidad, el cine argentino había reparado en ello pero nunca hizo algo concreto. Por eso, una red entre una productora independiente y organizaciones civiles respondieron a la convocatoria oficial para que “#732;Código Postal”#8482; sea la primera película nacional preparada con sistemas especiales para sordos e hipoacúsicos que se estrenará el jueves en una sala de la ciudad de Buenos Aires.
“El proyecto fue hacer una película para todos. Se subtitularon los diálogos e hicieron descripciones para que la persona que no oye bien pueda sentir el ambiente, el lugar que hay fuera del campo visual” de la pantalla, comentó a AUNO-Tercer Sector Roberto Echegoyenberri, productor y director de la obra.
Echegoyenberri tomó las riendas de todo el proyecto, no sólo el de la filmación. Se contactó con Subterránea Films, que se encarga de la distribución; y con la Mutual Argentina de Hipoacúsicos (MAH), que donó el sistema. Por su parte, la Asociación Sordos Argentinos se encargó de las copias en video. El objetivo “#8220;respaldado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA): que todos puedan ver su película y, a su vez, como aporte para que el acceso al arte y a la cultura no sea una traba para las personas con capacidades diferentes.
Los sistemas para las personas con problemas auditivos “#8220;que en la Argentina representan el 35 por ciento de la población- son dos: el Closed Caption (CC) o de Subtítulos Ocultos, que está destinado a sordos pero se encuentra a la vista de todos. Es similar al que se ve en las películas extranjeras y con él se logra el mejoramiento de la lectura, comprensión auditiva, ortografía, vocabulario, así como también una notable mejora de la autoestima de las personas con esos problemas.
Para la película “#732;Código Postal”#8482; se utilizó la tecnología del Aro Magnético, por ser apta para los hipoacúsicos que tienen un implante coclear (audífono que llega al órgano interno del oído) y que, colocándolos en la posición “T”, percibirán los sonidos de la película sin ruidos externos que esfuercen sus sentidos.
La Jefa de Relaciones Institucionales de MAH, Mariana Catalani, explicó que la instalación del Aro Magnético “es parte de un trabajo que se está haciendo desde 1998 con la implementación del programa “#732;Sin Barreras”#8482; que consiste en el acondicionamiento de las salas para que las personas hipoacúsicas se acerquen a la cultura”, y puedan ver y oír películas nacionales.
Con el estreno de “#732;Código Postal”#8482;, el cine Gaumont se suma a las seis salas que cuentan con el sistema. Todos los equipos “#8220;cuyo valor es de mil dólares”#8221; fueron donados por MAH para que se exhiban en distintas ciudades de todo el país.
Si bien la suma es importante, no es inalcanzable para los empresarios y dueños de cines. “Lo que sucede es que no les interesa comentó la representante de MAH, no se dan cuenta de que hay un grupo de la población que no tiene acceso a las salas, y que la única posibilidad que se les ofrece es ver las películas extranjeras que ya están subtituladas”.
La propuesta es también un sutil reclamo a las autoridades del Instituto Nacional de Cines y Artes Audiovisuales (INCAA) para que se dé cumplimiento a sus resoluciones 1168/97 y 1206/97, que establecen “la obligatoriedad de que toda película nacional deberá ser subtitulada en idioma nacional a fin posibilitar que las personas con discapacidad auditiva sean espectadoras de las mismas”.
El trabajo menos costoso sería el del subtitulado, pero tampoco se implementa. En TV abierta lo hace el canal 7, y en cable una señal de producciones argentinas. Pero las películas recientes que fueron galardonadas internacionalmente están vedadas al entendimiento completo de sordos e hipoacúsicos.
“Creo que estas personas están realmente discriminadas”, opinó Echegoyenberri, quien recorrerá las provincias con tres copias en VHS con subtitulado oculto bajo el brazo para llevarlas a instituciones y salas abiertas.
“Es una película de suspenso, y si no tiene música de suspenso no es película de suspenso, pierde el sentido” explica con redundancias necesarias el productor. La obra cuenta la historia de dos jóvenes que se buscan a sí mismos, y cuyo destino podría ser el de todos. Fue filmada en la Patagonia y es en blanco y negro. “No va a ser un éxito de taquilla “#8220;agrega- pero va a servir como un disparador de otras similares. No es necesario hacer una gran inversión de dinero; sí de trabajo… Pero nada más hay que tener en cuenta a otra gente”.

—————-
Cómo comunicarse:
Mutual Argentina de Hipoacúsicos: teléfono, 4381-9048.
Subterránea Films: teléfono, 4361-3339.
—————-

* Agencia Universitaria de Noticias y Opinión
Revista Tercer Sector

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>